Sigue a

Peces

Casi siempre la vanguardia ha mirado hacia la ciudad de Nueva York, es en su Museo de Arte Moderno (MOMA) donde se ha fraguado la nueva fotografía. Es el punto de encuentro de aquellas formas de expresión fotográficas. A ellas hay que aproximarse con otros ojos ya que rompe nuestros esquemas representativos.

Elad Lassry, presentando su trabajo en el MOMA en 2010, entró con ello en la Nueva Fotografía junto a otros autores como Roe Ethridge o Alex Prager. Símplemente navegando a través de su obra, nosotros como espectadores, observamos un abanico de nuevas posibilidades fotográficas.
Su fotografía es muy decorativa, cuida al detalle la presentación del producto final.

Para el fotógrafo israelí, tanto la obra en sí (impresa en C-Print) como el marco, forman un todo inseparable. Ése sería un primer punto de identificación de estilo personal. Un segundo punto vendría por su constante de representar (en la mayoría de las veces) objetos de la realidad desde la saturación y buscando reflejos en los espejos de colores.

Bodegón

A la hora de presentar a sus modelos (amigos y celebridades) lo hace de una forma directa que luego manipula creando exposiciones dobles, borrosas o superponiendo múltiples negativos. Lo interesante (tanto en estos retratos como en sus bodegones) es que su composición final está marcada por el tamaño, nunca mayor o menor de una página de revista.

No se puede negar que su obra es fruto de un trabajo minucioso, pensado y donde no hay espacio para el azar. Técnicamente es un trabajo exquisito y lleno de vida por el cromatismo utilizado. Adentrarse en sus imágenes, es descubrir otro tipo de creación que existe porque como Lassry se pregunta en el siguiente vídeo, ¿qué significa hacer una fotografía ahora?

Fotógrafo | Elad Lassry
Fotografías | cedidas por David Kordansky Gallery
Vídeo | Youtube
Vía | The New York Observer

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario