Síguenos

Viridiana portada

No nos hemos vuelto locos encadenando la navidad con la Semana Santa, simplemente hace unos días revisitando el Museo de Pepe Espaliú en Córdoba, me topé de nuevo con su versión de la Santa Cena y obviamente no podía quedarme sin comentar su obra por estos lares.

Existen dos libros de cabecera fundamentales para comprender la historia del arte. La pintura y la escultura han bebido de las Metamorfosis de Ovidio y de la Biblia durante siglos. La fotografía no podía quedarse atrás, ya en el pictorialismo se nutrieron de su iconografía para crear imágenes.

En fotografía hemos visto casos recientes del uso de la vida de Jesús, casi siempre sumidos en una gran controvesia. Lo pudimos comprobar con la obra “Piss Christ” de Andrés Serrano y, más recientemente, con la exposición de Bruce Labruce donde varios famosos posaban escenificando motivos religiosos. En videoarte contamos con uno de los mejores artistas, Bill Viola, cuyo trabajo (en su mayoría) gira en torno a algunos pasajes bíblicos.

Dicho esto, elegimos “la última cena” como nexo de unión para conocer la obra de tres fotógrafos cuyo trabajo nos ha regalado varias reinterpretaciones de la misma. Desde una serie que puede servirnos de inspiración de la mano del ya citado Espaliú hasta la también comentada “Último asado” de Marcos López, pasando por Fernando Bayona y su serie “Circus Christi” sobre la Pasión de Jesucristo.

Pepe Espaliú, autorretratos sobre la mesa

Espaliu

Pepe Espaliú fue un polifacético artista nacido en Córdoba y que falleció muy joven a consecuencia del SIDA en 1993. En su obra destaca sobre todo la escultura y pintura, pero gracias a que también se atrevió con la fotografía, hoy podemos hablar de él en este post.

Sin entrar en más detalles, vamos directamente a analizar su versión de “La santa cena”. Es una serie compuesta por varias fotografías en las cuales aparece él como protagonista actuando según cada personaje del pasaje bíblico. De este modo en cada imagen aparece solo posando ante una mesa vacía y un decorado industrial.

A día de hoy, usando programas de edición, podría aparecer él mismo en la misma imagen uniendo las tomas, pero es mucho más interesante desfragmentar el cuadro, deconstruir la imagen para encontrarnos con los diferentes personajes aislados. Imaginaos este ejercicio como actividad fotográfica eligiendo cualquier pasaje de la Biblia o incluso mitológico para separarlo del todo y construir escenas individuales. Nuestra imaginación nos puede llevar a crear estampas originales.

Fernando Bayona y su polémico “Circus Christi”

Bayona

Fernando Bayona es un fotógrafo muy joven que ya ha despuntado con su trabajo exponiendo en varios puntos de nuestra geografía y siendo representado por algunas galerías. De hecho he podido ver su trabajo en dos de las ediciones de MadridFoto así como en el lugar donde le descubrí (y conocí), la sala de exposiciones La Lista en Albacete.

Formado como escultor en Bellas Artes, su carrera se tornó hacia la fotografía. Gracias a varias becas pudo llevar a cabo su trabajo más titánico hasta ese momento. Y así nació “Circus Christi”. Un recorrido por la Pasión de Cristo actualizada a nuestros tiempos. Con un estilo que a veces nos puede recordar a Eugenio Recuenco, para su serie necesitó contar con varios extras además de los protagonistas.

Vaqueros, torsos desnudos, escenas callejeras, todo ello gracias a un trabajo de pre producción y post producción que finalmente no pudo evitar las garras de la censura y la crítica por su arriesgada versión. En concreto, la que aquí nos incumbe, “La última cena”, aparecen los personajes sobre un fondo de fábrica en ruinas y posando de manera teatralizada.

Os invito a entrar en su página para ver la serie completa y así poder judgar por vosotros mismos. Según mi punto de vista no supone tal escándalo, es simplemente su reinterpretación sobre un tema usado en el arte hasta la saciedad y, además, desde un punto de vista muy escultórico jugando con los volúmenes, las luces y las sombras, ahí es donde su formación en Bellas Artes sale a relucir.

Marcos López y el último asado

MArcos Lopez cena

Ya comentamos esta obra al hablar del eBook sobre el fotógrafo argentino editado por La Fábrica. Pero no está de más traerlo de nuevo como ejemplo de última cena. Según nos contaba Josefina Licitra en el texto que acompaña al PHotobook, la idea de llevar a cabo esta imágen surgió en España cuando Marcos López descubrió la versión que había hecho de la misma el japonés Hiroshi Sugimoto.

La obra del japonés, para que no os quedéis con la curiosidad, es una composición de tomas de la “Última cena” que se encuentra en el Madam Tussaud de Londres y que escenifica el cuadro de Leonardo da Vinci. A raíz de aquel encuentro con la obra de Sugimoto, Marcos López lo vio claro y se propuso hacer su propia versión a la argentina.

Así que a su vuelta, reunió a un grupo de amigos y, en el campo, montó la mesa repleta de comida y del típico asado argentino para escenificar la toma en lo que después de vino a conocer como ese “Último asado” por la simbología y como imagen icónica de la crisis económica en la que empezó a sumirse el país.

Plus final

Hemos conocido tres casos de “Última cena”, cuatro sin contamos de refilón la obra de Sugimoto, pero no quería cerrar esta lista sin incluir, y como regalo, el plano de una de las mejores películas de Luis Buñuel, “Viridiana” y esa escena de la cena de los mendigos donde les situó a todos frente a la cámara para hacer la foto de familia. ¡Qué aproveche!

Fotógrafos | Pepe Espaliú | Fernando Bayona | Marcos López

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios