Síguenos

Mario Rubio

Hay algo mágico en la fotografía nocturna que siempre me ha enganchado, quizá sea por esa impaciencia creada tras la larga exposición que me hace recordar la fotografía analógica cuando el revelado de la imagen no era instantáneo como lo es ahora. Por la curiosidad de saber cómo habrá quedado el resultado. Por el misterio que envuelve todo en la noche.

A Mario Rubio tuve el placer de escucharle en una de sus charlas, me encantó su naturalidad y sencillez a la hora de explicar estas técnicas. Pude entenderle y adentrarme en este apasionante micro cosmos de fotografías bajo las estrellas a través de sus consejos y sus fotografías. Hoy hemos tenido el privilegio de que nos dedique parte de su tiempo para concedernos esta entrevista. Espero que también quedéis enganchados a su obra y a su buen hacer fotográfico.

En primer lugar gracias por concedernos esta entrevista, ya que como uno de los más importantes expertos en fotografía nocturna de nuestro país siempre es un orgullo poder conocer de primera mano tu experiencia en este campo de la fotografía.

Supongo que como todos empezaste a interesarte por la fotografía en general hasta llegar a especializarte en las imágenes nocturnas, ¿cómo llegaste a este tipo de fotografía?

Llego a la fotografía nocturna, simplemente, por una cuestión de amor. Amor a aquellas imágenes que hacían vibrar mis sentidos más allá que ningunas otras. Las que me incitaban a investigar su técnica, conocer sus secretos y estudiar todo cuanto había publicado sobre la luz de la oscuridad.

Podemos pensar, viendo tus impactantes fotografías, que necesitamos un despliegue de medios fuera de nuestro alcance pero, ¿existe un equipo básico para una foto nocturna medianamente correcta y visualmente atractiva?

El despliegue de medios es lo que menos se usa. Para conseguir el 95% de las fotografías que se pueden ver en fotografonocturno.com no hace falta más que un par de linternas con luz blanca y con luz naranja y un flash. Con un poco de acierto en la compra por algo menos de 150€ estamos en disposición de iluminar lo que se nos ponga por delante.

Lo interesante muchas veces viene del escenario escogido, debes tener más que mapeado el territorio español, ¿cómo llevas a cabo esa fase de investigación previa? ¿cómo encuentras los lugares o elementos tan sugerentes como avionetas o vehículos abandonados de tus fotografías?

Me nutro de muchos blogs de aficionados que visitan lugares abandonados y también de localizaciones que la gente me manda para que sean fotografiadas. Normalmente las apunto todas y cuando llega el momento las visito de día. Hago una jornada de previsualización y, por decirlo de algún modo, dejo la foto hecha de día en mi cabeza. Una vez llega la noche pongo los medios necesarios para que la imagen que está en mi memoria se convierta en realidad en mi cámara. Digamos que fotografío lo que primero he diseñado en mi cabeza.

¿Sueles ir acompañado a este tipo de aventuras nocturnas?

Absolutamente siempre. Por este motivo, muchas fotografías tienen un mérito compartido. Salir de noche a ciertos lugares entraña, en ocasiones, peligro. Puedes caerte, puedes sufrir un robo, tener un accidente y mil casuísticas más. Por este motivo y porque disfruto yendo con más personas, siempre salgo acompañado.

En fotografía nocturna se necesitan tiempos de exposición largos, ¿cómo haces más llevadero el tiempo entre toma y toma? Hará frío en muchos casos, es de noche, la calma es absoluta, cuéntanos.

Sin duda es la compañía la que hace que el tiempo de espera no sea pesado. Lo que ocurre es que en una exposición de 30 minutos, ese tiempo la mente sigue trabajando en posibles nuevos encuadres del sujeto que se está fotografiando. También se está barajando una nueva fotografía próxima; se recuerda como se ha iluminado por si hubiera que repetir la toma poder hacerlo con más certeza… En definitiva, no son tiempos muertos completamente sino minutos en los que de algún modo, se sigue trabajando con la mente.

RIP

Seguramente nos puedas contar alguna anécdota, aquella que recuerdes con más cariño o alguna de esas increíbles o surrealistas.

Recuerdo especialmente dos. Una de ellas pasó por la fotografía que llevábamos a cabo a una máquina en una obra cuando a escasos metros estaban cometiendo un robo de cobre en el tendido del AVE. En ese momento empezaron a aparecer coches de Guardia Civil y de seguridad de la obra. Todo ocurrió muy rápido y fue algo así como en las películas. Afortunadamente no nos pasó nada pero, sinceramente, creo que corrimos algo de peligro.

Otra, sin riesgo pero más divertida, es cuando tras subir un pequeño desnivel del terreno y alcanzar de nuevo una planicie, al levantar la cabeza encontré a escasos centímetros de mi cara un burro. Creo que el susto que me llevé yo no fue tan grande como el que se llevó el jumento en cuestión…

¿Tienes algún lugar fetiche?, ese al que siempre vuelves y consigues siempre tomas distintas.

Sin duda. Se trata de Belchite Viejo en Zaragoza. Se trata de un pueblo bombardeado durante la Guerra Civil y que tiene connotaciones especiales para mí. Saber que allí murieron muchas personas, que están los edificios de entonces y que incluso pueden verse bombas sin estallar, motiva para dejar un legado visual de lo que aconteció hace unas décadas.

Es lo que tiene la magia de la fotografía nocturna, por muy controlado que tengas todo, al final siempre existe el efecto sorpresa, ¿o en tu caso has llegado a un punto en que sabes con cierta exactitud cómo se comportarán todos los elementos y como será el resultado?

Mentiría si dijera que sí. Siempre hay fenómenos que se escapan de nuestro alcance. Quizás una estrella fugaz, quizás una luz parásita o simplemente un ave que se posa en tu encuadre y termina siendo parte de la composición. También puede ocurrir que una luz fortuita se haga presente o, simplemente, que unos ojos de algún animal salvaje se graben en el sensor de la cámara.

Una pregunta que siempre nos hacemos con todos los trabajos de cierta envergadura, ¿cómo financias tus proyectos?

Autofinanciación 100%. No recibo ni un solo céntimo de ninguna institución. Únicamente hago intercambio de banners en mi web con algún comercio pero, dinero, ninguno. Sin embargo, trabajo dando cursos de formación por toda España y recientemente he llevado a cabo 4 en Gran Canaria, Tenerife, Lanzarote y la isla de La Palma. Los beneficios de los cursos se invierten en viajes para hacer nuevas fotografías. Lo que se conoce como ROI “Return on investment” en el mundo financiero.

Eres un fotógrafo muy solidario y no te importa compartir información, cosa que es muy de agradecer. Cuéntanos un poco tu labor como profesor, cómo vives la enseñanza, lo que sueles hacer, a qué le das más importancia, ¿a la teórica o a la práctica? En general háblanos de tu experiencia.

La docencia es parte de mí. Soy maestro de un colegio de primaria y como decía Unamuno: “Es detestable esa avaricia espiritual que tienen los que, sabiendo algo, no procuran la transmisión de esos conocimientos”. Igual que aprendo de los alumnos de mi colegio, aprendo de mis alumnos en los cursos de fotografía. Hay momentos que no se pagan con dinero y estos ocurren, por ejemplo, durante las clases teóricas. Ver el brillo de los asistentes en los ojos cuando descubren con la sencillez que se hacen las fotografías que antes les parecía imposibles de realizar es, simplemente, muy motivador y reconfortante.

¿Algún reto que tengas pendiente?

La publicación de un libro. Creo que es necesario un libro sobre fotografía nocturna. Hay varias publicaciones pero, desde mi punto de vista, están obsoletas. Tiene años en el mercado y no son fieles a la forma que la gente tiene de trabajar hoy y, mejor aún, a la que tendrán mañana. No son técnicos cosa que tiene una demanda muy grande. Quizás, a finales de año, este libro esté en la calle.

concenado a morir

¿Algún lugar en mente que siempre has deseado ir en España o fuera de nuestro territorio para conseguir LA FOTO?

Hay tantos… Un cementerio de barcos en Bangladesh me tiene cautivado. Podría decir fotografiar auroras boreales pero ese reto es fácil. Sin embargo, los barcos tienen un plus de peligrosidad por la zona del país en la que se encuentran… Todo llegará.

¿Próximos proyectos? Tanto personales, encargos o cursos que estés preparando.

Los cursos que se presentan a continuación están en Belchite, Valencia, Cádiz, Barcelona y me hallo embaucado en un proyecto muy novedosos en España. La escuela de fotografía Foto Hurdes, abrirá sus puertas en el mes de julio. Bajo la dirección de José Benito Ruiz estamos preparando unos cursos de formación en distintas disciplinas y, entre otros, fotografía enseñada en lengua inglesa. También habrá cursos de composición, macro, iluminación, fauna, nocturnas, etc…
Todo tendrá precios muy asequibles y sin duda que será un punto de referencia formativa en España.

Para finalizar, de entre todas las técnicas posibles en fotografía nocturna (flashpainting, lightpainting, Steel Wool, etc.) ¿cuál es tu favorita o cuál es la que más satisfacciones te ha dado?

No podría quedarme con una sola. Sin duda, lo que más satisfacción me da es trabajar duro sobre una fotografía que tengo en mente y verla en el LCD de mi cámara terminada. Llegar a casa y que el revelado dure no más de 20 segundos porque la foto fue hecha in situ. No es necesario procesarla.

Muchas gracias, Mario, y mucho éxito con todos tus proyectos.

Podéis conocer más sobre Mario Rubio a través de su página web donde nos mantiene al tanto de todas sus salidas nocturnas, recursos y nuevos talleres. Para nosotros ha sido todo un lujo conocerle un poquito mejor y esperamos que os haya entrado el gusanillo de salir a fotografiar por la noche, ahora que empieza la primavera y empezamos a desenfundar nuestras cámaras.

Fotógrafo | Mario Rubio

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios