Síguenos

Martin Parr

Recuerdo que conocí a Martin Parr cuando un amigo francés comentó sobre una foto de una de mis series que mi estilo se asemejaba al fotógrafo inglés. Inmediatamente recurrí a google y empecé a navegar por sus fotografías. Aquello que tomé como un piropo sobrevalorando mi trabajo, me permitió conocer a uno de esos autores fascinantes que se quedan grabados en la memoria para siempre.

Por eso, al conocer que estaría en Madrid participando en un coloquio, no lo dudé ni un segundo acercándome el pasado jueves al Instituto Europeo de Diseño (IED) para asistir a una de esas conversaciones que enriquecen, no por lo que allí se contara, sino porque estar delante de un fotógrafo de tal categoría, a la larga, se agradece.

En apenas hora y media, saqué dos cosas en claro, la importancia que tiene el fotolibro como medio para mostrar su trabajo y que los fotógrafos también pueden ser verdaderas estrellas mediáticas, no porque sea un personaje excéntrico (nada más lejos de esa imágen) sino porque al terminar muchos de los asistentes se aproximaron a tomarse fotos con él y a que les firmase autógrafos y catálogos.

Pero entremos en materia. Martin Parr es en persona como sus fotografías. Irónico, transparente, directo. Si algo caracteriza su trabajo son sus clichés como ya nos contó nuestro compañero Santiago. Porque encuentra la realidad del mundo que nos rodea desde el sentido del humor. Una vuelta por su obra a través de su web os dejará muy claro por donde se mueve su objetivo.

Del mismo modo, podéis echar un vistazo a sus “books”. Es una delicia conocer series como “Bad weather” con imágenes realmente evocadoras o “Bored couples” todo un trabajo de campo sobre la monotonía en las parejas. Visitad su obra por medio de estos fotolibros, que no catálogos, como él mismo puntualizó, ya que éste último vendría a ser el documento que nos queda tras la exposición, sin embargo, el photobook es una obra en sí misma.

El fotolibro es para Martin Parr el medio para exponer su trabajo donde se siente más cómodo, porque se ve más artista proyectando sus fotografías en los libros que en las paredes de un museo o una galería. En parte, como nos reconoció, porque cada impresión es distinta, no siempre las copias son exactamente iguales, lo que otorga un carácter único a cada ejemplar.

Sinceramente soy muy afín a la opinión de Martin Parr, creo que el fotolibro es un medio excepcional para la muestra del trabajo fotográfico y como obra artística en sí misma. Aunque también opino que ambas maneras de exponer son compatibles. De hecho en mi última exposición, he presentado fotografías colgadas junto a un fotolibro. Por tanto, tenedlo muy en cuenta y, como ejercicio, probad a hacer series de una misma temática y luego exponerlas en un libro.

Una de las series que nos presentó fue “Parking spaces”, fotografías tomadas en varias localizaciones del mundo, donde buscaba la simetría y el vacío a través de las plazas de aparcamiento. Una temática, a priori, muy simple, pero que nos demuestra que cualquier excusa en buena para realizar una serie fotográfica interesante.

Ni corto ni perezoso se atrevió a contestar que sus libros pueden comprarse en eBay, aunque también pueden localizarse a través de su página web. Así mismo veía como algo positivo el fenómeno de la fotografía actualmente en el sector de aficionados, el auge de ésta por medio de las redes sociales y la posibilidad de realizar copias y fotolibros a bajo coste a través de empresas online.

En definitiva, un fotógrafo con mucha imaginación, enormemente atento al mundo que le rodea, inspirado, elocuente que, siendo miembro de la agencia Magnum desde 1994, nos regala una lección de fotografía en cada obra que presenta.

Fotógrafo | Martin Parr
Vídeo | vimeo | vimeo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

14 comentarios