Sigue a Xataka Foto

kodak instamatic 133


Las cámaras compactas han sido auténticos motores de la industria fotográfica durante las últimas tres décadas del siglo XX, popularizando el uso de las cámaras y siendo la facilidad de uso su gran baza. Miles de carretes llegaban a los laboratorios los lunes con las fotografías de excursiones, celebraciones y escenas cotidianas capturadas con el simple hecho de apuntar y disparar. Entre la gran cantidad de cámaras que se fabricaron durante esos años, la Kodak Instamatic ha estado presente en muchas de las vidas de los hogares escribiendo las memorias familiares.

Historia de la Kodak Instamatic


kodak instamatic 133
Para hablar de la historia de los diferentes modelos de Instamatic es importante volver a contar la historia de los inicios de Kodak, tan ligados a la historia de la fotografía.

El nombre Kodak aparece por primera vez en 1888 con el nacimiento de la primera cámara fabricada por la empresa de Rochester. La campaña de marketing para popularizar el uso de la cámara y el consumo de los primeros rollos de película es el famoso eslogan: “Usted aprieta el botón. Nosotros hacemos el resto”

La Kodak Camera era una caja con una lente muy simple, una manivela para avanzar un rollo de película con 100 exposiciones y un botón de disparo. Setenta y cinco años después, Kodak no varia mucho el concepto y en 1963, presenta la Kodak Instamatic 50, una cámara que como el resto de modelos Instamatic, se caracterizaba por no usar rollos de película sino cartuchos que bastaba introducir en la cámara para empezar a fotografiar.

La producción de la línea Instamatic se desarrolló durante 25 años, con casi 100 modelos diferentes, entre los que usaban cartuchos de 126 y cartuchos de 110. El diseño de Instamatic fue evolucionando durante los años gracias a Kenneth Grange, diseñador industrial responsable también de otros productos cotidianos como maquinillas de afeitar, maquinas de escribir, pequeños electrodomésticos y bolígrafos.
kodak instamatic 25
Kodak fabricó la Instamatic en Alemania, Francia, Inglaterra y Estados Unidos, pero también tenemos una cámara

“Made in Spain”

: la Instamatic 25, que se fabricó entre 1966 y 1972.

Kodak Instamatic 133


kodak instamatic 133 2
De todos los modelos Instamatic, el 133 es el que tiene un diseño más clásico, haciendo que la pequeña caja de plástico aparente mucho más. La imitación de cromado enmarca toda la cámara y también encontramos el mismo tipo de plástico alrededor de la lente. El amplio botón de disparo y la pestaña de apertura son de las poca partes metálicas que vemos de la cámara. El grabado imitación piel sobre la tapa delantera le da un aspecto de lujo a esta Instamatic, convirtiéndola en la actualidad en una “Toy Camera” muy estilizada.

Pese a que el funcionamiento de la cámara es muy simple (abrimos la pestaña metálica, insertamos el cartucho y avanzamos la película hasta ver la primera exposición en la ventanilla trasera de la cámara) es conveniente saber que la cámara tiene unas características técnicas que limitan su uso en muchas condiciones de luz.
kodak instamatic 133 velocidad obturacion
El objetivo tiene una distancia focal de 43 mm sobre un negativo de 28mmx28mm, por lo que podríamos considerarlo como un objetivo de ángulo de visión normal. El enfoque es fijo a infinito con una distancia mínima de enfoque a 1,2 metros y tiene un diafragma f/11. La velocidad de obturación varia entre 1/80 si seleccionamos la opción sol y 1/40 si seleccionamos nublado o flash. Con estas características, se hace muy difícil su uso sin los míticos cubos de flash, MagiCube, que se montan en la parte superior y que giran al mismo tiempo que se arrastra la película. Estos tipos de flash fueron una revolución en la época como se puede ver en el anuncio que encontramos en YouTube.

El visor directo de la cámara no es ninguna maravilla y carece de marcas para corregir el error de paralaje, por lo que es interesante mantener alejado de los bordes el sujeto que fotografiamos.
kodak instamatic 133 abierta
El único problema de usar esta cámara en la actualidad no es encontrarla en el mercado de segunda mano, ya que si no tienes una en algún cajón de casa de tus padres, la puedes comprar por no más de 10 euros en muchos mercadillos, el problema está en encontrar los cartuchos de película. Si encontráis alguno sin usar, la película estará caducada, pero eso no debe ser un impedimento. Disparad las fotografías y veamos que pasa. Si encontráis algún cartucho ya usado, tenéis más suerte ya que con un poco de bricolaje casero, podréis abrir el cartucho y, a oscuras, recargarlo con película de 35mm. En este link tenéis explicado, paso por paso, cómo recargar un cartucho de 126 con película de 35mm.

No esperéis gran calidad, ni resultados precisos, pero recuperar una Instamatic puede llevarnos a disfrutar todo un fin de semana y quién sabe, quizás, con la experimentación consigamos algo que nos guste.

En XatakaFoto | Cámaras Clásicas, Ponte a la moda, compra una vieja cámara analógica
Fotografías | José Juan Gonzálvez

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

10 comentarios