Síguenos

20080116_Luna_cabecera.jpg

Ahora que estamos en luna creciente es un buen momento para comenzar a practicar las fotos que hacemos de la luna. Hasta que esté llena, en este mes de enero de 2008 será el próximo día 22, tenemos por delante una semana larga para perfeccionar nuestras destrezas haciéndole fotos.

Lógicamente lo digital ha eliminado la incertidumbre a la hora de disparar a nuestro satélite. Hoy en día podemos ajustar los parámetros de la cámara tras cada exposición hasta lograr una toma perfecta. Pero seguramente ayuden algunas consideraciones previas.

La rotación de la Tierra hace que la luna se desplace por el encuadre. Piensa que, con respecto a nosotros, la luna se mueve un espacio equivalente a su propio diámetro cada dos minutos. Aunque no lo aparenta se mueve a un ritmo considerable. Es por ello que habrá que utilizar velocidades de obturación altas si queremos evitar que las fotos salgan movidas.

LA MEDICIÓN
Midamos como midamos, la cámara pocas veces nos dará una lectura correcta. Piensa que la luna es un objeto muy brillante rodeada de un área completamente negra. Esto suele confundir al fotómetro. Facilitará mucho la cuestión pensar que la luna es un satélite de la Tierra visible gracias a la luz que recibe del sol. Por lo que estamos fotografiando un objeto, muy distante, eso sí, que está siendo iluminado por el sol. Lo mismo que si hacemos una foto a cualquier otro objeto al aire libre durante el día. Aunque la fotografiemos siendo de noche.

LA EXPOSICIÓN
Un buen punto de partida es intentar capturarla con un cielo despejado usando parámetros similares a los que utilizaríamos fotografiando un objeto iluminado por el sol. ISO100, 1/125 y f8 no suele fallar. Aún así es recomendable ajustar la velocidad de disparo en función de las circunstancias. Unas condiciones climatológicas adversas o las diferentes fases de la luna obligarán a variar estos parámetros. Pero si partes de esa base, casi siempre las correcciones serán mínimas.

20080116_Luna_Ejemplos.jpg

EL TAMAÑO DE LA LUNA EN EL CUADRO
Para este tipo de fotografía es recomendable un teleobjetivo. Usar una lente angular normal convertiría a la luna en una manchita en tu foto. Por lo que necesitarás una lente de, como mínimo, unos 300 mm para llenar el cuadro y darle protagonismo.

Pocos son los afortunados que tienen lentes que pasen de los 300 mm. Así que si eres de esa vasta mayoría que no las tiene, deberás ingeniártelas para salir del paso. Una opción es disparar a la máxima calidad que dé tu cámara, te permitirá hacer posteriormente recortes que logren hacer que la luna llene el cuadro.

CONCLUSIONES
Otra recomendación es disparar en RAW para poder ajustar la exposición si hemos sobre o subexpuesto, pues en ambos casos, le estaríamos restando definición a nuestra luna y la foto sería una entre un millón, y queremos que la nuestra sea la mejor foto de la luna, ¿no?

Lógicamente es muy importante consultar el calendario lunar para saber en qué fase estamos. Recordad, el próximo día 22 tenemos luna llena. Hasta entonces tenéis unos días para ir haciendo pruebas.

Más información | Calendario lunar

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios