Sigue a

Diez cosas que deberías saber de un flash de mano

Dentro de poco vamos a dar un taller Rodrigo y yo, sobre iluminación. Como siempre que preparamos alguna actividad así o tienes que explicarle algo a alguien, me hago este tipo de preguntas: ¿Qué es lo que se necesita saber de tal o cual cosa para comenzar a entenderlo y tener una buena base? Ya sabéis que en Xataka Foto de vez en cuando nos gusta repasar y atender y por esa razón vamos a ver diez cosas que deberías saber de un flash.

Qué es y cómo funciona un flash

Todos sabemos, lo que es un flash. Es un dispositivo electrónico que nos permite generar luz artificial de forma controlada y en base a una serie de parámetros que podemos utilizar conjuntamente con nuestra cámara. En lo que se refiere al artículo de hoy nos centraremos en los más conocidos como flashes de mano, flashes externos o de antorcha.
Diez cosas que deberías saber de un flash de mano
Todo flash externo o flash de mano se compone principalmente de tres elementos que son:

  • Antorcha: La antorcha se sitúa en la parte superior del flash albergando el llamado tubo de destello que cuando es activado el flash emite una descarga gaseosa (Xenon) de luz blanca. Por luz blanca se entiende que es la emitida a una temperatura de color de 5600ºK. Cuanto mejor sea el flash más se ajustará a dicha temperatura. La luz que produre es una luz dura y direccional además de ser poco calórica lo que permite que se puedan realizar muchos destellos durante la vida del flash. A pesar de ser una luz que produce calor, en determinadas ocasiones, puede producirse un sobrecalentamiento, por lo que ya muchos flashes incorporan un termostato que bloquea el flash en caso de superarse la temperatura límite establecida.
  • Generador: Podríamos decir que es la placa base o conjunto de circuitos electrónicos que controlan y comunican con la antorcha. Alberga un condensador que acumula la energía procedente de las baterías para soltarla a través del tuyo de destello cuando es activado el flash.
  • Zapata: Es una placa conectada a los circuitos internos del generador del flash y que permite acoplarlo mediante un sistema de clip o de rosca a la parte superior de la cámara. Esto permite que podamos comunicar información entre el flash y la cámara.

Mira el resto de conexiones, conexión para alimentación externa, conexión PC o incluso algunos flashes poseen una conexión tipo mini usb que permite que los conectemos a un ordenador para poder aplicarles la última versión del firmware del fabricante.

TTL

Las cámaras réflex están preparadas para el denominado modo de flash TTL (“Through the lens”). Se trata de una forma especial de modo de flash automático. En el modo normal de flash automático, los circuitos perteneciente al se encargan de ajustar la emisión de luz del aparato de flash.

Por el contrario, en el modo de flash TTL, la propia cámara ajusta la emisión de luz mediante un sensor integrado. Dicho sensor mide la luz que incide sobre el sensor.
Diez cosas que deberías saber de un flash de mano
Por regla general, las cámaras digitales réflex están provistas de controles TTL de flash adicionales tales como son Canon E-TTL o Nikon i-TTL, que permiten medir mediante un preflash la cantidad de luz reflejada por el motivo midiendo a través del objetivo. A partir de dicha medición, la cámara establece la cantidad de luz que será necesaria para el flashazo principal.

Una de las ventajas del modo TTL que introdujo este modo es que es que podemos utilizar los filtros que queramos en nuestro objetivo, que la exposición seguirá siendo siempre la correcta.

La ley inversa del cuadrado

La ley de la inversa del cuadrado es una regla que nos indica lo siguiente:

El área o zona iluminada por una fuente puntual de luz, es cuatro veces mayor cada vez que se duplica la distancia.

Dicho de otra manera, una superficie recibe cuatro veces menos luz cada vez que se coloca al doble de distancia de la fuente. Según nos vamos alejando la zona iluminada es mayor pero la cantidad de luz que recibe es menor.

Haced una prueba. Para daros cuenta de esto basta coger una linterna en una estancia a oscuras y acercarse a una pared. Si ponemos muy cerca la linterna notaremos un circulo muy iluminado en la pared, según nos alejemos ese círculo será mayor pero menos iluminado. Lo mismo ocurre con los flashes.

Número de guía ¿para qué sirve?

Cuando se compra un flash mucha gente lo hace guiada única y exclusivamente por este valor. Cuanto más grande más potente o como se suele decir vulgarmente: “Ande o no ande, burro grande”. Máxima que mal aplicada se suele utilizar mucho en los ambientes fotográficos ¿verdad? Hay más factores como la velocidad de reciclado, la calidad del destello, los materiales, … etc. Pero no nos desviemos de la cuestión.

¿Qué es el número de guía? Es una de las maneras que hay de medir la potencia luminosa del flash o, dicho de otro modo, de medir la intensidad del destello que emite el flash. El número de guía se utilizaba desde hace mucho y variaba en función de la sensibilidad de la película. Ahora con los sistemas digitales lo habitual es dar ese valor en relación a ISO100 o si no se dice nada hemos de suponer que es en relación a dicho valor.

Se calcula según esta fórmula:

Numero Guía = Distancia en metros a la escena x número f (a ISO100)

Una regla rápida para saber el número de guía cuando variamos la ISO es que el número de guía se multiplica por dos al aumentar dos pasos la sensibilidad. Es decir si el número de guía es 40 a ISO100 será 80 a ISO400 (dos pasos: 100, 200, 400). La fórmula exacta :

NG = NG x (√2)^n (siendo n el número de pasos desde ISO100)

Es un punto polémico casi siempre, pues los fabricantes tienden a exagerar el número de guía y si el flash además tiene zoom suelen indicar el número de guía para la posición mayor del zoom. Dicho valor tiene sentido cuando tratamos con una sola fuente de luz, no utilizamos difusores ni modificadores de ningún tipo

El cálculo del NG se basa en la ley de la inversa del cuadrado y es válido para flashes considerados como fuentes puntuales de luz, pero no para flashes de estudio con grandes difusores, ventanas u otros accesorios grandes.

Zoom del flash

Los flashes que disponen de esta funcionalidad permiten, en modo automático, que se ajuste el área iluminada por el flash al ángulo de visión de la distancia focal que estemos utilizando en el objetivo. No obstante, podemos usarlo en manual y ajustar ese valor.

Esto, por ejemplo, cuando utlizamos un angular permite ajustar el que toda la escena reciba la luz del flash y cuando usamos focales largas concentrar el haz de luz del flash en la zona que aparecerá en la fotografía tratando de optimizar la luz y no desaprovecharla.

Así al rebotar el flash en una pared o un techo si colocamos el zoom del flash en la posición más angular (24mm, por ejemplo) la zona de pared o techo iluminados será mayor por lo que tendremos una fuente de luz de mayor tamaño pero más suave y difusa.

Qué es la sincronización del flash

La sincronización del flash hace referencia al proceso de coordinación entre el obturador de la cámara y el destello del flash. Este proceso se realiza en su modo normal en cuatro pasos que son:

  • Apretamos el botón de disparo. Se abre la primera cortinilla del obturador.
  • Una vez que ésta se abre, se dispara el flash.
  • Pasado el tiempo de exposición se cierra la segunda cortinilla.
  • Se rearma el obturador a su posición normal.

Todos las cámaras indican una velocidad de sincronización a la que pueden trabajar con el flash máxima que suele situarse en 1/200 o 1/250, indicando que por debajo de esos tiempos no pueden emitir un destello más corto. Esto hace que si disparamos a una velocidad de 1/640 encontremos que solamente se ha iluminado una parte del motivo de la escena (quedando una banda negra) pues el flash no ha sido lo suficientemente rápido como para iluminar todo.

La duración del destello del flash

La duración del destello es de una importancia significativa para sacar con nitidez movimientos rápidos como suele ocurrir en fotografía de moda o de deporte.

Cuando hablamos de velocidad de destello, nos estamos refiriendo a la duración ‘en tiempo’ del destello del flash, que puede ser mucho más rápida que la velocidad de sincronización. La velocidad de sincronización, como hemos visto antes, se refiere a la velocidad de obturación de la cámara que debemos seleccionar cuando trabajemos con un flash.

Sincronización a alta velocidad ¿para qué?

La sincronización a alta velocidad (bajo las siglas FP o HSS) es una solución que aportan los fabricantes para poder superar ese límite de la velocidad de sincronización anteriormente descrito. Este modo lo que hace es disparar varios destellos de menor potencia, en lugar de uno. Lo que pasa es que ocurre tan rápido que apenas lo notamos. Esto evita la aparición de la banda negra no iluminada en la fotografía cuando superábamos la velocidad máxima de sincronización.

El cono de luz

La luz del flash tiene unas particularidades especiales, en inglés suele denominarse este tipo de luz como spotlight. Si realizamos una simple fotografía con nuestro flash en una estancia oscura y sobre una pared blanca observaremos, además de la zona que queda oscura, dos partes perfectamente distinguibles en la parte iluminada. La zona más iluminada corresponde a la luz principal y la zona algo en penumbra sería la luz secundaria. Entre ambas podemos ver un cono de luz desde la posición de nuestro flash de la forma siguiente.
Diez cosas que deberías saber de un flash de mano
Esto nos da una idea de la zona de cómo se comporta la zona de cobertura del flash. Según lo que vimo de la ley inversa del cuadrado cuanto más cerca estemos la zona principal será más intensa y al revés cuanto más nos alejemos.

Las baterías y la capacidad de carga

Es recomendable siempre usar baterías o pilas de alta capacidad cuando estamos trabajando con flashes. Esto se nota rápidamente en el tiempo de reciclado del flash, que aunque no lo hemos comentado antes, es el tiempo de espera que debemos aguardar entre dos destellos a la máxima potencia. Este valor cuando disparamos a máxima potencia el flash suele ser de unos pocos segundos pero también puede verse lastrado por la baja capacidad y/o calidad de las pilas.
Diez cosas que deberías saber de un flash de mano
En el caso de utilizar baterías recargables de alta capacidad, que si bien tienen una inversión inicial mayor, a la larga compensa el gasto. Aún así, la mayoría de la pilas recargables normales suelen tener un problema: se descargan con el tiempo, por lo que poco a poco van perdiendo carga, aunque no las usemos. Sin embargo ya están extendidas en el mercado baterías recargables de alta capacidad y baja descarga que logran mantienen un 85% de su carga durante al menos un año. En algunos casos ambos valores son superiores.

Conclusiones

Saber cómo funciona un flash no te hará hacer mejores fotos, eso requiere mucha práctica, pero sí te ayudará a entender algunas de las cosas que ocurren cuando utilizamos este elemento de iluminación.

En Xataka Foto | Curso de Fotografía: El flash

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

17 comentarios