Síguenos

Video DSLR

La posibilidad de grabar vídeo con cámaras fotográficas es algo que a muchos nos encanta. Las opciones que cámaras DSLR o CSC como las NEX nos ofrecen (entre otras como las SLT), con sus diferentes lentes así como la versatilidad, calidad y precio del equipo, son una maravilla.

Pero para comenzar a grabar vídeo con cámaras digitales réflex es bueno conocer una serie de aspectos que nos permitirán controlar aún más el campo además de conseguir mejores resultados. Algo que sólo podremos hacer si establecemos los controles en modo manual siempre.

Ajustes básicos: formato de grabación

Video DSLR

A la hora de grabar vídeo, según la cámara, podremos establecer diferentes ajustes. El primero que debemos mirar es el que afecta a la calidad del vídeo, formato de grabación. Y es que, vamos a poder seleccionar diferentes formatos: VGA, HD ready y Full HD (existe también el formato iFrame pero es menos común). Según nuestra elección tendremos más o menos resolución. Además, también en función del el formato podremos establecer otros valores como el número de fps.

Resolución vídeo DSLR

Cada uno de estos formatos aprovechan mayor o menor parte del sensor para conseguir resoluciones que van desde los 640×480 pídeles hasta 1920×1080. Según nuestras necesidades elegiremos uno u otro aunque lo mínimo recomendable es 720p. Referente al número de fotogramas por segundo o fps lo normal es poder usar tanto el sistema NTSC o PAL y luego opciones de grabar a 30fps y 60fps o 25fps y 50fps respectivamente.

Video DSLR

Ahora que ya hemos establecido esos ajustes es importante saber que los 24fps nos crean un vídeo con look más cinematográfico. Aunque también hay muchos que usan 50 o 60 fps, ideal para luego conformar a 24fps y crear secuencias a cámara lenta. Aunque también otorga otras ventajas el grabar a más fps.

La velocidad de obturación

Este es posiblemente el punto más importante. Todo vídeo que grabamos tiene un desenfoque de movimiento, lo que se conoce como Motion Blur. Para conseguir ese desenfoque que consideramos normal tenemos que hacer uso de la regla de los 180º. Algo que viene por cómo han funcionado desde el principio las cámaras que usan película de 35mm, las cámaras de cine.

En las cámaras de vídeo donde se usa cintas de 35mm el obturador es un medio circulo que está girando continuamente. Así, el tiempo que permite pasar la luz es exactamente el tiempo que está el fotograma expuesto, luego, tras finalizar el giro ya estará listo el siguiente.

¿Por qué es importante la velocidad de obturación? Primeramente por ese desenfoque que hemos mencionado. Si no sigue esa regla y hay objetos en movimiento obtendremos una secuencia que nos resultará visualmente muy rara. Objetos excesivamente difuminados o muy nítidos pero que se desplazan a saltos.

Por tanto, aplicar la regla de los 180º es muy sencillo. Lo único que tendremos que hacer es multiplicar por dos el número de fps a los que vamos a grabar, siendo ese el valor para el obturador. Por ejemplo, si capturamos a 25 fps entonces establecemos el valor de obturación 1/50. Y si, como hemos dicho estamos en un lugar con fluorescentes, etc… podremos jugar con la velocidad para evitar el flickering.

Velocidad obturación=1/(2 x fps)

A continuación tenéis dos ejemplos de cómo afecta la velocidad de obturación al vídeo grabado. El primer vídeo está grabado a 24 fps y nos muestra un objeto en movimiento con el desenfoque normal, algún que otro saltito a ser ua escena de acción muy rápida pero nada más. En el segundo vídeo, a 60 fps, comprobamos como el desenfoque del objeto en movimiento se reduce y gana nitidez además de un movimiento más fluido. Ambas tomas serían válidas pero si jugamos y establecemos un valor muy pequeño o muy grande entonces el objeto en movimiento queda totalmente desenfocado o excesivamente nítido y con unos saltos muy incómodos durante la visualización.

Y si queréis más info sobre todo esto de HFR (High frame rate) podéis encontrar información clara y precisa en RED. Además de varios ejemplos de la misma secuencia a diferentes frames por segundos.

Pero jugar con otros valores para el obturador también puede ser necesario. ¿Cuando? Pues cuando grabamos haciendo uso de luz artificial como fluorescentes o una pantalla de televisión u ordenador. En esos casos, modificar la velocidad de obturación nos ayuda a evitar el efecto flickering (parpadeo) que se crear por la frecuencia de esos dispositivos.

Por tanto, a menos que sea para evitar Flickering o en algunos casos puntuales donde tendremos que ganar luminosidad es importante usar siempre la regla de los 180º.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

16 comentarios