Síguenos

Guía para hacer reproducciones fotograficas


Cuando se realiza un catálogo o una web con obras de arte (pintura, grabado, escultura…), se necesitan fotografías de las obras en las que el color sea fiel, la iluminación sea igual en todas las zonas, tengamos ausencia de brillos y las proporciones no estén deformadas. Con esta guía para hacer reproducciones de obras de arte, aprenderéis los trucos para conseguir un resultado profesional.

Material necesario para hacer reproducciones


Material
El trabajo fotográfico de reproducción de arte es muy especializado. Veamos el material que vamos a usar para fotografiar una obra de arte bidimensional (un cuadro, un grabado o un dibujo).

Iluminación: Para la reproducción necesitaremos dos fuentes de luz de igual potencia e igual temperatura de color. La fuente de luz puede ser continua o flash y, como mínimo, os aconsejo una potencia de 300w, para poder alejar la iluminación lo suficiente y tener cubierto el objeto a reproducir. La iluminación tendrá que estar sobre trípodes para facilitar su colocación.

Cámara y objetivo: En principio cualquier cámara nos puede servir, pero sí es importante que tenga la posibilidad de trabajar en manual. Si queremos resultados mejores, elegiremos cámaras que puedan trabajar a 14 o 16 bits para tener una mejor reproducción de la gama tonal. El objetivo es bastante importante, tiene que estar libre de aberraciones en las esquinas y no deformar la geometría. Podemos empezar por un focal normal de 50mm si la habitación es pequeña o el cuadro es grande, pero si podemos, mejor usar un tele objetivo corto (70mm o 105mm.). En el objetivo usaremos un diafragma intermedio, dos o tres pasos más cerrado que la máxima apertura, para conseguir la mejor nitidez en la reproducción. Por descontado, la cámara tiene que estar en un trípode.

Filtros polarizadores: Muchas de las obras de arte que se reproducen provocan brillos especulares debido a los materiales utilizados o, simplemente, porque tienen un cristal protector delante y por temas de conservación, no puede retirarse. Para evitar estos brillos provocados por la iluminación, debemos usar filtros polarizadores, tanto para la cámara como para las luces. En la cámara, usaremos un filtro de cristal que muchos de vosotros ya llevaréis en la mochila, pero también necesitamos los filtros polarizadores para las luces. Los encontraremos en hojas de 50×50. Ojo cuando los manipuléis, son resistentes pero delicados, intentad evitar poner mucho los dedos sobre ellos.

La razón para polarizar las luces y la cámara es que el filtro polarizador de la cámara sólo es capaz de eliminar un brillo, por lo que hay que polarizar las luces. Una vez hemos eliminado el primer brillo, hacemos girar el polarizador de la segunda luz y el segundo brillo desaparece.

Carta de color: lo más importante de una reproducción de arte es la fidelidad de los colores. Para ello, usaremos una carta de color de 24 parches y con el degradado de grises. Situaremos la carta de color debajo del cuadro, teniendo cuidado de que le de el mismo tipo de luz que al cuadro.

Fotómetro: Sobre todo si usamos luz de flash, el fotómetro nos ayudará a realizar una medición precisa y comprobar que la luz es homogénea en todo el cuadro que vamos a reproducir. Si usamos luz continua, podemos realizar una medición con la cámara sobre una carta de color gris.

Otros accesorios que necesitaremos y que conviene tener a mano son una cinta métrica para situar las luces y la cámara de manera precisa, cinta adhesiva para sujetar la carta de color y cable disparador para no tocar la cámara.

A parte del material también, hay que tener en cuenta que la habitación dónde hagamos las fotografías esté a oscuras, para no tener fuentes diferentes de luz.

Esquema de iluminación para reproducción de obras de arte


Esquema iluminación para hacer reproducciones
Para realizar una reproducción fotográfica de una obra de arte es necesario colocar la cámara para que no deforme las proporciones del cuadro. Debemos situarla haciendo coincidir el centro del sensor con el centro del cuadro y tener nuestro plano focal paralelo a al cuadro. Para conseguirlo, podemos ayudarnos del nivel de burbuja y de la cinta métrica.
esquema de iluminación reproducciones
Situaremos las dos fuentes de luz, una a cada lado de la cámara, enfocando el centro del haz en la mitad de la mitad del cuadro, con un ángulo de incidencia de 45º. Las fuentes de luz estarán a la misma distancia de la cámara y de la pared para conseguir una iluminación homogénea. Podemos usar el fotómetro para comprobar que la iluminación en el centro es igual que la de las esquinas. Si esto no pasa, el problema puede ser que la distancia de las fuentes de luz al cuadro es corta.

Si usáis filtros polarizadores en las luces, tenéis que tener un sistema de sujeción que mantenga tensado el filtro. Lo mas común son las viseras, que nos permiten dirigir la luz, aguantar el filtro y rotarlo.

Tened presente situar la carta de color junto al cuadro para que os ayude en el procesado del archivo y sirva de guía para la reproducción en imprenta.

Recomendaciones finales


El set de iluminación es sencillo, lo único es que hay que ser preciso. Yo me suelo ayudar con las líneas de las baldosas para situar los trípodes y conseguir que todos estén a la misma distancia.

Si vais a realizar una cantidad grande de reproducciones, os aconsejo que ordenéis los cuadros por tamaño, así moveréis menos el set de iluminación.

Si el cuadro es de grandes dimensiones, tendréis que duplicar las fuentes de luz, poniendo dos más altas y dos más bajas.

En XatakaFoto | Guía para fotografiar joyas y otros objetos pequeños
Fotografía Portada y Esquemas | José Juan Gonzálvez

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

16 comentarios