Sigue a Xataka Foto

Objetivo Olympus 50mm 1.8

Hace un mes y medio, os trajimos una interesantísima comparativa de objetivos 50mm en la que os comentamos las principales claves acerca de ellos y una serie de consejos a la hora de valorarlos y decidirnos por uno u otro.

Hoy me gustaría ampliaros esta información y poneros un ejemplo, aprovechando que tenemos datos frescos de DxOMark sobre los nuevos Carl Zeiss ZF2, de que marca y precio no siempre son exactamente sinónimos de calidad y rendimiento, e insistir en que no nos quedemos sólo en valorar la apertura máxima y precio de estos objetivos (que no “lentes”, por favor no digáis esto, que muchos tendemos a traducir erróneamente del inglés “lenses”), y sí en cambio ver su función de transferencia (MTF), distorsión, resolución, etc.

Además, estos factores debemos valorarlos siempre en función del formato o formatos de cámara con el que vamos a usarlo pues como sabéis los objetivos, debido a su construcción, no ofrece las mismas propiedades ópticas en el centro del vidrio (que no “cristal”) que en los extremos.

Si echamos un primer vistazo a estos objetivos que os planteo, los tres parecen tener poco que ver a pesar de compartir focal fija de 50mm y una apertura máxima bastante similar y luminosa, puesto que tan solo si nos fijamos el precio del Nikkor casi se ve duplicado y triplicado por los Carl Zeiss. Por algo será, ¿no?

DxOMark comparativa objetivos 50

Bien, lo primero que me gustaría hacer es aclarar por qué he escogido estos tres objetivos en concreto. La respuesta es que he seleccionado el Carl Zeiss Planar T 50mm f/1.4 ZF2 debido a su “juventud” en el mercado y la expectación que ha generado, así que he querido compararlo con su equivalente Nikkor que me parece la referencia del mercado por su buena relación entre calidad y precio. El Makro-Planar T 50mm f/2 ZF2 sencillamente he querido introducirlo en la ecuación para que os fijéis en las diferencias en características, rendimiento óptico y precio con los otros dos.

Señalar también, que un objetivo puede ofrecer una gran calidad imagen para formato APS-C por ejemplo, al estar diseñado pensando más en favorecer la “transferencia” (para los que no conozcáis este término óptico, podríamos definirlo toscamente como la exactitud con la que la imagen real delante del objetivo se transfiere al sensor o película) desde el centro óptico del objetivo hasta donde alcanza a “aprovechar” un sensor de ese tamaño, y sin embargo tener un pobre comportamiento en un formato mayor como el full-frame, debido a que en los bordes o extremos ópticos su calidad se ve muy degradada (es menos consistente en toda la superficie). Así pues, también se puede dar el caso de que, si estamos buscando un objetivo de este tipo para nuestra cámara digital de formato APS-C, nos interese más un objetivo de menor precio y aspiraciones, puesto que sólo debe importarnos la parte más central del mismo y un objetivo que haya sido diseñado para cubrir de la mejor manera posible toda la superficie de una full-frame quizá en esa parte central no ofrezca un rendimiento mucho mejor, o incluso peor, que otro para el que no se ha hecho ese sacrificio para conseguir una calidad global mayor.

Esto lo podéis ver comparando las distintas gráficas de resolución para la comparativa hecha con las mediciones de una D3x y con las mediciones de una D300s, por ejemplo. Si lo estudiáis un rato, os daréis cuenta de que el Nikon AF-S Nikkor 50mm f/1.4G no sólo es el más rápido (en el sentido de luminoso) y barato de los tres, sino que además es muy superior en prácticamente todo al Zeiss Planar T f/1.4 y, aunque están muy a la par, en general casi podríamos decir que para formato APS-C incluso supera o al menos iguala al Zeiss Makro-Planar T f/2.

Sé que si es la primera vez, estas gráficas y datos nos pueden sonar a chino, pero os aseguro que si le dedicáis un momento las entenderéis rápidamente y os despejarán un montón de dudas. Así pues, espero que a partir de ahora consultéis este tipo de información antes de decidir cuál será vuestro siguiente compañero de andanzas fotográficas, ya que muchas veces podemos creer equivocadamente que nos llevamos el mejor objetivo del mundo sólo porque tiene una apertura máxima alucinante y cuesta un dineral. Tened cuidado y no os quedéis en la pregunta de “cuál es el mejor”, id más allá y ved por vosotros mismos cuál será el mejor para vosotros en función del formato de cámara con el que más lo vais a usar, el tipo de fotografía que os gusta, etc.

Comparativa completa | DxOMark
Foto | CiViLoN

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

40 comentarios