Síguenos

Cabecera afinando ajuste dióptrico del visor

Muchas veces, enfocando manualmente, me encuentro con que me cuesta distinguir en qué punto está exactamente enfocado el sujeto principal de mi encuadre. Por supuesto, la facilidad para realizar esta tarea depende en gran parte de la amplitud y ergonomía que tenga el visor de la cámara, ya que por ejemplo entre las réflex digitales de gama baja y media tan extendidas hoy en día es difícil encontrar un buen visor que resulte apropiado para enfoque manual, pero aún así hay algo que podemos hacer para maximizar nuestra precisión en ello: regular correctamente el ajuste dióptrico del visor.

Por supuesto, primero debemos contar con una cámara que disponga de este tipo de ajuste en el visor, pero no os preocupéis porque la mayoría de las cámaras actuales con visores ópticos lo tienen, así que con un poco de suerte la vuestra también. Buscad alrededor del visor de vuestra cámara y seguramente encontraréis una ruedecilla como la que se ve en la imagen de cabecera – u otro tipo de variador similar – que sirve para ajustar las dioptrías y que tienen una serie de pasos o posiciones (por ejemplo: +2, +1, 0, -1, -2). Los hay más y menos precisos, con más rango total de ajuste y con menos, y esto influirá en lo bien que podremos regularlo como ya os imagináis.

Recientemente me explicaron un método para realizar el ajuste dióptrico de la manera más precisa posible y me pareció muy bueno, así que me pareció interesante compartirlo con vosotros. A continuación os dejo el “paso a paso”.

[ 1 / 365 ] Click de Alfonso Domínguez

  1. Mirar a través del visor apuntando hacia algo luminoso y limpio, como por ejemplo un techo o una pared lisos y bien iluminados, el cielo, etc.
  2. Fijarse en las marcas de los puntos de autofocus que hay pintadas en el vidrio de enfoque.
  3. Ahora viene lo más importante de la técnica: con un dedo y sin despegar nuestro ojo del visor, hacer cambios bruscos en el ajuste dióptrico arriba y abajo e ir restringiendo el rango hasta encontrar la mejor posición, la más enfocada. Esto es para evitar que nuestro cerebro nos engañe, ya que si dejamos el ajuste quieto en una posición nuestro ojo se adapta rápidamente a ese valor tomándolo como el más nítido.
  4. Por último, sólo nos resta buscar un encuadre en el que nos resulte sencillo apreciar el enfoque, hacer autofocus y probar a mover 1 puntito el ajuste previo, para arriba o para abajo, ya que a menudo la diferencia de distancia provocada por el grosor de la propia pantalla de enfoque hace que lo que vemos perfectamente nítido a través del visor llegue un pelín desenfocado al sensor de la cámara. De todas formas, este último paso sólo lo recomiendo en el caso de que el ajuste dióptrico de la cámara sea lo suficientemente fino, ya que si el salto es demasiado grande podría ser peor que dejarlo en el paso previo.

Foto en visor cámara desenfocada por ibzsierra

Destacar que existe también otra alternativa, especialmente recomendable para la gente que utiliza gafas, la de sustituir el vidrio del visor de nuestra cámara por uno graduado para nuestro ojo director que se ofrece para bastantes modelos diferentes, aunque en muchos casos probablemente sea más fácil pasarse a las lentillas.

Espero que os sea de utilidad este consejo y que, a partir de ahora, ya no volváis a encontraros con la desagradable sorpresa de llegar al ordenador y averiguar que en esa foto tan buena que conseguisteis capturar el foco se os ha ido adelante o atrás por ese pelín que tanto fastidia.

Foto | Alfonso Domínguez Lavín de nuestro grupo de flickr
Foto | ibzsierra de nuestro grupo de flickr

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

29 comentarios