Síguenos

Las cámaras de gran formato, también conocidas como bancos ópticos, son ya hoy muy difíciles de encontrar, porque utilizan formatos de película que van desde las longitudes 10×12 a 20×25 cm, muy aparatosos. Son grandes, engorrosas, sin ningún tipo de automatismo, complicadas de manejar y utilizan una película que hay que recargar hoja a hoja.

Pero también tienen sus ventajas. Las imágenes que realizan este tipo de cámaras son de una gran nitidez y calidad. Se puede bascular el objetivo, lo que permite corregir la perspectiva y tener un control total sobre la profundidad de campo. Y también permiten descentrar el objetivo, de forma que podemos, por ejemplo tomar fotografías de un espejo sin que el fotógrafo salga reflejado. En fin, que incorpora características bastante atractivas como para que el geek de turno decida aventurarse a idear uno de estos ingenios por su cuenta.

En estos vídeos podremos ver ejemplos de cámaras de este tipo fabricadas de forma artesanal. Si al ver el primer vídeo sentís desmotivación para intentar hacer algo tan elaborado, mirad el segundo vídeo que muestra que con algo de maña y paciencia es posible construirse una de forma totalmente casera y conseguir fotografías más que decentes.

Cámara de gran formato casera from alby martin on Vimeo.

Via | pixelanalogo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios