Sigue a

cabecera-post-propios-las-lineas-en-fotografia.jpg

Under construction de Frodrig

En la composición fotográfica las líneas juegan un papel muy importante. Estructuran la imagen, crean ritmo, conducen la mirada hacia un punto determinado…

Las líneas ya sean verticales, horizontales o diagonales aparecen en multitud de ocasiones en nuestras fotografías e influyen de manera drástica al espectador.

A la hora de componer es importante saber cómo afectarán a nuestra fotografía y utilizarlas en aquellos casos que lo consideremos oportuno de la manera que más nos convengan.

Líneas Horizontales

horizontal.jpg

/\^^/”\-^— de hoskitar

La disposición horizontal de nuestros propios ojos hacen agradables a nuestra vista las imágenes apaisadas o con un formato horizontal, los ojos exploran de lado a lado más fácilmente. De esta misma manera las líneas horizontales transmiten una sensación agradable, tranquila… Nuestros ojos las interpretan como base y dan impresión de estabilidad y peso. La impresión de tranquilidad y calma resta dinamismo y potencia la sensación estática de la imagen.

Líneas Verticales

veins-de-frodrig.jpg

Veins de Frodrig

Los formatos verticales no son tan agradables para el ojo humano como los horizontales, sin embargo son los que mejor se adaptan a libros y revistas y por tanto muy utilizadas.

Una composición donde las verticales tengan cierto protagonismo aportará una mayor sensación de velocidad que otra imagen dominada por horizontales. En función del motivo que las produzca pueden interpretarse como barreras o transmitir sensaciones de fuerza.

La combinación con horizontales que sirvan de base a las verticales conforman imágenes apacibles y estables.

Líneas diagonales

Las líneas diagonales son las que aportan una mayor dosis de inestabilidad y por tanto de movimiento y dinamismo a una fotografía. El ojo humano percibe las diagonales como una posición antinatural, temporal y transitoria. De tal forma que nuestro cerebro imagina que dichas diagonales evolucionarán hacia verticales u horizontales. Por ejemplo, si vemos una torre inclinada (como la de Pisa) nuestro cerebro interpreta que está cayendo y por tanto en movimiento.

sin-titulo-de-marooned.jpg

Sin título de Marooned

Las diagonales son, a menudo, horizontales o verticales transformadas por la perspectiva por lo que se asocian también con la profundidad o la distancia.

Como puedes ver las líneas pueden modificar drásticamente la forma en que percibimos una fotografía. Y tienen la ventaja de que podemos identificarlas fácilmente y usarlas a nuestro antojo.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

18 comentarios