Sigue a Xataka Foto

Ve el video en el sitio original.

Después de haber visto increíbles trabajos de light-painting y con este vídeo que nos traen nuestros compañeros de Applesfera, queda demostrado que los que daban por bueno el empate técnico entre un iPad y una piedra se equivocaban, ya que con la última nunca podríamos construirnos un kit de iluminación de estudio.

El señor Jesse Rosten, en un alarde de ingenio para llamar la atención, ha decidido utilizar un montón de dispositivos Apple iPad para crear paneles de luz fría y hacer sus fotos de estudio, tal como lo haríamos normalmente con tubos fluorescentes. Y es que hay quien parece que se empeña en buscarle aplicaciones de todo tipo al dispositivo de la manzana.

Una ventaja que le veo es que podríamos teñir la luz del color que nos de la gana sin necesidad de usar incómodos filtros. Además, también tendríamos la posibilidad de operar sin alimentación por cable probablemente durante toda la sesión, lo cual evita siempre algún tropiezo desafortunado y puede ser especialmente interesante si trabajas con “luces” caras.

¿Desventajas? Pues además del esfuerzo de tener que fabricártelo tú mismo, a lo mejor los paneles resultan un tanto pesados y, por otra parte, no es una fuente de luz demasiado potente ...ah y ¿qué me decís de los 4.500 dólares que ha costado?

Vía | Applesfera
Más información | Blog del autor

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

14 comentarios