Sigue a

portada

Si te gusta la fotografía de naturaleza, y tienes un teleobjetivo, puede ser interesante tratar de fotografiar aves al vuelo. Se trata de una modalidad divertida, que depende en una cierta parte de la suerte del fotógrafo, pero eso no lo será todo: también es necesario tener algunos conceptos bien claros.

Configuración de la cámara

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que los controles de modo de enfoque, sensibilidad, velocidad de obturación, apertura de diafragma, deben estar ya correctamente ajustados en el momento de disparar. El momento no va a esperar a que tú configures tu cámara. Así que antes de empezar a fotografiar, hay que evaluar la luz y configurar los parámetros teniendo en cuenta el fondo del lugar al que vas a disparar (el cielo, el borde de un barranco, el agua, etc).

buitre leonado Buitre Leonado (Sergio Perea)

En este punto, hay que tener bien clara la diferencia de luminosidad entre el ave y el fondo. Por ejemplo, hay ocasiones en las que el cielo (que hará de fondo) es demasiado luminoso y por tanto deberás realizar un ajuste de compensación de exposición o el ave aparecerá demasiado oscura. En este sentido mucha gente prefiere disparar ajustando a prioridad de apertura y seleccionando un ISO que permita un tiempo de exposición muy corto (en torno a 1/800 para congelar el movimiento de las aves). Yo personalmente siempre disparo en manual. Cada maestrillo tiene su librillo.

buitre leaonado Buitre leonado (Sergio Perea)

Una forma de iluminar esas aves puede consistir en usar un teleflash. Este es un accesorio muy utilizado en fotografía de naturaleza, y sirve para iluminar motivos lejanos. En ocasiones pueden ser costosos, pero hay miles de tutoriales en internet enseñando a fabricarse uno de forma casera. En este punto me gustaría recomendar fervientemente que tengáis muy en cuenta la especie que váis a fotografiar y si el uso de este accesorio puede molestar al animal.

teleflash

Otras consideración se refiere al modo de disparo: es preferible disparar en ráfaga, ya que el momento adecuado durará muy poco y os asegurará capturarlo. También es bueno cuidar el enfoque: el sensor AF suele tener más calidad en la zona central, así que enfocad en ese punto.

Además es conveniente utilizar el modo de enfoque contínuo, para enfocar en todo momento a un objeto en movimiento. Pero ¡ojo! no os toméis esto como una norma, porque hay casos donde tendréis que plantearos cambiar esta estrategia. Por ejemplo: si aparecen varias aves en el encuadre, podríais plantearos utilizar una medición ponderada matricial. Lo mejor es experimentar uno mismo e ir adquiriendo experiencia.

Equipo necesario

En cuanto al equipo, ni que decir tiene que menos de 200mm es dejar la fotografía a la suerte del fotógrafo. Lo deseable sería acercarse, pero lamentablemente, en estas situaciones no depende tanto de nosotros como de las ganas del animal de llevarse una buena sesión de fotos.

Es posible utilizar multiplicadores de focal en nuestros objetivos para lograr más acercamiento, pero hay que tener en cuenta que estos accesorios reducen la luminosidad del objetivo, que en esta situación es muy importante. Estamos disparando a tiempos de exposición muy cortos y podríamos necesitar abrir bien el diafragma o tendremos que tirar de ISO, lo cual aumenta el ruido de la toma.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios