Publicidad

Fujifilm Instax Mini LiPlay, análisis: una cámara instantánea bonita y muy práctica como impresora
Análisis y pruebas

Fujifilm Instax Mini LiPlay, análisis: una cámara instantánea bonita y muy práctica como impresora

HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

En Fujifilm ya hace tiempo que decidieron ir a por todas con sus cámaras instantáneas Instax (e impresoras) debido a la buena acogida, con un mercado con cada vez más y más opciones. Hace algunas semanas dieron una vuelta de tuerca, más allá de nuevos diseños que básicamente hacen lo mismo, y presentaron la Fujifilm Instax Mini LiPlay con el curioso (e innovador) reclamo de poder añadir clips sonoros a las instantáneas tomadas e impresas. Una forma de ampliar la experiencia de tener copias instantáneas en papel con un extra diferente.

Hemos podido probar esta nueva funcionalidad en un modelo de esta cámara instantánea híbrida y comprobar qué resultados globales ofrece.

Fujifilm Instax Mini LiPlay: Características

Fujifilm Instax Liplay 4304

Sensor de imagen

CMOS de tipo 1/5 con filtro de color primario

Número de píxeles grabados

2560 × 1920 píxeles

Almacenamiento

Memoria interna, Tarjeta de memoria micro SD/micro SDHC (Aproximadamente 45 imágenes en memoria interna; aproximadamente 850 imágenes por 1 GB en la tarjeta de memoria micro SD/micro SDHC)

Distancia de enfoque

f = 28 mm (equivalente a una película de 35 mm)

Abertura

F2

Velocidad del obturador

De 1/4 de segundo a 1/8000 de segundo (conmutación automática)

Sensibilidad

De ISO 100 a 1600 (conmutación automática)

Efectos

6 filtros, 10 marcos (3 disponibles con accesos directos)

Grabación de sonido

Es posible grabar sonido mientras se fotografía o se reproduce una imagen.

Película utilizada

FUJIFILM INSTAX Mini (86 mm × 54 mm)

Pantalla LCD

TFT de 2,7 pulgadas y aproximadamente 230.000 puntos

Dimensiones

82,5 mm × 122,9 mm × 36,7 mm

Peso

255 g

Precio

169€

Diseño y construcción

Fujifilm Instax Liplay 4297

LiPlay está disponible en tres colores muy llamativos, nosotros hemos probado la de color negro, con detalles en tono cobre. Cada uno de los tres modelos tiene una textura y acabado diferente. Esta textura rugosa ayuda a mejorar el agarre de la misma (aunque tampoco demasiado) más allá de su mera función estética. Si bien es cierto, que la cámara es realmente bonita en las manos y mantiene ese espíritu retro que tan bien sabe cuidar Fujifilm.

En cuanto a su tamaño, la cámara es cómoda de manejar, algo más pequeña que otras Instaxde los bordes para darle al dispositivo una sensación más retro.

Fujifilm Instax Liplay 4299

En el frontal encontramos el objetivo acompañado en el mismo marco de un pequeño flash led y un plástico curvado a modo de espejo donde nos podemos ver reflejados para los habituales selfis. Y dos botones más completan esta parte: el disparador y el botón de grabación de audio. El resto de botones encontramos en la parte superior el de encendido justo a tres botones funcionales, numerados del 1 al 3 que básicamente solo sirven para añadir algunos de los tres marcos preseleccionados que podemos asignarles. Poco sentido a esto, puesto que hubiese sido más práctico dejar un único botón que presionando cambie de marco, ya que podemos elegir entre los diez preconfigurados, además de efectos de color. Y no son especialmente bonitos, en nuestro opinión. Con efectos que no causan sensación hoy en día, pero que parece más enfocado a los usuarios más jóvenes.

Fujifilm Instax Liplay 4310

En la parte trasera encontramos una pantalla LCD, que no luce de forma especial si la comparamos con cualquier cámara digital, pero que justifica su presencia al poder revisar las capturas y poder asignar efectos sin depender tanto de la aplicación móvil. El caso es que acostumbrados a pantallas de móviles y cámaras con una calidad notable, esta queda un poco deslucida. Y ya que se incluye, no hubiese estado mal que fuera táctil al menos. Pero viene acompañada de más controles en una disposición que invita a su uso en vertical en todo momento pero que, aunque de forma algo rudimentaria y básica, cumplen su función.

Funcionamiento

Fujifilm Instax Liplay 4302

Ante todo hay que aclarar que no es solamente una cámara instantánea, puesto que no imprime la foto tras su captura, sino que al contar con sensor digital y pantalla, podemos imprimirla a posteriori o incluso descartarla (además de poder imprimir otra foto cualquiera que no hayamos tomado con la cámara, simplemente enviándola a través de su correspondiente aplicación). No es necesariamente una desventaja, más bien al contrario. En Fujifilm han sabido ver el potencial de sus impresoras Instax, muy útiles y prácticas para poder imprimir en película Instax cualquier foto que queramos y, ahora, la han "insertado" en una cámara híbrida que nos permite también la captura de imágenes.

Fujifilm Instax Liplay 4317

Cumple esa doble función, la de cámara y la de impresora, siendo ambas independientes y pudiéndose utilizar indistintamente y es uno de los grandes aciertos

Eso sí, se pierde el encanto de no ver la captura realizada hasta tenerla impresa en papel, pero a cambio ganamos esa agradecida posibilidad de repetir la toma si no nos convenció y el consiguiente ahorro de película. O simplemente guardarlas en la memoria de la cámara para imprimirla después. O incluso descargarla con el resto de nuestras fotos digitales.

Por tanto, esta cámara cumple esa doble función, la de cámara y la de impresora, siendo ambas independientes y pudiéndose utilizar indistintamente y es uno de los grandes aciertos. De hecho es lo más interesante de este modelo que llega con unos diseños llamativos y un manejo sencillo pero completo para quien quiera sacar el máximo partido a su doble funcionalidad.

Fujifilm Instax Liplay 4311

El proceso de impresión está muy optimizado porque Fujifilm ya lleva años puliendo este proceso con sus Instax y resulta bastante ágil, pero no menos mágico y emocionante. Para darle un plus de estímulo, la pantalla genera una animación como si la foto estuviera pasando por ella mientras se imprime y realmente aparece por su ranura.

Donde encontramos un enorme potencial es en su otra posibilidad: como impresora instantánea. A través de la aplicación (para iOS y para Android) podemos enviar cualquier foto (tomada o no con la LiPlay), previamente ajustada, a la cámara para imprimirla. Evidentemente si la foto original está tomada con una cámara mejor, los resultados son mucho mejores que si están capturadas con la propia cámara (lógicamente más limitada en cuanto a nitidez y calidad general), pero sigue teniendo ese encanto y maravilloso color que ofrece la película Instax. Es como unir lo mejor de dos mundos, la nitidez y facilidad de lo digital con el color, aspecto y acabado de la fotografía química.

Un detalle a tener en cuenta es que la batería nos permite cierta autonomía pero no podremos reemplazarla, si se agota, nos saltará el aviso y tendremos que realizar la carga correspondiente a través de USB y esperar aproximadamente unas dos horas o algo más en tener la carga completa. No se puede sustituir y esto, a la larga y con un uso intensivo, puede ser un hándicap a tener en cuenta.

Clips de audio: una mera curiosidad que resulta lo menos interesante

Fujifilm Instax Liplay 4328

Como comentamos, esta cámara híbrida llega con la innovadora posibilidad de agregar clips de audio a las fotos. ¿Cómo funciona eso? simplemente podemos realizar una grabación de audio de hasta 10 segundos presionando el botón del frotanl y luego asignarlo a la foto que hemos tomado. Hasta aquí muy simple, podemos desde el menú incluir el correspondiente código QR a la imagen, elegir la ubicación, color,... y se imprime. Luego ese código QR puede ser leído a través de smartphone donde se verá la imagen y el mensaje de audio grabado. Este clip de audio queda almacenado en los servidores de Instax para que puedan ser reproducidos por cualquiera que tenga la foto y la escanee.

Fujifilm Instax Liplay 4305

Hasta aquí la originalidad de imprimir con sonido. Tras las pruebas, queda simpático la opción en las primeras veces, pero es añadir más complejidad al proceso, más allá de "ensuciar" la impresión con un feo código en una esquina solo para el detalle de incluir un pequeño audio (puede ser una felicitación, una dedicatoria, un fragmento musical...). Pero poco más.

Resultados y calidad

Cabe destacar que la calidad de imagen que se obtiene de la captura no es especialmente buena, teniendo en cuenta las especificación técnicas, pero no olvidemos que están pensadas para imprimirse en papel Instax, a un tamaño muy pequeño y con su peculiar efecto, lo cual le otorga ese aspecto retro interesante. Ahora bien, para obtener los mejores resultados la captura tiene que disponer de la mejor luz posible, aunque es algo obvio el pequeño y limitado sensor lo agradece. Para selfies o fotos rápidas y divertidas, cumple bien, pero siempre tenemos la posibilidad de imprimir cualquier foto desde la aplicación y ahí la impresora se antoja como lo mejor de esta cámara híbrida.

Conclusiones y la opinión de Xataka Foto

Fujifilm Instax Liplay 4323

La cámara tiene un diseño bien cuidado, un tamaño manejable y su manejo es sencillo, a pesar de los botones mejorables. No cuenta con una batería extraíble ni pantalla táctil, pero por contra nos ofrece esa doble posibilidad de cámara y de impresora instantánea y ahí gana muchos enteros esta Instax LiPlay.

Además, el precio es bastante interesante si la comparamos con otros modelos por todo lo que ofrece. Más allá de los clips de audio, que como decimos, es casi anecdótico y creemos que no será el principal uso.

Por diseño y funcionalidad su público más apropiado serán los jóvenes, pero es cierto que una vez la pruebas, es una cámara divertida y especialmente práctica para imprimir en papel instantáneo.

Fujifilm Instax Liplay 4316

La cámara ha sido cedida para el análisis por parte de Fujifilm. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Fujifilm instax Mini LiPlay Negro

Fujifilm instax Mini LiPlay Negro

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir