Compartir
Publicidad
"Los fotógrafos debemos dar un paso más por delante de lo que ve todo el mundo", Vicente López Tofiño, el amigo de la fotografía
Entrevistas

"Los fotógrafos debemos dar un paso más por delante de lo que ve todo el mundo", Vicente López Tofiño, el amigo de la fotografía

HOY SE HABLA DE
Publicidad
Publicidad

Vicente López Tofiño es un fotógrafo enorme. Puede que poca gente fuera del mundo fotográfico lo conozca, pero seguro que si eres fotógrafo has tenido algún contacto con él. O siempre conocerás a alguien que ha tenido la suerte de estrechar sus manos. Tiene ojos pícaros que han vivido, una sabiduría inmensa y una forma de fotografiar que le sitúa al lado de los clásicos. Algún día su nombre, Tofi, sonará delante de Premio Nacional de Fotografía.

Vicente López Tofiño tiene pocos libros publicados. Siempre ha querido ayudar a los demás antes que detenerse en su enorme trabajo. Es difícil encontrar su trabajo en internet. Afortunadamente podemos encontrar en la librerías 'Cuenca en la mirada', 'Familias españolas del siglo XXI' (libro que realizó con Castro Prieto, Díaz Burgos y Raúl Ortega). Todos los que conocemos a Tofi queremos su gran libro, aquel que permita que todo el mundo le conozca.

En Xataka Foto nos hemos reunido con él para hacerle una serie de preguntas y conocer a este fotógrafo nacido en Cuenca en 1949, con numerosas publicaciones en diversos medios, premios y exposiciones, para que nos cuente historia de la fotografía. Y como siempre no podemos dejar de aprender.

¿Qué te llevó a hacer tu primera fotografía? ¿Era por tradición familiar? ¿Siempre has sido fotógrafo?

Yo empecé en este mundo por una casualidad. Le tenía mucho miedo a las cámaras porque en los años 60 eran bastante más complejas, con el telémetro, el enfoque manual... Y me asustaban. Me veía incapaz. Alguna vez, incluso cuando me dejaban una, no conseguía nada en absoluto. Así que me puse como reto conseguir algo bueno.

Peru 1 Perú

Y de repente se pone en contacto conmigo un hombre para que le ayude en su laboratorio. Pero por la fama que tenía de trabajador, más que por mi experiencia. Así que en el año 69 empecé con él en su estudio de fotografía industrial. Entré como laborante, para hacer las copias.

El primer día me enseñó la ampliadora y me deja los baños químicos en sus cubetas con una caja de papel de 100 hojas. Hizo la primera copia y me dijo que siguiera yo... Cuando volvió había gastado la caja y los papeles sin ninguna imagen... Me dijo que siguiera probando hasta que lo lograse. Y así fue todo. Con este trabajo estuve durante 7 u 8 años. Con el tiempo me dejó una Rollei de formato medio para que los dos hiciéramos las fotos y luego me metía en el laboratorio.

Luego ya llegó la época del color, con sus cinco baños y su temperatura controlada que solo nos permitía revelar por la noche. Aquellos fueron los años de las revistas de arquitectura y las empresas de construcción y materiales. Así estuve hasta 1977. Fue todo por casualidad.

Una de tus labores más destacadas es la docencia. Diste clases en numerosos centros. ¿Qué sacaste de aquellos años? ¿Cómo sería una escuela de fotografía ideal?

He estado 20 años dando clases. He tenido épocas muy buenas con muchos alumnos. Es una labor dura si realmente quieres enseñar a la gente, innovar y meterte en la piel de cada uno para ver por dónde va su estilo para ayudarle... Es algo que me afectó bastante los últimos años. Estuve desde 1984 hasta 2004.

R Dominicana 2 República Dominicana II

Todo empezó en la época del alcalde de Madrid Tierno Galván, que nos dejó centros a los que estábamos metidos en los concursos y sociedades en aquellos años para enseñar. Primero estuve en Canillejas, Coslada, luego en La Cultural de Telefónica y por fin en el Luis Gonzaga que es donde nos conocimos.

¿La escuela ideal? Pues yo creo que lo más importante son buenos profesores entregados. La mayoría de las escuelas actuales son caras. Así es que estaría bien que hubiera algunas más económicas apoyadas por empresas o entidades culturales o gubernamentales. Y que dieran la posibilidad de acceder a fotógrafos importantes dispuestos a enseñar.

¿La escuela ideal? Pues yo creo que lo más importante son buenos profesores entregados.

Y que huyan de los egos que a veces encontramos en este mundillo para evitar conflictos y competiciones innecesarias. Es un mundo duro, en el que ahora hay mucha gente que quiere aprender y saber. El problema es que, como ocurre siempre, hay gente que se cree que sabe mucho de fotografía y no es así.

Tiene que haber más escuelas públicas y que la fotografía se desarrolle e imparta igual que la pintura por ejemplo. En España la cultura está difícil... Sería estupendo que llegara a ser una carrera universitaria para trabajar la imagen en condiciones. Es verdad que en Ciencias de la Información, en Bellas Artes podemos encontrar temarios. Pero hay que trabajar el sentido de la imagen.

Orgullo Gay Orgullo gay

Uno de tus proyectos más interesantes es la labor que haces en tu querida provincia. Con ‘Cuenca en la mirada’ contactas con fotógrafos para que cuenten a su manera la vida o el paisaje conquense ¿Cómo es el proyecto? ¿Cómo te enfrentaste tú mismo a esta serie que hemos podido ver en Cuenca y en el Museo de la fotografía de Huete?

Es un proyecto que nos hizo el director de cultura de Cuenca a mi y a Publio López Mondéjar. La idea surgió a partir de un concurso fotográfico con muy buenos premios pero que cada año las fotos que llegaban eran peores... Este tema de los concursos es algo preocupante porque el nivel está bajando a pesar de todo por culpa del famoso concepto que no funciona si no está unido a nada más.

Enlazando con la pregunta, en el último concurso se ponen en contacto con nosotros y empezamos a trabajar y hablar con otros fotógrafos como Cristina García Rodero o Isabel Muñoz. Precisamente esta última fue la primera que formó parte del proyecto 'Cuenca en la mirada'. Y a partir de ahí empezamos a hablar con más fotógrafos. El segundo lo hizo Castro Prieto, luego vino Masats, Jean Marie del Moral, Díaz Burgos, Navia...

Y para el último, el propio Publio se empeñó en que tenía que ser el mío. Entonces ya intuíamos que el proyecto estaba llegando a su fin, a pesar de las ideas y los contactos que estábamos preparando por incompatibilidad entre las distintas instituciones que participaban en este tema. Al final han quedado 7 libros de 'Cuenca en la mirada'.

Tofi Cuenca

Yo, al ser de Cuenca, enlacé lo que tenía con las nuevas imágenes que hice en los años 2014-2015. He visitado Cuenca muchas veces y siempre me traigo cuatro o cinco fotos. Voy a ver a mi familia y si veo una luz especial, saco la cámara. Tuve la oportunidad de conectar con distintas personas y así buscar la vida cotidiana en Cuenca. Hay trabajos de los años 80 y actuales. Analógico y digital. Y todo tiene la misma mirada. La cámara siempre tiene que dar igual.

En tus series ‘Gente corriente’, ‘Familias españolas del siglo XXI’, ‘Semana Santa de Cuenca’, 'Cuenca en la mirada'... predomina el blanco y negro pero no olvidas el color. ¿qué es lo que te mueve a elegir una forma u otra?

El blanco y negro es lo que más me atrae porque empecé con él, con la fotografía industrial. Utilizaba el baritado, luego llegó el papel RC, el papel de plástico... Yo siempre he tenido en la cabeza el blanco y negro. Soy, como decía una amiga, fotógrafo de blanco y negro. En el trabajo también he hecho color... En mis clases investigaba y durante un tiempo lo que hacía era pintar en color sobre los baritados. De allí salió un homenaje a los pintores.

El color me lo pide el tema. India es color, también Perú... pero depende de muchas cosas. El color me gusta pero rechazo la saturación excesiva. Yo, Fernando, prefiero el blanco y negro. Es más interesante. A lo mejor es porque me mejora las fotos (se ríe).

Vallecas 1 Vallecas

Quizás eres uno de los mejores laborantes que tenemos en este país. ¿Crees que a los jóvenes fotógrafos les falta vivir esa experiencia para entender realmente qué es la fotografía? ¿O lo digital nos deja sentirla de la misma forma?

Cada día me da más pereza meterme en el laboratorio... Es una herramienta diferente pero las sensaciones son las mismas. En analógico se han encarecido los materiales. Los carretes ya no valen 300 pesetas, cuestan 9€. El mundo digital es más económico. Lo que te da la digital no te lo da la analógica. Y viceversa. Ahora hay gente que está volviendo o descubriendo el mundo químico. Yo incluso trabajo con mis ampliadoras cuando me da el punto... Tengo tanto material analógico que tengo un armario lleno de productos que compré en 'Riesgo', la tienda de la calle Desengaño, de Riesgo y me voy haciendo mis baños y voy trabajando de vez en cuando.

Yo me refería a que ahora hay cierta tendencia a pensar que todo se puede solucionar con Photoshop...

Pero eso nunca es bueno. La gente hace cosas que no se las creen. La fotografía hay que hacerla en el momento de la toma. Conseguir una buena fotografía con lo que tienes delante. El resultado final puede ser bueno o malo. Pero es lo que tú has visto. No vale con meterte en Photoshop y empezar a manipular.

La fotografía hay que hacerla en el momento de la toma. Conseguir una buena fotografía con lo que tienes delante.

Si tienes algo delante de ti debes analizarlo y componer, ver la luz a través de la composición, de las líneas para dar forma a una fotografía curiosa o buena. Los fotógrafos debemos dar un paso más por delante de lo que ve todo el mundo.

¿La fotografía es una herramienta social o es una mera expresión artística?

Creo que tiene una labor social. Yo soy fotógrafo, no artista. La fotografía representa a la sociedad. Lo que pasa es que la sociedad da mucho de sí. La vida es lo que hay que enseñar con una cámara. Mis referentes fotográficos son los que nos han enseñado la pura vida. De una forma que no ha visto ninguna otra persona. Es que aparte de mirar hay que aprender a conectar. Y saber qué es lo que han hecho otros ante una situación similar.

India 1 India

Yo siempre busco algo que va a pasar. Encuentras una imagen que pasa, que tienes que ver, que no te esperas pero que está ahí.

Creo que eres uno de los fotógrafos que más compañeros conoce. Eres el vínculo entre ellos. Y seguro que tienes una serie que cuente la historia mejor que nadie. ¿Cómo ves la fotografía en nuestro país?

Nuestra fotografía es muy importante pero no tiene proyección internacional. He estado en subastas internacionales de fotografía y no hay un solo fotógrafo español... y muchos les dan cien vueltas a los más populares en las subastas. Es el tema del mercado y es así.

Es algo que depende de las galerías y las casas de subastas. Ves el trabajo de Gursky que me deja frío, está bien para llenar una pared pero a mí no me motiva... Pues en una subasta en Nueva York empezaba la cotización de una obra suya en 300.000€. Y Salgado solo por 5000€... El mercado es el mercado.

Rapa Das Bestas Galicia 1 Galicia

El problema es que la fotografía española no se ha movido y que no hay medios. Algunos tienen agencias que los mueven y tienen éxito, como Cristina García Rodero o Isabel Muñoz. Pero hay más fotógrafos con calidad suficiente para estar ahí arriba.

¿Qué le dirías a un fotógrafo de hoy?

Hace poco he estado con un joven alumno. He estado mirando un trabajo que me ha enseñado y le falta coherencia. Va buscando imágenes pero no tiene un referente. No se centra en nada. Hace muchas cosas pero con una calidad muy desigual. No es capaz de unificar. Lo que le he dicho es que tiene que preparar algún proyecto, algo que realmente le atraiga, ver a otros fotógrafos cómo trabajan y luego olvidarse del tema de la herramienta, de la cámara.

Hay que trabajar y trabajar. Tener referentes firmes y escapar un poco de lo que dictan las redes sociales.

Las imágenes salen de muchas maneras y no hace falta tener la mejor cámara del mundo porque tú se la puedes dar a cualquiera y venir con una puesta de sol como mucho y no es capaz de hacer la foto.

Tofii Vicente López Tofiño

Hay que trabajar y trabajar. Tener referentes firmes y escapar un poco de lo que dictan las redes sociales. El fotógrafo tiene que saber qué es lo que realmente le atrae. Yo tuve una época en la que me atraían los interiores por su atmósfera, por su luz. Eso es lo que tienes que ver. Todo es trabajar y trabajar. Coge la cámara y muévete.

Seguiríamos aprendiendo de Vicente López Tofiño. Ha sido el maestro de muchos fotógrafos. Y nos ha permitido ver de otra manera. Olvidarnos de la cámara para centrarnos en la realidad. Ahora seguro que está en algún lugar del mundo con la cámara al hombro, acompañando a sus amigos. O en un taller. Y siempre dispuesto a hablar, a disfrutar de la compañía del otro, porque aunque la fotografía es un trabajo solitario, no tiene sentido si no te puedes sentar con los amigos.

Fotografías de Vicente López Tofiño reproducidas con permiso del autor para este artículo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio