Compartir
Publicidad
“Siempre intento buscar un componente artístico en mis encuentros con las aves”, Mario Suárez, fotógrafo de naturaleza
Entrevistas

“Siempre intento buscar un componente artístico en mis encuentros con las aves”, Mario Suárez, fotógrafo de naturaleza

Publicidad
Publicidad

Hace algo más de un mes os mostrábamos las fotografías ganadoras del concurso Bird Photographer of the Year 2018 en donde destacábamos a dos españoles como ganadores en alguna de sus categorías. Uno de ellos, Mario Suárez Porras, obtuvo premio en nada menos que tres categorías distintas. Por eso, hemos querido charlar con este fotógrafo de naturaleza y vida salvaje para conocerle un poco mejor.

Desde luego no es la primera vez que este asturiano logra un premio; de hecho ha conseguido destacar en muchos de ellos y ha publicado en numerosas revistas de naturaleza, periódicos y publicaciones nacionales e internacionales a lo largo de su ya amplia carrera como fotógrafo especializado en aves. Una carrera que compagina con su profesión como maestro de primaria en su tierra, con niños a los que pretende inculcar su amor por la naturaleza.

Mario Suarez Fotografiando Mario Suárez en acción fotografiando limícolas.

Muy buenas Mario, gracias por atendernos. Para empezar, háblanos un poco de tu trayectoria ¿Cómo empezaste? ¿Qué es lo que te llevo a convertirte en fotógrafo?

Comencé con la fotografía a los trece años cuando mi padre me regaló su réflex, pues veía que yo no paraba de trastear con un par de cámaras que había por casa y que con ellas conseguía hacer fotos tan buenas como las que él hacía con su réflex, una vieja Fujica ST-705. Además, en esos años de preadolescencia estaba muy influenciado por todo lo artístico, pues recientemente había empezado a ir a clases de pintura y en mi tiempo libre dedicaba muchas horas a ver revistas, libros y enciclopedias de arte y fotografía (recordemos que entonces Internet no existía).

Cuando empecé en el instituto tuve la suerte de que unos alumnos habían creado un grupo de fotografía y la dirección del centro les había proporcionado un pequeño cuarto para instalar una ampliadora en blanco y negro… Allí pasé muchísimas horas, incluso alguna en las que había clase y todo. Por tanto, toda mi época de instituto la pasé muy enganchado al blanco y negro; y todos mis ahorros iban para ese laboratorio, para libros de fotografía y algún que otro disco para copiar en una cassette y disfrutarlo mientras echaba horas y horas revelando en el pequeño cuarto oscuro del instituto.

Mario Suarez Alcatraz 'Alcatraz dormido' de Mario Suárez

Yo creo que lo que me llevó a engancharme totalmente en la fotografía desde bien joven fue la posibilidad de crear con ella distintas visiones y unirlas a la atracción que sentía hacía la pintura. De hecho, muchos de los cuadros que pintaba en esa época eran a partir de fotografías en blanco y negro que hacía de viejos rincones o detalles que delataban el paso del tiempo, y con los óleos ponía fin al proceso creativo que había iniciado con una fotografía.

¿Fuiste en búsqueda de los animales o fueron ellos los que te encontraron? En otras palabras ¿Por qué te especializaste en fauna y, concretamente, en aves?

Después de estar muchos años con el blanco y negro me pasé a la diapo y empecé a fotografiar la naturaleza tan maravillosa que tenemos en Asturias, paisaje principalmente. En esos años prácticamente no hacía fauna, pues en aquella época de la diapositiva cada foto costaba un dinero y, como todos sabemos, para hacer fotografía de fauna hay que hacer muchas tomas para conseguir buenos resultados, pues la acción siempre está ligada a la fauna. Hoy en día no cuesta darle al disparador y yo mismo en una mañana fotografiando aves puedo venirme a casa con más de mil fotos y eso antes era un dineral en rollos y en revelado.

Recuerdo que cuando hice el cambio de lo analógico a lo digital, en el año 2002, valoré mucho el tema de un buen autofocus y de la estabilización en los objetivos, pues al ver que en la fotografía digital no había que gastar en carretes y en revelados se me empezó a pasar por la cabeza empezar a fotografiar fauna. Desde pequeño mi padre me transmitió el amor por los animales y por la naturaleza en general, y tras valorar seguir con Fuji o Pentax, que eran los cuerpos réflex que tenía, hice el cambio a Canon por el autofocus ultrasónico USM que proporcionaba el sistema EOS, y por la existencia de un zoom 75-300 mm que además de poseer ese rápido enfoque también tenía estabilización. Creo que fue el primero del mundo en disponer de un mecanismo óptico de compensación del movimiento de la cámara destinado a las cámaras réflex. Un objetivo al que, ya cuando salió a mediados de los 90, le había echado el ojo y que finalmente pude hacerme con él para dar mis primeros pasos en fauna.

Mario Correlimos 'Correlimos despegando' de Mario Suárez.

Empecé directamente con las aves, no es que los mamíferos no me gusten, de hecho este verano viajé a Finlandia a fotografiar osos y este otoño iré al Reino Unido a fotografiar ciervos, pero las aves siempre ejercieron una fuerte atracción hacia mí. Desde bien pequeño me llamaban poderosamente la atención, creo que por su capacidad de volar y, en definitiva, la libertad. Entre las aves, las marinas son mis preferidas, y en los últimos quince años he empleado muchas horas fotografiando estas aves viajeras en las que me he especializado.

¿Cómo definirías tu trabajo?

Cuando uno empieza a fotografiar aves siempre se tiende hacia una visión más documentalista que artística. El acercarse muchísimo, que el ave ocupe la mayor parte del fotograma y que tenga el mayor detalle posible es el reto. Esto quizás sea lo más adecuado para una guía de aves, pero si lo que queremos es una visión artística hay que huir de esto e ir a planos más abiertos donde primen la composición y el entorno.

Como contrapunto a esto, están lo que yo llamo abstracciones o estudios de aves. Aquí la cercanía sí importa, pero desde una visión que nos cambie la figura del ave tal y como es en realidad. Centrarnos en algo de su cuerpo, principalmente la cabeza, aislarla y componer para crear una abstracción que nos dé una visión artística que el mero retrato no es capaz de dar. También intento buscar distintos encuadres, fondos o luces que mejoran mis fotografías. Utilizar distintas temperaturas de color en la cámara para crear atmósferas especialmente frías o cálidas, las claves altas o bajas, el jugar con los vuelos de las aves a bajas velocidades de obturación para conseguir “pinturas”, los desenfoques y las dobles exposiciones que crean ambientes oníricos… Éstas son algunas de las técnicas que utilizo para conseguir ese componente artístico que siempre intento buscar en mis encuentros con las aves.

Mario Frailecillo Bajo La Lluvia 3o Puesto En Atencion Al 'Frailecillo bajo La lluvia' de Mario Suárez. Tercer puesto en categoría ‘Attention to Detail’ del Bird Photographer of the Year 2018

¿Cuáles son tus referentes?

Desde muy joven, siempre me gustaba mirar los libros de Frans Lanting. De los fotógrafos actuales de naturaleza me gustan mucho los europeos, franceses y alemanes sobre todo, que creo que le dan un toque especial a la fotografía de naturaleza. Por ejemplo Vincent Munier, Jonathan Lhoir, Bastien Riu, Werner Bollmann, Radomir Jakubowski, Theo Bosboom, Michel D'oultremont y Stefano Unterthier.

¿Crees que ha ejercido gran influencia para ser fotógrafo el hecho de haber vivido en una zona donde la naturaleza es abundante como en Asturias?

Sin lugar a dudas, Asturias siempre es una ayuda para todo y en el caso de los que amamos la naturaleza con más razón. El poder salir de casa y estar disfrutando de una naturaleza tan rica y variada como la que tenemos aquí es un lujo.

Ejerces como profesor de primaria pero ¿te gustaría poder dedicarte solo a la fotografía? ¿Crees que es posible hoy día en nuestro país para un fotógrafo de naturaleza?

Es una pregunta difícil, con las dos disfruto mucho. El ser maestro (me gusta más ese término) es una de las profesiones más gratificantes que existen si se tiene vocación. Lo que sí sé seguro es que, a pesar de las largas vacaciones de las que dispongo, sí que echo en falta poder disponer de algunos días libres en momentos concretos, como a mitad del invierno o de la primavera, donde hay muy buenas oportunidades para la fotografía de aves. Pero no me quejo en absoluto.

Mario Amores De 'Amores de arao' de Mario Suárez

Y con respecto a la segunda pregunta, creo que es muy difícil vivir sólo de la fotografía. Sólo un par de mis amigos fotógrafos son capaces. En mi caso, gracias a los premios, a alguna charla, a algún taller o a alguna venta dentro del Colectivo Portfolio Natural al que tengo el honor de pertenecer, consigo un dinero extra que nunca viene mal para ayudar a la renovación del material o al plantearme algún viaje fotográfico.

Dices en tu web que intentas inculcar a tus alumnos el amor por la naturaleza… ¿y por la fotografía?

En mi vida siempre pongo por delante la naturaleza a la fotografía, es mucho más valiosa, y como en las clases no hay mucho tiempo para salirse de la programación, pues hablo más de naturaleza. Pero en algún curso que me tocó dar plástica y visual, sí que pude hablar algo de fotografía. O con alguna charla que di a padres y alumnos en el salón de actos. Creo que también pongo mi granito de arena en el amor por la fotografía.

¿Qué les dirías a los jóvenes fotógrafos que empiezan? ¿Les animarías a dedicarse a la foto de naturaleza?

Pues les diría que disfruten en cada salida y en el momento de hacer o crear las fotografías. Y especialmente los días que salen buenos, pues habrá muchas jornadas en las que nos vengamos de vacío tras un buen madrugón, una larga caminata, un día de frío...

Les diría también que es mejor prepararlo todo bien y a gusto de uno, sin prisas. Que vale más una foto buena que te llene, que no cientos de imágenes que a los pocos días tirarás a la papelera. También que no hace falta irse lejos para hacer grandes fotos de animales o paisajes. Que se pueden hacer cerca de uno si observamos bien y utilizamos un poco la imaginación. Y por último, que pensemos que cada año que pase, haremos mejores fotos, pues no sólo irán mejorando nuestros equipos, también nuestra visión fotográfica.

Mario Limicolas En La Pleamar 2o Puesto En Aves En Su 'Limícolas en la pleamar' de Mario Suárez. Foto premiada en categoría ‘Birds in the Environment’ en los Bird Photographer of the Year 2018.

¿Qué equipo sueles utilizar? ¿Qué es lo que llevas en tu mochila normalmente?

Pues como dije anteriormente soy canonista desde hace más de quince años. Es una marca que me da mucha confianza y seguridad. En la mochila siempre llevo dos cuerpos, uno full frame y otro con recorte (intento que siempre sean los más actuales de la marca) y que suelo utilizar indistintamente dependiendo de las condiciones de luz, lejanía, especies… Los combino con el 300 mm F2,8 del que estoy enamorado; De hecho hace menos de un año vendí el 500 mm ya que cada vez lo utilizaba menos. También siempre me acompañan los dos convertidores de focal que funcionan maravillosamente con el 300 mm F2.8.

Debido a que el objetivo de mis salidas fotográficas son casi siempre las aves no suelo meter mucho más. A veces, si veo que hay condiciones de incluir un entorno que merezca la pena también meto el Canon 100-400 mm, que es otro objetivo maravilloso para fauna por lo pequeño que es y por la gran calidad y versatilidad que ofrece, sobre todo la versión II que siempre que lo utilizo no dejo de asombrarme por su potencial. Además de este material suelo llevar una funda de agua por si llueve y así poder seguir con la sesión, pues la lluvia es siempre un plus.

Eres miembro de varias asociaciones de fotógrafos de naturaleza como AEFONA y AFONAS ¿Qué aportan estas asociaciones para el fotógrafo? ¿Crees que son imprescindibles?

Pues en el caso de la asturiana, AFONAS, es un honor ya que fui socio fundador y actualmente ocupo la presidencia. Y en el caso de la nacional, AEFONA, un orgullo estar ahí apoyando y apostando por la fotografía de naturaleza en nuestro país. Creo que son prescindibles, lo único imprescindible para el fotógrafo de naturaleza es el amor por la naturaleza, pero sí que es verdad que nos ayudan y nos aportan cosas: Nuevos amigos fotógrafos, cursos de formación, publicaciones y exposiciones de nuestras fotos, descuentos en tiendas del sector, encuentros y salidas. Resumiendo: Compartir, divulgar y promover la fotografía de naturaleza.

Mario Correlimos En La 'Correlimos en la orilla' de Mario Suárez

De todos los premios conseguidos ¿De cuál estás más satisfecho? ¿Qué importancia les das y cómo crees que influyen en el trabajo de los fotógrafos de tu campo?

Pues siempre que se consigue un premio es una gran satisfacción ya que tu trabajo es valorado. Y si he de escoger uno, me quedaría con dos ya que compartieron la misma foto de un frailecillo. Con ella obtuve el premio absoluto del Festival de las aves de Francia y una mención honorífica como fotógrafo de naturaleza en el año 2016 en National Geographic.

A los concursos creo que hay que darles importancia, pues son una plataforma que te puede hacer evolucionar como fotógrafo y buscar nuevos retos y nuevas miras. Y el ver que el trabajo de uno es reconocido internacionalmente te da satisfacción, pues todos tenemos nuestro corazoncito. También pueden ser una fuente de ingresos extra que nunca vienen mal. Yo personalmente, creo que tengo fotos que podrían ser premiadas y suelo mandarlas a los concursos más importantes y en mi caso, los concursos me han dado más alegrías que tristezas. Pero lo que no hay que hacer es caer en la vanidad de creerse mejor fotógrafo que otro que tenga menos premios que tú, porque al final todos tenemos buenísimas fotos que podrían ser premiadas. Tengamos en cuenta que el jurado es subjetivo.

Pienso que algunos se obsesionan demasiado con los concursos y que son capaces de engañar al espectador o de alterar la naturaleza para conseguir una foto que tenga posibilidades de ser premiada, como los casos ya conocidos del lobo troquelado o el más reciente y aún peor del oso hormiguero disecado, ambos engaños tuvieron lugar en el concurso más prestigioso de todos que es el BBC Wildlife Photographer of the Year. O de especies que han sido sacadas de su hábitat y manipuladas para conseguir fotos impactantes y que a buen seguro serían imposibles de ver en la propia naturaleza.

Mario Frailecillo National 'Frailecillo' de Mario Suárez. Foto premiada en el Festival de las aves de Francia y en el National Geographic Natural Photographer of The Year 2016.

Yo además de participar en concursos, también he sido varias veces jurado de certámenes internacionales y esto último que comentaba, se ve cada vez más en insectos, reptiles o anfibios. Gente que antepone la foto a la naturaleza. Quisiera añadir que he visto cómo los concursos se han ido convirtiendo en un negocio, tanto por el coste económico en participar (prácticamente ya no quedan concursos con inscripción gratuita) como por el merchandising posterior. Han perdido un poco del “romanticismo” inicial, cuando primaba el dar a conocer estas obras de arte que son las fotografías de naturaleza que tanto cuesta conseguir a sus autores.

Por tu trabajo, pasas muchas horas esperando escondido en un hide ¿Es eso lo peor de tu trabajo? ¿Qué es lo mejor?

Es cierto que pasamos muchas horas metidos en un par de metros cuadrados esperando la foto o el encuentro con la naturaleza y que muchas veces se hace largo y te deja el cuerpo hecho polvo, y que se pasa mucho frío en invierno y mucho calor en verano, y que te hace perder horas de sueño… Pero es tanta la ilusión que proporciona el estar en contacto con la naturaleza que al día siguiente ya está todo olvidado y te vuelves a meter en un hide. Hablando de los hides, aprovecho para decir que recientemente me nombraron ambassador de la marca holandesa Buteo Photo Gear cuyos productos están diseñados por fotógrafos y para fotógrafos, y que recomiendo para todo aquel que quiera iniciarse en ello.

No creo que haya nada malo o negativo en nuestra afición, pues todo eso forma parte del proceso de fotografiar la naturaleza. No voy a decir que nos guste sufrir haciendo largas e incómodas esperas, o madrugando, o pasando frío… Pero os aseguro que todo ello se ve recompensado cuando ves a través del visor el ave o el momento que te ha llevado a hacer todas esa “locuras”.

Mario Aguja En La Noche 2o Puesto En Aves 'Aguja en la noche' de Mario Suárez. Foto premiada en categoría ‘Garden and Urban Birds’ en los Bird Photographer of the Year 2018.

Y si hubiese que escoger sólo una cosa como lo mejor del trabajo del fotógrafo de naturaleza, creo que sería el poder enseñar a la gente la belleza de nuestro planeta Tierra, y que todos tomemos conciencia que es nuestro hogar y que hay que cuidarla pues no tenemos repuesto para ella.

Pues muchas gracias Mario por la charla. Para terminar ¿te gustaría contar algo más a los lectores de Xataka Foto?

Sí que, como decía el gran Elliot Erwitt, “la fotografía es un arte de observación. Tiene poco que ver con las cosas que ves, y todo que ver con la forma en que las ves.”

Mario Suárez | Página web | Your Shot - National Geo.

Fotografía de portada: 'Barrido de alcatraz'. Todas las imágenes de Mario Suárez reproducidas con permiso del autor para este artículo

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio