Compartir
Publicidad
Publicidad
Cómo capturar rayos y relámpagos para conseguir fotografías espectaculares
Trucos y consejos

Cómo capturar rayos y relámpagos para conseguir fotografías espectaculares

Publicidad
Publicidad

Tal y como te contamos hace nada, una de las muchas razones por las que el otoño es una excelente época para la fotografía es su clima cambiante, propicio a fenómenos meteorológicos como las tormentas. Y claro, éstas pueden derivar en rayos y relámpagos cuya captura puede supone todo un reto para los fotógrafos.

La dificultad, como seguramente estaréis pensando, proviene del hecho de que sean impredecibles, motivo por el cual representan un desafío único para la mayoría de fotógrafos. Y ciertamente no es algo que sea sencillo, pero si tienes la suerte de asistir a una tormenta con aparato eléctrico sí que hay una serie de trucos y consejos a seguir para lograr fotografiarlos.

Fotografiar Rayos Relampagos 02 Foto de K

La técnica, como podéis imaginar, es muy similar a la de la fotografía nocturna, a la de los fuegos artificiales o, directamente, a la de las fotos de larga exposición, ya que en todos los casos el fundamento básico es utilizar una velocidad de obturación baja. Eso sí, en este caso esto es algo aún más crucial dada la imprevisibilidad del fenómeno. Pero vamos ya con esos consejos para capturar rayos y relámpagos.

Cuestiones previas

Como te digo, estos fenómenos son tan imprevisibles que si tienes la oportunidad de encontrarte con ellos debes tener claro qué necesitas y que tienes que hacer para poder actuar rápido. Eso sí, antes deberías considerar que se pueden dar dos escenarios: el primero que se haya anunciado una tormenta con aparato eléctrico y te plantees captarla; el segundo que se desarrolle una tormenta ante ti, por ejemplo en tu casa, y quieras aprovecharlo.

Fotografiar Rayos Relampagos 03 Foto de Free-Photos

Por supuesto, la seguridad es importante así que procura estar a cubierto o lejos de escenarios de riesgo si estás en campo abierto

En el segundo caso lo fundamental será actuar deprisa mientras que en el primero tendrás la opción de planificar un poco la toma, consultar referencias como la Agencia Estatal de Meteorología para informarte, elegir un lugar adecuado y tener preparado el material necesario. Por cierto, en ambos casos piensa que la seguridad es muy importante. Por eso procura mantenerte a cubierto y, si pretendes ir de “cazatormentas”, usa el coche, ni se te ocurra ponerte a hacer fotos en un gran espacio abierto o cerca de un árbol o un poste elevado que pueda atraer un rayo, y sigue los consejos que te dimos en este artículo.

En ambos casos también, el equipo básico necesario será una cámara que te permita control manual y un trípode (de lo que hablamos a continuación), y también es recomendable contar con todas las baterías de repuesto que puedas bien cargadas (las largas exposiciones consumen mucha batería) y con tarjetas de memoria de recambio.

Usa un trípode

Si hablamos de hacer una larga exposición ya debes saber que estamos hablando de una circunstancia que hace muy probable que la foto salga trepidada. Por ello, además de la cámara el elemento primordial en este caso es un trípode, que como sabes es la mejor manera de asegurarnos que la cámara no se mueve cuando se utilizan velocidades bajas de obturación.

Fotografiar Rayos Relampagos 04 Foto de smart

Claro que el trípode no sólo es necesario sino que hay que usarlo correctamente. Y además también es cierto que hay otras formas y ciertos trucos para cuando no tienes uno a mano, pero desde luego en este caso sólo sirve el de apoyar la cámara en alguna superficie estable en la que estemos seguros que la cámara no se va a mover.

Además, como casi siempre que recomendamos el uso de un trípode (pero quizá más en esta ocasión), también es recomendable contar con un disparador con el fin de evitar que haya vibraciones en la cámara producidas por nuestra mano al disparar la foto. Como siempre, en este caso te recordamos que hay varias opciones: un disparador de cable o inalámbrico, una aplicación propietaria de tu cámara que te ofrezca esta opción (algo cada vez más común) o, como recurso más a mano, usar el disparo retardado.

Haz una exposición muy larga

Ya lo hemos comentado pero hay que explicarlo porque sin duda este aspecto es la clave para captar un rayo. Como bien sabéis, este fenómeno es algo que dura muy poco, por lo que en principio no sería necesaria una exposición excesivamente prolongada… si supiéramos de antemano cuándo y dónde se van a producir.

Fotografiar Rayos Relampagos 05 Foto de werdepate

El método tradicional es hacer una larga exposición de unos 30 segundos, pero como todo es cuestión de hacer pruebas según la situación

Como esto es evidentemente imposible, de lo que se trata es de mantener la cámara con el obturador abierto el máximo tiempo posible para aumentar las probabilidades de que un rayo caiga mientras estamos haciendo la foto. Hoy día también hay otras “opciones complementarias”, como grabar un vídeo en resolución 4K del que luego podamos extraer la foto con el rayo en su máxima expresión, o realizar un timelapse.

Pero el método tradicional y el más válido es hacer una larga exposición, como norma general de unos 30 segundos (que es la máxima que suelen ofrecer las cámaras), aunque todo depende de la luz que haya en el ambiente. Si estamos hablando de una imagen nocturna y con muy poca luz, podemos arriesgarnos a usar el modo Bulb de la cámara (ya sabes, ese modo en el que la cámara abre el obturador y no lo cierra hasta que se lo indiquemos); si por el contrario hay bastante luz, como en las fotos de larga exposición diurna, podemos empezar con la mitad de tiempo (15 segundos) e ir probando sobre la marcha.

Como siempre, lo mejor es hacer pruebas según el momento y también ser consciente de que podemos “forzar” un poco la situación. Primero cerrando el diafragma (como comentamos más adelante) y después utilizando filtros de densidad neutra. Como se trata de hacer que la exposición se alargue, en este caso no necesitamos contar con uno de tipo degradado; por eso, incluso y el polarizador puede ser una alternativa si no tenemos otra cosa.

Apertura, ISO, etc

Para este tipo de fotos lo recomendable es utilizar una apertura pequeña (osea un número ƒ grande) por varias razones. La primera es la que ya hemos adelantado, ayudar a que sea necesaria una exposición larga; la segunda sería asegurarnos de que en la fotografía haya una amplia profundidad de campo; la tercera permitir un buen rendimiento del objetivo, auque éste se alcanza idóneamente con diafragmas medios como ƒ5,6 y ƒ8.

Fotografiar Rayos Relampagos 06 Foto de skeeze

En cuanto a otros ajustes recomendados, hay que ajustar el ISO al mínimo con una doble finalidad: obligar a una larga exposición y asegurarnos la mejor calidad de imagen. Por supuesto también deberías disparar en formato RAW, para asegurarte de tener la máxima información de la toma y también para poder realizar correcciones posteriores como la de la temperatura de color. Piensa por ejemplo que si estás en una ciudad es fácil que la imagen resultante esté contaminada por la poco atractiva luz de las farolas, algo que podrás corregir a posteriori.

Por último, te recomendamos utilizar el enfoque manual, ya que esta es una de esas situaciones en las que el autofocus probablemente no funcione bien y sea mejor pasar al modo manual. De esta manera, sólo necesitarás enfocar una vez al cielo y ya tendrás el foco ajustado para el resto de las tomas (si no lo tocas accidentalmente) que puedas realizar.

Mira al cielo

Pasando ya al tema de la composición, no debería hacer falta decir que el cielo debería ocupar la mayor parte de la foto porque, evidentemente, allí es donde se podría ver un rayo o relámpago. Puede que antes de que eso ocurra la composición de la imagen no sea muy interesante, pero si tienes la suerte de que empiecen a caer rayos en el cuadro seguro que mejora notablemente.

Fotografiar Rayos Relampagos 07 Foto de Jeremy Thomas

Llegados a este punto no hará falta que te digamos que lo recomendable es usar un objetivo gran angular, porque está claro que cuanto más parte del cielo cubras más posibilidades tendrás de capturar un rayo. Por cierto que para ello lo mejor es que te guíes por lo que veas y orientes la cámara hacia el lugar donde se estén produciendo los rayos y/o relámpagos.

Evidentemente su caída es aleatoria, pero siempre es más probable que aparezcan de nuevo cerca de la zona donde ya lo han hecho, sobre todo si la tormenta está aún lejos, y la intuición en estos casos no sirve de nada.

Pero incluye algo más

Claro que un dramático cielo con un rayo puede ser una imagen espectacular, pero normalmente se necesita algo más. Porque fotografías de rayos habrás visto muchas pero las que realmente llaman la atención son aquellas en las que la composición incluye algo más que aporta interés en la imagen.

Fotografiar Rayos Relampagos 08 Foto de Johannes Plenio

Por eso, aunque no debes perder de vista el cielo busca un encuadre en el que haya más elementos, por ejemplo la silueta de los edificios de tu ciudad en la parte baja de la imagen o, idealmente, algún elemento que centre la atención de la fotografía sin que llegue a desviarla del rayo. Si encima podemos captar un rayo en un entorno de gran belleza, el resultado puede ser espectacular. Eso sí, por supuesto nunca debemos olvidar los principios de composición.

Considera la opción del apilamiento

Del mismo modo que en la fotografía de fuegos artificiales se trata de capturar más de uno de éstos (gracias a la larga exposición) para que, por acumulación, el resultado sea más atractivo visualmente, con los rayos ocurre lo mismo. Evidentemente lo ideal sería lograr captar más de uno en la misma exposición pero en este caso eso es algo mucho más complicado por imprevisible.

Fotografiar Rayos Relampagos 09 Foto de Clinton Naik

Sin embargo, si logramos más de una imagen en la que aparezcan rayos y relámpagos sí que podemos recurrir a un método de apilado de imágenes para combinar múltiples fenómenos en una sola imagen (tal y como hicimos en este artículo), lo que a menudo puede hacer que consigamos una buena foto de distintas tomas que por sí solas quizá tenían poco interés.

Y, sobre todo, paciencia

Finalmente, el mejor consejo que podemos dar es tener mucha paciencia, sin duda la clave del éxito en tomas de este calibre. Porque conseguir una buena foto de un rayo cayendo sobre el horizonte no es sólo cuestión de conocer bien nuestro equipo (que por cierto es otro consejo interesante), saber cómo configurar la cámara y la manera en que debemos actuar, también es muy importante tener paciencia y perseverar.

Fotografiar Rayos Relampagos 10 Foto de Óscar Condés

La paciencia, en este caso, es la principal llave al éxito. Ten en cuenta que las ocasiones en las que puedas fotografiar un rayo no serán muchas, y que cuando se presenta tampoco será fácil lograr buenos resultados a la primera, ya que requiere de cierta práctica. Eso sí, cuando menos te lo esperes puedes encontrarte con una situación como la que me sucedió a mí y que dio lugar a la foto que veis arriba (un rayo cayendo por detrás del Empire State Building en Nueva York), y hay que estar preparado.

En Xataka Foto | Consejos para fotografiar lo increíble: una aurora boreal, un arcoíris blanco o un espectro de Broken

Foto de portada | skeeze

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos