Compartir
Publicidad
Publicidad
Las ventajas de utilizar el enfoque manual en nuestra cámara
Trucos y consejos

Las ventajas de utilizar el enfoque manual en nuestra cámara

Publicidad
Publicidad

Si eres un fotógrafo novato, quizá te sorprenda saber que hace no tanto no todas las cámaras de fotos, ni siquiera las réflex, tenían enfoque automático. Hoy día, sin embargo, prácticamente todas lo ofrecen lo que ha hecho que el enfoque manual se quede en algo casi residual para determinadas situaciones. Sin embargo, nunca es tarde para aprender y por eso cualquier momento nos parece bueno para recordaros las indudables bondades de enfocar de forma manual.

Ciertamente las cámaras han mejorado mucho, incluso más desde que aparecieron las sin espejo y empezaron a rivalizar con las réflex y a evolucionar sus sistemas AF para estar a la altura de las DSLR (que generalmente han sido las mejores en este terreno). Pero el acto de enfocar manualmente era algo que hacía que tu cámara fuera una extensión de tu mano o, si queréis, de tu ojo. Era algo que había que hacer a mano y que te permitía concentrarte mucho más en la imagen.

Enfoque Manual Ventajas 4 Foto de Trent Foley

Todo esto cambió en los años 90 (del siglo pasado, claro), cuando aparecieron los primeros sistemas de enfoque automático. Yo mismo aún recuerdo con mucho cariño mi primera réflex (de carrete, claro), una Olympus OM-101 que no tenía AF y lo suplía con una cosa que llamaron Power Focus (algo así como enfoque motorizado). Esto consistía en un sistema de enfoque con una pantalla de enfoque partido y asistido por un motor que se accionaba a través de una rueda (y que tenía una precisión que a mí me parecía sorprendente) y que aún añoro siempre que enfoco de forma manual.

Aprender a sacar partido y utilizar habitualmente el enfoque manual es algo que puede ayudarnos a ser mejores fotógrafos

La llegada de los sistemas AF inició una reacción en cadena que años más tarde, con el advenimiento de lo digital, se convertiría en toda una revolución que cambió el rostro de la fotografía para siempre. Sin embargo, si hoy día quieres comprarte un objetivo para tu cámara verás que no sólo hay conjuntos de lentes de segunda mano que no han perdido valor por su calidad óptica, sino que también hay muchos objetivos manuales que siguen fabricándose hoy día.

¿La razón? Evidentemente que el enfoque manual no está muerto, ni mucho menos. De hecho, aprender a sacarle partido y utilizarlo habitualmente es algo que puede ayudarnos a ser mejores fotógrafos.

Enfoque Manual Ventajas 3 Foto de @nelli.es

Hazlo tú mismo

Aunque los diferentes sistemas de enfoque existentes son cada vez más precisos, y cada cámara que se anuncia promete enfocar más rápido y de forma más eficiente, es indudable que hay determinadas situaciones en las que sigue siendo necesario enfocar en manual. Las más comunes (que os contamos aquí) son la fotografía macro, cuando disparamos a través de un cristal, cuando hay muy poca luz en la escena, en fotografía de acción (donde puede que nuestro AF no vaya a tener tiempo suficiente para enfocar correctamente) y cuando hacemos un retrato y queremos asegurarnos de que el foco esté en los ojos.

Enfoque Manual Ventajas 7 Foto de joanna orpia

Éste último es un claro ejemplo de que a veces, aunque tengamos AF, nada mejor que recurrir a nuestro propio ojo y a nuestra pericia como fotógrafos en vez de simplemente esperar que una máquina haga el trabajo y una luz verde o un pitido nos avise de ello. Sería algo así como aplicarse el viejo dicho de "si quieres hacer algo bien, hazlo tú mismo". Algo que entroncaría con lo dicho anteriormente, que enfocar de forma manual es un acto que se convierte en una nueva vía de conexión con nuestra cámara, una relación más íntima.

Siempre es bueno recurrir a nuestra pericia como fotógrafos en vez de simplemente esperar que una máquina haga el trabajo

Una relación que se extiende desde el ojo hasta nuestra mano izquierda que es la que se encarga de hacer girar el anillo de enfoque para ajustar el punto exacto. Este acto, que puede parecer muy simple, implica un trabajo de nuestro cerebro, un trabajo que al principio puede costarnos un poco pero que con la práctica se convertirá en instantáneo y contribuirá a que podamos concentrarnos más en la composición.

Sin embargo, si trabajamos en autofocus nuestro cerebro se concentra en comprobar que la cámara ha enfocado y que lo ha hecho donde queríamos, haciendo que se desvíe nuestra atención del trabajo creativo. Siguiendo con el ejemplo de la fotografía de retratos, mientras que con una lente AF tendremos que concentrarnos en mantener el enfoque correcto en el lugar adecuado (como sabréis, hay que enfocar en los ojos), con una lente de enfoque manual ocurre algo muy diferente.

Enfoque Manual Ventajas 8 Foto de Krists Luhaers

Ciertamente hay que asegurarse de obtener una foto enfocada, pero al hacerlo a mano tendremos que prestar atención a los movimientos más pequeños del sujeto, por ejemplo su respiración. Con esto, nuestra atención deberá centrarse en el sujeto y, de esta manera, pronto empezaremos a apreciar las características faciales de éste que antes habíamos dejado atrás por la velocidad tan rápida de enfoque de los objetivos autofocus.

Enfocando más rápido

Es cierto que el autoenfoque es más veloz que cualquier mano girando el anillo para ajustar la distancia correcta de enfoque. Pero hay maneras de enfocar en manual de forma más rápida. Por ejemplo, una forma es pre-enfocar a la distancia a la que el sujeto que queramos fotografiar estará en el momento exacto. Osea la técnica que utilizaban todos los fotógrafos deportivos en los días previos al AF dinámico predictivo. Para lograrlo se necesita de planificación y conocimiento del terreno y la temática, pero es una técnica perfectamente válida.

Otra técnica, más popular entre los fotógrafos callejeros es la de jugar con la profundidad de campo y la distancia hiperfocal. Ya sabes, disponer el enfoque de tal manera que la profundidad de campo nos asegure que nuestro sujeto quede enfocado (utilizando un diafragma cerrado que nos dé una buena cobertura de enfoque por delante y por detrás de la distancia fijada en el objetivo).

Enfoque Manual Ventajas 9 Foto de Hernán Piñera

Evidentemente son técnicas que requieren de planificación y entrenamiento, tareas que nos ayudarán a desarrollar nuestra capacidad como fotógrafos en vez de limitarnos a presionar el obturador hasta la mitad y luego hacerlo hasta el fondo. Un fotógrafo de calle entrenado en esta técnica rápidamente podrá olvidarse del enfoque y centrarse en captar el momento justo.

Muévete despacio, piensa rápido

En definitiva, utilizar el enfoque manual es una forma de devolver a nuestras manos el control de la fotografía. Es algo que implicará que vayamos más lentos pero que también nos hará pensar más. Para muchos de los fotógrafos más grandes de la historia, el proceso fotográfico era tan importante como el resultado final. Así que, quizá, si nos dejamos llevar lograremos que nuestras imágenes se beneficien de ello.

Enfoque Manual Ventajas 2 Foto de Caleb Knott

Enfocar a mano con un objetivo autofoco es una experiencia totalmente diferente a hacerlo con uno que se diseñó para ser manipulado por un ser humano. Por eso invertir en una lente manual antigua (como sabréis las hay muy baratas), montarla en nuestra cámara y salir a la calle a fotografiar exclusivamente con ella es una experiencia que nos hará crecer como fotógrafos.

En Xataka Foto | ¿Qué es el backfocus/ frontfocus? Problemas y soluciones del enfoque automático

Foto de portada | David Fant

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos