Compartir
Publicidad
Publicidad

Elige la focal que necesitas (III)

Elige la focal que necesitas (III)
Guardar
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Foto de da100fotos.

Vamos a continuar con la serie elige la focal que necesitas para hablaros de la fotografía de naturaleza y la fotografía macro.

De este último tema ya hemos hablado largo y tendido, pero no quería dejar pasar la oportunidad de recomendaros las focales adecuadas en esta tercera parte de la serie.

En la fotografía de naturaleza quizás se puedan abarcar muchos tipos de disciplinas, pero en este caso me quiero centrar más en la fotografía de Aves y en general la fauna.

Fotografía de Naturaleza (fauna)

En este caso será requisito fundamental una focal de gran alcance, por el simple hecho de que generalmente en este tipo de fotografía cuanto más evitemos el contacto directo con la fauna, más probabilidades tendremos de que no se nos escapen. Aparte de que conseguir una instantanea en su hábitat natural, sin haber sido descubierto, le dará una mayor naturalidad a la toma.

En este caso necesitaremos dos requisitos importantes para que nuestras fotos salgan bien enfocadas. Una es que el objetivo cuente con estabilizador o dispongamos de este en nuestra cámara. Y también será necesario contar con objetivo luminosos, si lo que queremos es fotografiar aves o animales en movimiento, para conseguir la mayor velocidad de obturación posible.

En este caso, la focal recomendada sería a partir de 200mm, tanto 400mm o hasta que vuestro presupuesto alcance. Cuanto más alejados estemos de la zona en la que vamos a realizar nuestras capturas, más probabilidades de encontrar a la fauna relajada, y así conseguir unas fotos más interesantes. También evitará que ningún animal que se encuentre a nuestro alrededor, pueda sentirse asustado con nuestra presencia, pues con un 200mm o un 400mm la distancia será más que prudencial.

También es posible contar en este caso con un zoom, con rangos del tipo 70-200 o similares. Como siempre digo, una focal fija suele dar una mayor calidad. Aunque en este caso, dada la improvisación que deberemos realizar en muchos casos, por lo imprevisible de la naturaleza, quizás sea más recomendado un poco de zoom y así poder jugar con el encuadre y composición.

Foto de Vicente Alfonso.

Si ya es complicado encontrar algún animalejo desprevenido, no os cuento lo complicado que es encuadrarle en movimiento y sin un rango en el que poder desplazarnos.

También en otros casos se suele echar mano de un gran angular, aunque en estos casos se suele disparar mediante control remoto y así dar otra perspectiva a la fauna que nos rodea.

Fotografía macro

Al igual que nos ocurría con la fotografía de naturaleza, también será imprescindible guardar las distancias, aunque en este caso de una forma un tanto distinta, ya que necesitaremos estar lo suficientemente cerca del insecto, anfibio o animal en cuestión, para usar la relación de aspecto 1:1, pero también lo suficientemente alejados para no espantarlo.

Pero como en todo, dependiendo de la focal utilizada podremos realizar nuestro macro un poquito más alejado o no. Y os aseguro que unos cuantos centímetros, en este tipo de fotos es fundamental.

Foto de Vicente Alfonso.

Para empezar puedo decir que hay un tipo de macro 50mm 1:1 que se comercializa bastante bien. Pero los más habituales son los 100mm o 135mm para este tipo de foto. Cuanto más alcance tenga nuestra focal, más alejado podremos estar de protagonista de nuestra foto, manteniendo siempre el factor de ampliación 1:1. Porque os recuerdo que aquellos objetivos que vienen marcados como 1:2 no son realmente macros. Y de paso decir, que la fotografía macro como tal, se considera a la que se realiza en la proporción 1:1, por muchos otros enfoques que tenga nuestro objetivo, y por mucho macro que tenga escrito en los laterales.

Estas focales suelen ser bastante luminosas, de al menos f/2.8, aunque esto no es del todo importante, ya que en la fotografía macro se suele usar unas aperturas muy cerradas, de al menos f/8 para arriba. Por lo que el que la lente sea o no luminosa, no será un problema. El problema vendrá cuando estemos usando focales tan cerradas y nos encontremos muy cerca del insecto, y no tengamos apenas luz para disparar a una velocidad de obturación suficiente. Por eso, en este tipo de fotografía el uso del flash, suele ser casi obligatorio.

abeja

Foto de fotonauta.net

De todas formas no os preocupéis por espantar a los insectos o anfibios con el flash, generalmente ni se inmutan. Como en el caso del pequeño reptil que podéis ver en la foto anterior. La foto la realicé encima de ella, con flash, y pude hacer toda una serie de al menos 50 fotos sin problemas, hasta que me cansé. Aunque con los insectos no lo tendréis tan fácil.

En Xatakafoto:

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos