Publicidad

Razones de peso para escoger una cámara con conexión WiFi
Trucos y consejos

Razones de peso para escoger una cámara con conexión WiFi

Publicidad

Publicidad

Si estás pensado en comprar una cámara próximamente, incluida una cámara réflex aunque no te lo hayamos recomendado, puedes pararte a pensar, antes de comprar, en situaciones en que el tener conexión WiFi en la cámara sea una ayuda inestimable. Y no es fácil de entender por qué los principales fabricantes en el mundo de las cámara réflex, Canon y Nikon, no incluyen esta tecnología de serie en todos sus productos, sin tener que adquirir a mayores un módulo WiFi de la marca (muy caro), una tarjeta Eye-Fi u otras opciones. Y nos referimos principalmente a las réflex ya que las cámaras sin espejo, por ejemplo, llevan bastante ventaja en este campo desde hace tiempo.

Por ello, os presentamos unas cuantas razones de peso para vuestra próxima compra presente esta funcionalidad.

Ver las fotos a mayor tamaño

Wifi

Siempre pensando que estamos lejos de nuestro ordenador, la primera razón es poder ver las fotos que tenemos guardadas en nuestra tarjeta dentro de la cámara en otro dispositivo con pantalla más grande, ya sea nuestro móvil/tablet o una televisión con WiFi o una Smart TV. Asi conseguiríamos visualizarlas con mayor detalle que en el display de cámara. Además, si somos de los que hacemos muchas fotos, se podría hacer de este modo una primera selección de las imágenes y eliminar las desenfocadas, movidas, cortadas, etc. para ir ahorrando trabajo.

Publicar en redes sociales, galerías o tener copias de seguridad en la nube

También podría venir bien para publicar en las redes sociales. Por ejemplo, nos vamos de viaje y también nos llevamos la réflex. Y, más metidos en ellas o menos, casi todo el mundo tiene una cuenta en Twitter, Facebook, Instagram o presume de sus fotos por WhatsApp. Pues bien, sin WiFi, la única forma de enviar esas imágenes tan bonitas que has sacado con tu cámara es volcar esas fotos en algún ordenador que se encuentre o bien llevar un portátil/tablet. Si la cámara tuviese WiFi, el problema estaría resuelto con las aplicaciones de las propias marcas o de terceras partes que permiten pasar las fotos al móvil/tablet y presumir de ellas más tarde.

Otro uso relacionado sería es el poder realizar copias de seguridad de nuestras imágenes en los distintos servicios disponibles en la nube.

Sin cables

Si se trabaja en un estudio es más cómodo no depender de cables para poder ver instantáneamente las fotografías en el ordenador. Además, en el caso de estar realizando una sesión fotográfica de estudio y nuestro cliente no está presente físicamente éste podría visualizar casi al mismo tiempo dicha sesión a través de Internet ya que tendríamos disponibles las imágenes en nuestro ordenador gracias a la conexión WiFi de la cámara.

Disparar remotamente

Wifi

Y, finalmente, para mí la mayor ventaja es poder disparar remotamente la cámara, acompañado de la posibilidad de configurar la cámara también a distancia, cambiando parámetros de exposición, apertura, velocidad, etc, acciones que no se puede llevar a cabo con una tarjeta Eye-Fi, por ejemplo.

Apoyando la cámara o con un trípode las fotos de grupo o de recuerdo ya son mucho más fáciles. O, si se necesita la máxima discreción, para poder disparar la cámara desde un lugar distinto al de donde está la propia cámara.

Aplicaciones

Wifi

Mención aparte merecen las aplicaciones disponibles para conectar nuestro equipo equipado con WiFi, todas las marcas tienen su propia app cuyo comportamiento es posible que difiera incluso entre los propios modelos de la marca, según las funcionalidades que le hayan incorporado a la conexión WiFi instalada en la cámara. De tal modo es posible que alguna de las posibilidades que os hemos comentado anteriormente no esté disponible en determinados modelos. Para ello, os recomendamos consultar en las webs de los fabricantes lo que permite realizar cada app.

Limitaciones

Como todo no va a ser buenas noticias, existen una serie de limitaciones a la hora de usar esta tecnología. Por ejemplo, no es posible el grabar vídeo remotamente y transferir los vídeos ya grabados no está permitido en alguna aplicación. Además, el consumo de batería se suele resentir. Y, además, dependiendo del modelo y la app de cada marca, hay un cierto retardo cuando se usa el disparo remoto (no es inmediato) y el realizar un backup o copiar fotos al móvil/tablet en algunos modelos es mejorable, pudiendo ser algo engorroso en algunos momentos.

De todas formas, si dudáis entre dos cámaras de prestaciones y precio parecidos y una no lleva WiFi, yo no me lo pensaría...

Imagen de portada | Kārlis Dambrāns

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir