Compartir
Publicidad

Truco express: nueve consejos que nos pueden ayudar a mantener nuestra cámara siempre en perfecto estado

Truco express: nueve consejos que nos pueden ayudar a mantener nuestra cámara siempre en perfecto estado
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La mayor parte de las cámaras fotográficas que podemos comprar actualmente no necesita grandes cuidados. Muchos modelos de gama media, alta, y, por supuesto, todos los profesionales, cuentan con chasis de aleación de magnesio o policarbonato con fibra de carbono, entre otras opciones, que les dan una rigidez y una resistencia considerables. Por esta razón, una buena cámara de fotos no suele ser en absoluto delicada.

Aun así, hay una serie de consejos que a todos nos viene bien recordar si queremos dilatar la vida útil de nuestra cámara y prevenir posibles averías. Y es que, aunque no son especialmente delicadas, es necesario, al menos, eliminar la suciedad que deposita sobre ellas el uso habitual. Probablemente los usuarios experimentados ya conoceréis todos los consejos que os vamos a dar en este post porque muchos de ellos son bastante evidentes, pero es probable que resulte útil a aquellos que hacen sus primeros pinitos en el mundo de la fotografía. A ellos está dedicado este post. Vamos allá.

Déjala como «los chorros del oro»

  • 1. No limpies nunca el chasis de la cámara con productos abrasivos o genéricos. Utiliza en su lugar un pincel suave para retirar el polvo, y una gamuza también suave ligeramente impregnada en alcohol isopropílico al 91% para eliminar las manchas de grasa y otras sustancias.
  • 2. Nunca toques el sensor. Ni con tus dedos ni con cualquier otro objeto. Existen productos de limpieza específicos para limpiar los sensores, como la barra adhesiva profesional de la que os hablamos no hace mucho en este otro post. También podéis optar por métodos «artesanales».
  • 3. Aunque algunas cámaras de gama alta y las profesionales están selladas, en general es aconsejable protegerlas de la humedad y el polvo intensos, así como de las temperaturas extremas. En las tiendas de fotografía y en Internet podemos comprar unas fundas impermeables que nos pueden ayudar a protegerlas cuando el entorno es hostil.
  • 4. Siempre que no estés utilizando la cámara, coloca la tapa del objetivo. De esta forma evitarás que la lente externa se manche o se arañe (varios editores de Xataka Foto preferimos prescindir de los filtros UV y los protectores). Por supuesto, no introduzcas la cámara en una mochila con más objetos sin colocar previamente la tapa del objetivo.
  • 5. Si tienes una cámara con objetivo intercambiable, protege siempre la montura y los contactos del chasis fijando la tapa al cuerpo cuando retires el objetivo. Por supuesto, también es muy aconsejable guardar los objetivos colocando previamente las dos tapas de sus extremos.
  • 6. Muchos usuarios no fijan la correa de su cámara correctamente, lo que puede provocar que poco a poco se vaya deslizando y acabe desprendiéndose en el momento menos pensado, y golpeándose contra el suelo. En este otro post explicamos cómo resolver este problema.
  • 7. Es evidente, pero no viene mal recordarlo: nunca fuerces una tarjeta de memoria al introducirla en su ranura de la cámara. Instalar las baterías suele ser muy fácil porque es sencillo intuir la posición correcta, pero la inserción de las tarjetas no suele ser tan evidente. Eso sí, junto a la ranura suele aparecer un dibujo que nos explica cómo abordar esta tarea y en qué posición debemos introducirla. Si tienes dudas, presiona con suavidad y no la fuerces.
  • 8. No dejes tu cámara expuesta directamente al sol durante mucho tiempo. Si la exposición es muy larga su chasis podría decolorarse. Y, lo que es peor, si alcanza una temperatura excesiva, por ejemplo, al dejarla encima de la bandeja del interior de un coche expuesta directamente al sol, podrían resultar dañados los delicados circuitos electrónicos de su interior.
  • 9. Si por accidente se ha derramado algún líquido directamente sobre la cámara o un objetivo, elimínalo rápidamente con un paño absorbente. Si la afectada es la cámara, espera unas horas antes de encenderla de nuevo para que desaparezca la humedad que quizás haya ido a parar a su interior. Si, a pesar de seguir este procedimiento, no se enciende, llévala a un servicio técnico que trabaje con el fabricante de tu cámara.

Como habéis podido ver, todos estos consejos son absolutamente lógicos y pueden ser llevados a cabo con poco esfuerzo. Antes de concluir, una propina. En esta dirección de YouTube podéis reproducir un vídeo elaborado por Canon en el que este fabricante nos ofrece varios consejos interesantes similares a los de este post. Merece la pena echarle un vistazo, pero, eso sí, la locución solo está disponible en inglés.

Imagen | Canon
En Xataka Foto | Truco express: ahorra limpiando tus objetivos con el líquido artesanal que te proponemos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio