Sigue a

Robert Doisneau Escaparate

Si el pasado lunes Google le dedicaba su doodle a Eadweard Muybridge, hoy le ha tocado el turno al fotógrafo Robert Doisneau, eso sí, la repercusión parece estar siendo mucho mayor, y es que Doisneau es mucho Doisneau. Uno de los mejores fotógrafos de la calle que ha dado la historia de la fotografía no se merecía menos, y hablar de él en el centenario de su nacimiento, es casi una obligación.

Como vimos en el post especial que hicimos sobre París, fue uno de los grandes retratistas de la ciudad, de sus calles y de su gente. Pero sobre todo fue un poeta visual. Hay una imágen que me fascina, la del músico (Maurice Baquet) bajo la lluvia. Hay sentido del humor en ella, pero también poesía. Un tipo de estampa que sólo es capaz de surgir cuando peinas la calle con tu cámara una y otra vez. Doisneau lo hacía y por ello registró algunas de las más icónicas imágenes que han quedado para la historia.

Robert Doisneau Músico

Sí, porque Doisneau, aunque creo que no hacía falta decirlo, es el autor del retrato al beso más apasionado que ha dado la fotografía. Pero hay vida más allá del beso. La serie tomada desde el escaparate donde había colocado un cuadro de una mujer desnuda, algo indecoroso en 1948, fue todo un ejercicio de proyecto fotográfico. Hay varias imágenes donde se ven las reacciones de la gente al mirar tras el cristal de la tienda, aunque sin duda la que más trascendió fue la que abre este post. Esa estampa lo resume todo, además de recordarnos hoy día a esas cámaras ocultas de los programas televisivos.

Desde aquí nuestro pequeño homenaje a un genio de la fotografía, un maestro a seguir y uno de los que mejor supo capturar el alma de la calle. Hoy habría cumplido 100 años, pero sus imágenes quedarán inmortales en nuestra memoria para siempre.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios