Sigue a Xataka Foto

yashica linx14e


La leyenda de las cámaras de telémetro fue forjada y es mantenida por Leica, pero hubo un tiempo en que el telémetro competía con las cámaras reflex ofreciendo cámaras de gran calidad y buenas prestaciones. La marca japonesa Yashica propuso una de las mejores cámaras de telémetro para los aficionados a la fotografía. La Yashica Linx-14E, con una lente muy luminosa, es una auténtica joya que no puede faltar en una colección de cámaras clásicas.

Yashica, historia de una marca


Yashica
Yashima nació de un taller fundado por ocho trabajadores que fabricaban componentes para relojería, actividad que abandonaron para fabricar componentes para cámaras y terminar presentando, en 1953, su primera cámara, una TLR (twins lens reflex) de formato medio llamada Yashimaflex, digna competidora de las Rolleiflex.

Yashima cambio su nombre a Yashica tras adquirir una fábrica en 1958 denominada Nicca, especializada en la fabricación de telémetros, ofreciendo los conocimientos para lanzar toda la serie de cámaras de telémetro que le dieron fama y posicionaron la marca en el mercado.

Yashica siempre fue un nombre asociado a la innovación, desarrollando cámaras y objetivos de gran calidad e incluso, asociándose con Carl Zeiss para lanzar la Contax RTS. Estas siglas provenían de Real Time Sistem que se traducía en un nuevo sistema de obturación electrónico incorporado a las cámaras.

Yashica fue fabricante para el gran público, que se ganó el reconocimiento haciendo desde cámaras compactas, hasta formato medio, pasando por cámaras de cine Super 8. Este reconocimiento de Yashica hizo que, en 1983, Kyocera comprara la marca y siguiera su producción hasta el 2005, año en que se paró la producción debido a la brecha abierta entre la película y el digital. Kyocera vendió la licencia de la marca Yashica a un grupo de componentes electrónicos de Honk Kong, por lo que ahora tenemos DVD, reproductores de mp3 e, incluso, alguna cámara compacta barata con el sello Yashica, pero no con la precisión y robustez que hicieron famosa a la marca nipona.

Yashica Linx-14E


yashica linx
Yashica lanzó al mercado la Linx-14 en 1965 como gama alta de sus cámaras de telémetro. Poco después, añadieron la letra E al modelo, lo que supuso un cambio en el tipo de baterías para conseguir más voltaje y que el fotómetro fuera más preciso. Por lo demás, casi no hay diferencias entre un modelo y el otro.

La construcción de la Yashica Linx-14E es robusta, con el exterior totalmente metálico, incluido el disparador y la palanca de arrastre de película. El peso de 850 gramos y las dimensiones de la cámara le dan un aspecto de ladrillo, pero la ergomía al coger la cámara es bastante buena. Aunque el peso juega en contra en los paseos largos, la cámara no está descompensada y queda firme entre nuestras manos.
lente
Pasemos ahora a la usabilidad de la cámara, que sorprende por concentrarse todo en la lente, menos el disparo y la activación del fotómetro. En una lente de gran tamaño, tenemos los habituales controles de enfoque y diafragma, pero también tenemos el selector de sensibilidad de la película, el temporizador del disparo retardado y las velocidades de obturación que, al tratarse de un obturador central fabricado por Seiko, alcanzan hasta 1/500 de segundo. El obturador central es un conjunto de láminas dentro del objetivo. Si se abre la tapa de carga de película de la cámara, veréis que carece de la cortinilla típica del obturador de plano focal. El obturador de central, sumado a la ausencia de espejo por tratarse de una cámara de telémetro, nos permite disparar a velocidades de 1/15 de segundo e incluso menos, sin que la foto salga movida por las vibraciones del mecanismo.

fotometro yashica linx14e
El fotometro de célula CdS está instalado entre el logo de Yashica y el telémetro y para realizar la medición tenemos que pulsar el botón Switch que se encuentra en la parte frontal y accesible con la mano derecha. El resultado de la medición se indica en el visor. El visor no es de los más luminosos que podamos encontrar, pero lo suficiente para trabajar en condiciones de poca luz.

yashinon
La cámara monta un objetivo fijo Yashinon-DX que es, junto al visor de telémetro, uno de los atractivos de esta cámara. Su máxima apertura de diafragma de 1,4 y una distancia focal de 45mm hace que la Yashica Linx-14E sea la ideal para fotografía de calle, incluso de noche.

Comprar una Yashica 1C Linx-14E


linx 14e
Tener como cámara principal de película la Linx-14E no es muy aconsejable, aunque el precio sea barato y la calidad buena. Con los años, los obturadores suelen perder precisión y es casi imposible encontrar baterías de mercurio de repuesto para esta cámara. Pero sí es una buena alternativa para el que busque un objetivo de máxima apertura, ya que por menos de 60 euros tendrá cuerpo y cámara.

Si, como en mi caso, esta cámara os llega por herencia o por regalo, yo os recomiendo usarla junto con un fotómetro de mano. Os ahorrará tener que buscar adaptadores para las pilas para comprobar si el fotómetro sigue midiendo bien.

En XatakaFoto | Cámaras Clásicas

Fotografías | José Juan Gonzálvez

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios