Sigue a

portada


Jugar con las velocidades de obturación puede darnos unos resultados muy llamativos y puede ser un recurso creativo que nos sorprenda, incluso, a nosotros mismos. Pero para tener una buena fotografía en la que la velocidad de obturación lenta sea la protagonista, hace falta practicar sin olvidar una buena dosis de experimentación. Os propongo unos ejercicios para aprender a controlar la velocidades lentas y ver que posibilidades tenemos desde el punto de vista creativo.

El obturador, qué es y cómo influye en nuestras fotografías


Obturador
El obturador es una cortinilla, antes de tela, formada por láminas metálicas que, al pulsar el disparador de la cámara, se abre y cierra dejando pasar la luz hacia el sensor. El tiempo que está abierto el obturador, lo denominamos velocidad de obturación. En las cámaras reflex, lo habitual es que el rango de velocidades que podemos seleccionar sea entre 30 segundos y 1/4000 de segundo. En cámaras de la gama profesional, encontramos velocidades más rápidas, de hasta 1/8000 de segundo y en bastantes cámaras compactas sólo llegan a 1/2000 de segundo, que ya es mucho. Pensad que en una cámara de formato medio como la Hasselblad 500C, la velocidad de obturación más rápida es de 1/500 de segundo. También tenemos la posición B o Bulb, con la que tenemos la posibilidad de dar el tiempo que queramos a nuestra fotografía, ya que mientras tengamos pulsado el botón del disparador, el obturador esta abierto.

La velocidad de obturación determina la nitidez de nuestras fotografías, dando por hecho que la imagen está enfocada. A velocidades más lentas, más borrosa está la imagen, ya que no congelamos el movimiento. A velocidades más altas, la imagen es más nítida.

Las velocidades de obturación rápidas obligan a tener más luz en el ambiente o usar un ISO más alto, así como diafragmas más abiertos; las velocidades lentas permiten un ISO más bajo, trabajar con menos luz y diafragmas más cerrados. Generalmente, esto implica el uso del trípode o un punto de apoyo.

Velocidades bajas y el movimiento


velocidades bajas y movimiento
Cómo he dicho antes, las velocidades bajas producen imágenes más borrosas, pero pueden serlo más o menos dependiendo de cuatro factores:

  • La velocidad a la que se mueve el sujeto, cuanto más rápido se mueva, más borroso. Aunque parece obvio pensarlo desde el punto de vista de usar la misma velocidad de obturación para fotografiar objetos que se mueven a distintas velocidades.
  • El movimiento de la cámara. Si trasmitimos vibraciones a la cámara, aunque el sujeto de la imagen no se mueva, el sujeto aparecerá borroso. Si el sujeto se mueve y sumamos un movimiento de la cámara, la imagen será más borrosa.
  • La dirección del sujeto al moverse. Los movimientos paralelos al plano focal serán mas evidentes que los movimientos perpendiculares a la cámara.
  • La distancia focal también se hace notar en el movimiento. Cuanto más tele usamos, más movimientos tenemos, ya que el factor de ampliación hace que el sujeto se desplace en una distancia menor.

Ejercicios para controlar velocidades lentas


escala movimiento

Os propongo realizar unos ejercicios o juegos con el objetivo de aprender a controlar qué tiempo tenemos que usar para que el movimiento quede fluido y también para coger soltura con los controles de la cámara.

Dependiendo de si hacemos los ejercicios de día o de noche, podremos configurar la cámara de distintas maneras. Si trabajamos de día, podemos realizar una medición y luego aplicar el movimiento, si trabajamos de noche y con luces, la cosa se complica. Yo os recomiendo seleccionar una velocidad, máxima apertura y jugar con el ISO. Una opción, en algunas situaciones, es trabajar con prioridad a la velocidad, modo S o TV de la cámara.

En el primer ejercicio, intentaremos hallar una velocidad para trasmitir la idea de movimiento. Fotografiaremos elementos en movimiento y mantendremos la cámara fija. Empezaremos usando una velocidad de 1/60, con la que muy probablemente congelaremos el movimiento, e iremos bajando la velocidad hasta tener una fotografía dónde se trasmita la idea de movimiento. Si la velocidad de obturación llega a ser mucho más lenta que el movimiento, los objetos que se mueven, llegan a desaparecer. Para este ejercicio podéis elegir elementos repetitivos como la fotografía de las manos tecleando este post o la típica fotografía de las luces de los coches en una carretera.

dirección del movimiento

El segundo ejercicio es para la dirección del movimiento. Se trata de hacer dos fotografías, una con el movimiento perpendicular al plano focal y otra fotografía con el movimiento paralelo al plano focal. Como he dicho antes, en los movimiento paralelos notaremos más la estela que se crea. En este ejercicio, si queréis usar una distancia focal larga, notareis todavía más el efecto. Para determinar qué tiempo usar en la exposición, lo mejor es observar el movimiento y ver qué distancia recorre en una fracción de tiempo. Por ejemplo, en mi fotografía del péndulo, he contado cuantos balanceos hacía en un segundo y luego, he hecho la foto a 1,3 segundos para tener un movimiento muy marcado.

agitar la camara

movimiento de camara

En el tercer ejercicio, vamos a mover la cámara y los elementos estarán fijos. Podemos mover la cámara de tres maneras, agitándola con nuestras manos en cualquier dirección (foto 1), desplazándonos en un vehículo y creando un efecto de fuga (foto 2) o haciendo un zooming, que es mantener quieta la cámara pero, mientras se realiza la exposición, movemos la rosca del zoom, el resultado es que el centro de la imagen se mantiene fijo y los extremos hacen un movimiento de fuga. Es interesante probar de hacer zoom in y zoom out. (foto 3).
Zoom in out

El cuarto y último ejercicio es la experimentación. Poned la cámara en prioridad a la velocidad y fotografiad movimientos, moveros vosotros y moved la cara. Lo que puede salir es imprevisible y muchas veces, pueden ser abstracciones que nos sorprendan.

Abstracción a velocidades lentas

Como recomendación para los que hacéis los ejercicios de día, usad un filtro ND que, sumado a un ISO bajo, os dará más posibilidades de usar velocidades lentas. Para todos, no olvidéis ajustar los niveles de la fotografía, ya que sobrexponer o subexponer es bastante fácil.

Si le cogéis el truco a las velocidades lentas y os gusta, el siguiente paso es hacer un buen barrido como os explicamos en este post.

En XatakaFoto | Ejercicios para controlar la profundidad de campo en nuestras fotografías, Tres ejercicios de composición para mejorar nuestras fotografías

Fotografías | José Juan Gonzálvez

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios