Síguenos

guía fotografía macro


En este segundo artículo de la guía de fotografía macro vamos a conocer qué equipo necesitamos además de los objetivos y el tubo de extensión o anillo inversor, que ya vimos en la primera parte. La lista del material que necesitamos para macrofotografia incluye trípode, para estabilizar la cámara y no transmitir movimiento, y, en bastantes ocasiones, iluminación extra.

Tipos de trípodes y fotografía macro


tripode para fotografia macro
El trípode es un elemento casi indispensable para la fotografía macro, ya que al trabajar con milímetros de zona enfocada, es casi imposible trabajar a pulso. Pero no sirve cualquier trípode, ya que necesitaremos hacer tomas bajas, por lo que los trípodes que tienen las patas unidas a la columna central no son nada recomendables. Si tenéis un trípode con columna, tenéis que ver si es posible invertir la columna para poder sujetar la camara invertida, una situacion muy incomoda para trabajar con cámaras grandes. Como ventaja, tendremos que el trípode ocupa poco espacio.

Una alternativa bastante común en los trípodes de columna es la posibilidad de poner la columna en horizontal, lo que ayuda a poner la cámara entre la maleza, al tener las patas un poco alejadas, pero puede ser bastante inestable. Es bastante recomendable llevar un contrapeso o usar la mochila para equilibrar.

La opción que más me gusta son los trípodes sin columna o en los que se puede acortar la columna desenroscándola. Quedan a ras de suelo y facilitan mucho las tomas bajas manteniendo toda la estabilidad. Otra solución puede ser un mini trípodes articulado, siempre que no sea un equipo pesado.

Si hablamos de la rótula, en principio cualquiera que fije la posición de manera precisa nos sirve. Pensad que trabajamos muy cerca del objeto y pequeños movimientos en la cámara, afectan de manera notable a la composición o al punto de enfoque. Si tenéis presupuesto, lo ideal es una rótula con movimientos milimetrados que nos permite mucha precisión a la hora de ajustar la posición de la cámara.

Para sustituir la rótula con movimientos milimetrados, podéis usar un rail de enfoque macro que permite movimientos precisos y resulta muy útil cuando trabajamos con la distancia mínima de enfoque. El rail de enfoque macro también nos permitirá hacer las tomas necesarias para realizar un apilamiento de foco.

Si todavía no tienes trípode y necesitas una orientacion, en este artículo de cómo comprar un trípode para la cámara, veréis las opciones que hay en el mercado.

Iluminación en fotografía macro


flash fotografía macro
El uso del flash u otros equipos de iluminación no es imprescindible para realizar fotografía macro, pero en algunas ocasiones puede ser un valor añadido, no sólo como luz de relleno, sino también como un elemento creativo.

El flash específico para fotografía macro es el que se sitúa en el frontal del objetivo usando la rosca para filtros. Este tipo de flashes se compone de dos fuentes de luz a derecha y a izquierda, y dan como resultado una luz frontal homogénea, sin sombras, pero anulando también los volúmenes. Este tipo de iluminación plana hace que sean ideales para trabajos de reproducción o macrofotografía científica, dónde es más importante ver detalle en todas las zonas que tener volúmenes.

Algún modelo de flash macro puede disparar de manera independiente sólo uno de los laterales por si queremos usarlo de manera más creativa. Si tenéis uno de estos flashes y no tienen esta opción, podéis usar un difusor para quitar potencia en uno de los lados o una cartulina para evitar que la luz llegue al objeto.

El número guía de este tipo de flashes suele ser bajo, alrededor de 14 ISO 100 a un metro, por lo que los otros usos que no sean las fotografías cercanas están descartados.

Una buena opción es el uso de un flash de reportaje para la fotografía macro junto con un disparador remoto, aunque lo mejor un para mí es un cable sincro TTL que mantiene todas las funciones de comunicación entre el flash y la cámara. Evidentemente, necesitamos controlar la potencia del flash, pensado para trabajar a distancias mayores, pero la posibilidad de situar el flash en la posición más adecuada y un ángulo idóneo hace que sea un buen recurso creativo.

La opción más económica es la de usar reflectores. Las cartulinas blancas, plateadas y doradas son muy económicas y se pueden recortar al tamaño que necesitemos. También un brick de leche abierto puede ser una solución buena como reflector. Las posibilidades de los reflectores son infinitas, sólo hay que buscar la posición adecuada con respecto al sol para tener grandes resultados que casi siempre son más naturales que el uso del flash.

Otros accesorios útiles


Como complemento al trípode y para garantizar que no movemos la cámara al disparar, es recomendable un disparador de cable o infrarrojo. Para asegurarnos de no transmitir vibraciones, también podemos usar la opción de levantar el espejo antes del disparo.

Otro equipo a añadir a la lista es material no fotográfico, pero muy recomendado para los que buscáis fotografiar flora o insectos. Normalmente debemos tumbarnos en el suelo para realizar las tomas, por lo que una colchoneta aislante de espuma como las que se usa en la acampadas o un plástico nos hará más cómodo y menos húmedo el trabajo. También es interesante llevar algún tipo de cartón o algún elemento para parar el viento, ya que si la flor se mueve es muy difícil el enfoque.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios