Sigue a

Comparativa A55 (1)

Cuando os hemos hablado de la Sony A55, normalmente hemos hecho referencia a su espejo semitransparente, o a sus capacidades en grabación de vídeo. Ésta vez ha saltado a la palestra por otro motivo, y es que acaba de aparecer en la conocida base de datos del DxOMark, colocándose de golpe en lo alto de la tabla de sensores de tamaño APS-C, destronando a la Nikon D90. No hay que olvidar que esta última llevaba más de dos años invicta, una auténtica eternidad en el mundillo.

Realmente, si vemos con detalle la gráfica, la Nikon D90 aún está ligeramente por encima en rango dinámico, y sigue siendo la reina de los ISOs altos, seguramente por haber mantenido un número más contenido de pixels. En ese sentido, en la misma tabla tenemos a la Canon 7D, que con un tamaño por pixel mucho más bajo (aquí ya hablamos de 18mpixels) se mantiene más o menos en los mismos parámetros.

Todo esto no sólo nos puede llevar a cuestionarnos el sentido de la carrera de los megapixels, sino que también podemos aprovechar y buscar el sentido real a otros parámetros. Así, pese que algunos fabricantes nos vendieron las bondades de los sensores de 14 bits para registrar cambios más sutiles en la luminosidad de cada punto, los 2 bits extra de la Canon 7D no le ayudan a destacar en rango dinámico.

Comparativa A55 (3)

Dentro de la gama, en la gráfica que encabeza el post tenéis también a la Nikon D3100, por tomar un ejemplo de otra Nikon que lleva poco en el marcado. Quizá tendría más sentido mirar la D7000, pero aún no ha sido analizada en este benchmark. Los resultados, en cualquier caso, deberían ser muy parejos a la A55 ya que comparten sensor, aunque cualquiera sabe si el distinto procesado de cada cámara nos pueda dar alguna pequeña sorpresa.

No hay que perder de vista, en cualquier caso, que todos estos valores son muy próximos, y que las diferencias en muchos casos son casi anecdóticas. Que nadie se lleve a engaño, y piense que una diferencia de un 10% en ningún test teórico vaya a cambiar radicalmente la calidad de sus imágenes.

Comparativa A55 (2)

Siguiendo el rango dinámico, me he permitido aprovechar para comprar esta nueva Sony con otra de las “clásicas” de los benchmarks, que no es otra que la Finepix S5 Pro. En este caso, un tamaño del pixel mucho más respetable y, sobre todo, el genial SuperCCD de Fujifilm, sí que nos ofrecen un salto importante en este parámetro. Si nos fijamos, en cambio, en la respuesta a ISOs bajos, nos planteamos lo urgente que sería que se retomase esta idea con una tecnología más adecuada a los tiempos que corren.

Ya para acabar, y a modo de curiosidad, me he quedado dentro de la marca y la he comparado con su propuesta EVIL, en la forma de la Sony NEX5. Pese a la diferencia en cuanto a la filosofía de ambos equipos, los sensores no difieren demasiado, aunque podemos apreciar que claramente el sensor de la NEX es de una gama inferior. Mucho peor parada queda la alternativa de Samsung, que debe tener bastantes más problemas fotografiando con poca luz o en escenas de alto contraste.

Curiosidades aparte, es necesario hacer hincapié en el poco sentido que tiene reducir a tres números la calidad de imagen de ninguna cámara. Si realmente estamos interesados en hacernos una idea de lo que podemos esperar de cualquiera de ellas, deberíamos empezar por mirar al detalle el resto de gráficas que nos ofrece este test… para seguidamente olvidarlo todo, y salir a hacer fotos.

Más información | A55 en DxOMark

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios