Fotografía callejera (I): definición y primeras consideraciones

Sigue a

fotografia callejera 1


La fotografía callejera es un género muy popular, muy antiguo y realmente interesante. No para todo el mundo, pero particularmente me parece una manera de capturar la realidad de forma espontánea, directa y muy estimulante. Voy a afrontar un especial en varias entradas para tratar en profundidad este tipo de fotografía, que hoy día está viviendo nuevas perspectivas, gracias a la creciente afición y a los muchos aficionados que cada día lo prueban y se enganchan.

Y es que la fotografía callejera tiene algo realmente adictivo, quizás porque a pesar de su dificultad para conseguir resultados óptimos y brillantes, cuando se lograr capturar el momento decisivo o una imagen espontánea e inesperada supone una enorme satisfacción. Aunque no requiere ningún equipo fotográfico especial, sino tener buena predisposición, disparar mucho, además de disfrutar de la calle y la fotografía.

La fotografía callejera se viene realizando desde siempre y su definición es bien simple: se trata de fotografiar gente en lugares públicos, en la calles, parques, plazas, playas,... A primera vista induce mucho respeto, puesto que disparar con la cámara a desconocidos no resulta fácil y a veces produce cierta incomodidad. Pero superando cualquier timidez y, sobre todo, interactuando cuando es necesario, mantenerse relajado y demostrando que tan sólo quieres hacer una foto se pueden lograr buenos resultados. Si alguna vez nos encontramos con alguien que nos increpa por hacerlo, debemos ser respetuosos, explicar nuestra intención y se pone la cosa seria, pues borrar y ya está. No es cuestión de buscar un problema cuando hay tantísimas opciones.

Otra cuestión por la que me resulta especialmente interesante es porque pasear por la calle con la cámara en busca de esos momentos interesante ayuda enormemente a dominar y pulir la técnica fotográfica. No suele haber tiempo de preparar mucho la toma, en composición, medición para la exposición, enfoque, por lo que hay que ser veloz y ayuda a practicar mucho. Y otra cuestión fundamental es que no requiere ningún tipo de cámara especial. Cualquiera vale, desde la del móvil a una réflex, aunque si bien es cierto que una cámara pequeña y discreta nos será mucho más útil, pero no tiene porque ser una cara y codiciada telemétrica de Leica. Es más importante anticiparse, mantenerse atento a nuestro alrededor y seguro que con paciencia, práctica y algo de suerte podemos capturar una de esas imágenes irrepetibles. Porque esa es la esencia de la fotografía callejera.

markus hartel

En el especial abordaré algunos consejos prácticos, aunque si bien es cierto que este tipo de fotografía se presta como pocas a romper las reglas, ya que se le da más prioridad al momento que a la calidad en cuanto a encuadre, exposición, etc. Es un tipo de fotografía documental muy fácil de hacer, en cualquier momento, lugar y con enormes dosis de espontaneidad y con el ojo bien abierto, se pueden lograr estupendas fotografías.

También veremos algunas galerías y a algunos fotógrafos que dominan la fotografía callejera y nos servirá como ejemplo e inspiración. Algo esencial para incrementar el entrenamiento de nuestro ojo. También veremos algunos recursos útiles. Espero poder llegar a todos los aspectos y si tenéis alguna duda, consulta o propuesta lo hacéis en los comentarios.

Así que, venga, a salir a la calle con nuestra cámara y a capturar buenas imágenes de fotografía callejera.

Fotos | Guido Steenkamp y Markus Harkel

En Xataka Foto:

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

32 comentarios