Sigue a Xataka Foto

Rosaline from Kenyan orphanage

Comentamos mucho sobre cómo tomar fotografías, sobre el proceso, la creatividad, cómo editarlas, cómo compartirlas, pero… ¿cuidamos bien los títulos de nuestras fotos? no es difícil que este apartado lo dejemos en un segundo plano. O último. Y que solo agreguemos un título en el momento que la mostramos, publicamos o compartimos.

Para los que nos gusta subir nuestras fotos a Flickr, 500px, fotoblog,… incluso Instagram, EyeEm o las presentamos a un concurso, es en ese momento cuando nos preocupamos. A veces lo podemos tener muy claro desde que tomamos la imagen (o la serie de fotos), pero otras veces simplemente le dedicamos unas décimas de segundo, sin tomarlo muy en serio.

Un detalle que solemos descuidar

Con la cabeza alta Con la cabeza alta, por Anuska c

Es importante cuidar también este aspecto. No en vano es el título que tendrá una de nuestras fotos, que hemos tomado con esmero, con dedicación, que hemos procesado con inspiración… ¿por qué no esforzarnos en poner el mejor título posible?

Recordamos muchas fotos, algunas icónicas, otras simplemente porque nos impactaron. Muy probablemente nos preocupamos de conocer algo más de ellas, su autor, dónde se tomaron… pero también de su título. Un buen título puede hacer que esa foto permanezca aún más en el recuerdo.

Busca un título atractivo, fuerte, sencillo y que se recuerde

Tiempo para pensar Tiempo para pensar, por Govall

El título de una fotografía debe ser un complemento, un extracto de lo que muestra, de lo que inspira, o simplemente una breve y directa explicación de la captura.

Elegir un buen título es más esencial si cabe en esas fotografías que no siempre se entienden sin su contexto. El título ayudará a que el espectador conozca más sobre la fotografía, que amplíe su comprensión, que añada información esencial.

A la hora de elegir un buen título, no hace falta ser un experto en letras. Basta saber elegir un título atractivo, con fuerza, sencillo y breve. Eso hará que se recuerde, que le añada un elemento más para cautivar nuestra atención.

Títulos descriptivos

Quemando pólvora Quemando pólvora, por boira49

Como digo, no hace falta que intentemos ser muy rebuscados, ni la quintaesencia de la creatividad. Si preferimos elegir títulos descriptivos, sencillos, que transmiten directamente lo que se aprecia en el motivo o en la escena, podemos optar por un título corto, directo, pero intentando evitar lo obvio.

Un título descriptivo, al menos, debe añadir un poco más de lo que queremos mostrar. Títulos como “Árbol” no aporta mucho, mejor algo como “El ciprés solitario”, por ejemplo. A no ser que seamos un Andreas Gursky con títulos más pictóricos. Valoremos la utilidad de esa información adicional, de subrayar el motivo. Otro buen ejemplo es la famosa foto de McCurry “Niña afgana” (“Afghan girl”), breve, directo y descriptivo. También valoremos si resulta interesante resaltar el lugar y momento de la captura (habitual por ejemplo en fotografía de calle, como suele hacer Bruce Gilden)

Metáforas y comparaciones

Diálogos Diálogos, por pedromf

Otro buen recurso a la hora de titular las fotos es buscar una metáfora que describa bien a la escena. A veces nos brota enseguida que vemos la captura, pero en otras ocasiones podemos intentar buscar esa idea que teníamos en la cabeza y que queríamos mostrar, es una forma de poner énfasis en el esencia de la imagen.

Una buena metáfora o comparación es muy útil. Por ejemplo una foto de un escena lluviosa se puede titular “Un mar de lágrimas”, si la escena evoca melancolía, si los reflejos del agua aparecen como un mar salpicado por las gota de agua… es solo un ejemplo. También podemos optar por un tono irónico o incluso sarcástico, siempre dependiendo de cada imagen y de nuestro estilo.

Títulos con estados de ánimo

Espacios vacíos Espacios vacíos, por Ahio

Un buen recurso para titular es intentar describir en pocas palabras el sentimiento que provoca nuestra foto. Ese estado de ánimo que se puede apreciar en la escena, por el color, el motivo, el momento,… un título que subraye el estado de ánimo de forma directa, es una buena forma de reafirmar lo que transmite la imagen. O de otro modo, la reacción que queremos crear en el espectador.

Optemos por buscar ese punto que transmite o queremos transmitir sin necesidad de caer en lo excesivamente descriptivo, que es algo que se puede dejar para las etiquetas que añadimos en los metadatos o en el sitio donde lo compartimos: Flickr, 500px, Google+, fotoblog….

Como vemos, hay muchas formas de afrontar la manera de titular nuestras fotos. Es necesario esfuerzo, poner empeño, no conformarnos con un título cualquiera, buscar un título que aporte, que se complemente bien, que refuerce la idea visual…

Podemos buscar creatividad a la hora de titular sin necesidad de caer en lo excesivo y rebuscado, es una buena forma de ayudar a que nuestras fotografías destaquen y se recuerden. Pero sobre todo no caigamos en el “Sin título”, más que nada, porque es el más utilizado y desaprovechamos un excelente oportunidad de reforzar la mirada a nuestra fotografía.

Foto | Rosaline from Kenyan orphanage, por Javier Cobo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios