Síguenos

cabecera-the_invisible_black_backdrop.jpg

Hace poco me enfrentaba a este problema en casa de unos amigos para los cuales estábamos mirando hacer unos retratos familiares en clave baja. Uno de los problemas como me comentaba mi compañero Rodrigo Rivas, en cuanto a clave baja es el espacio. Es un problema porque debemos alejarnos y alejar al sujeto del fondo para que el fondo sea lo más oscuro posible. De esta manera realizar este tipo de fotografías en una casa, salvo que contemos con amplios espacios (suele haber muebles que nos reducen la movilidad) es muy complicado. Además, normalmente las paredes de las casas suelen estar pintadas de blanco o en colores pasteles por lo que los rebotes de luz son enormes así como dominancias de color hacen que sea más difícil de controlarlo todo. Una solución es hacer la clave alta, si dispones de bastante pared blanca, que es algo más fácil en interiores de este estilo. Lo que vemos hoy es una técnica similar a lo que se conoce como “noche americana”.

Recordando cómo obtener un fondo negro perfecto según nos contaba José Barceló, ayer mismo, otro amigo, al que doy las gracias, me recordó un nuevo post de Glyn Dewis sobre ajustes rápidos para los ojos. Aunque ya conocía la técnica, algo siempre aprendes. En fin, que dí una vuelta de nuevo por su blog y recordé su técnica de lo que él llama The Invisible Black Backdrop. Cuando me acordé inmediatamente recordaba la sesión del día anterior y que podría haber salido mejor usando la técnica que cuenta Glynn y que de tanto que tienes en la cabeza había olvidado.

El secreto del fondo negro e invisible

Básicamente, ¿cómo logramos el fondo negro apareciendo de la nada? Lo que tenemos que hacer es decirle a nuestra querida cámara que no capture más luz que la reflejada por el motivo debido al disparo del flash. Es decir, no queremos que recoja ninguna otra luz ambiente o natural, por lo que lo que quede alrededor del motivo será negro. Estoy deseando probarlo y, bien visto, como comenta Glynn en su blog, es relativamente sencillo conseguirlo. Además no requiere de accesorios demasiado complicados. Los requisitos necesarios son los siguientes:

  • Cámara de fotos con modo manual y un teleobjetivo.
  • Poder disparar al ISO más bajo posible (100 o 200 estaría bien)
  • Un pie con un paraguas reflector para el flash.
  • Imprescindible eso sí poder contar con disparar el flash fuera de la cámara.
  • No te olvides de nuestro modelo, objeto o motivo de la fotografía.

Los cinco pasos

1. Ponemos la cámara en modo manual. De esta forma tenemos el control de la velocidad de obturación, la apertura, el ISO ... en definitiva de todo.

settings.jpg

2. Configuramos la ISO al valor más bajo posible. Con esto logramos varias cosas. La primera es el sensor de nuestra cámara será lo menos “sensible” que pueda a la luz. Además de esta forma minimizamos el ruido digital al máximo sobre todo en las zonas de sombras.

3. Configuramos la Velocidad de Obturación. Hemos de poner la máxima velocidad de sincronización que nos permita el flash. Las velocidades habituales máximas suelen llegar sin mayor problema a 1/200” en todos los modelos y marcas. Podríamos tratar de hacer lo mismo con un disparo de alta velocidad (1/8000”), por ejemplo, pero el resultado no sería el mismo, ya que nos encontraríamos con el problema que el obturador se abre y se cierra tan rápido que no daríamos tiempo al sensor a captar luz suficiente. De esta forma, lo que estamos diciendo a nuestra cámara y nuestro flash que trabajen juntos y coordinados.

4. Configuramos la Apertura. La elección será de f/5.6 para arriba (f/8,f/11 …). Medimos, hacemos una prueba sobre el fondo y ajustamos. Debe ser totalmente negro. Tan sencillo como eso. Fíjate también en no tener una luz muy frontal tras el sujeto, aunque podría ser otro efecto interesante pero no nos ocupa ahora. Si el fondo no queda totalmente negro debes probar una apertura más cerrada. El objetivo es que al disparar el flash, su luz, sea la única luz ambiente.

antesydespues.jpg

5. Uno de los puntos claves es el Flash. Glyn lo configura montado con un paraguas reflector sin abrir como veis en la fotografía de abajo y con su correspondiente receptor. Cuenta que usa los conocidos Pocket Wizard pero te puede valer cualquier otro. El flash como veis está relativamente cerca y nos cuenta que para empezar suele ponerlo a un cuarto de potencia.

esquema.jpg

Eso esto todo salvo un par de apuntes. Por un lado, con aperturas muy cerradas tal vez te encuentres que la foto queda demasiado oscura porque la luz no es capaz de entrar al sensor, calibra bien la apertura. Por otro, es una técnica para exteriores abiertos, aunque no hace falta demasiado espacio. Ten en cuenta que si lo usas en interior la luz si no es muy controlada puede rebotar demasiado, en esos casos puedes optar por acercar lo más que puedas el paraguas al sujeto (y cerrándolo). En cuanto tenga un rato saldré corriendo a probar.

En Xataka Foto | Conseguir fondos totalmente blancos o negros

Más información y fotografías | The Invisible Black Backdrop (Glyn Dewis)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

24 comentarios