Sigue a Xataka Foto

Marc Lacoste

Si acabas de adentrarte en el fascinante mundo de la fotografía o estás a punto de hacerlo, sigue leyendo porque esto te interesa. Si por el contrario ya tienes experiencia… leelo igual porque estoy seguro de que alguno no compartirá mis pareceres y el debate podrá ayudar a los novatos a tomar una decisión adecuada.

Como el informático al que recurren vecinos, amigos y parientes lejanos para que les formateen sus discos duros, nosotros (y muchos de vosotros) somos, con demasiada frecuencia, el libro permanentemente abierto en el que los novatos creen poder encontrar las respuestas a todas sus dudas. Vamos a ello.

Filtros


paddy patterson

Para empezar en la fotografía ningún filtro te resultará fundamental o imprescindible. Sí, ahora muchos “maestros” se estarán tirando de los pelos, el que tenga, y los recién llegados se preguntarán por qué esto no coincide con lo que han leído en otros tantos sitios. Vamos a argumentarlo.

Aunque existe una ingente cantidad de filtros según sus usos vamos a centrarnos en tres tipos que a priori son los más interesantes: filtros UV/protección, filtros polarizadores y filtros de densidad neutra.

Dicen que los filtros UV sirven para proteger nuestro objetivo, es posible que incluso yo lo haya pensado en mis inicios pero la experiencia me ha hecho cambiar de opinión. Para empezar, ya nos están engañando cuando nos venden un filtro UV como filtro protector cuando no lo es, pero como habitualmente los usamos para eso no vamos a abrir un debate paralelo.

El filtro UV no protege al objetivo de caídas, no salta ningún tipo de airbag al contactar con el suelo, no se activa campo de fuerza que lo haga levitar antes de tocar suelo, creedme. Y si encima no pagamos un buen dinero por él estaremos poniendo un cristal que afectará negativamente a nuestra imagen (pérdida de nitidez, posibles reflejos…)

Yo solo uso filtro protector en situaciones muy concretas. Si estás fotografiando una prueba de velocidad a pie de pista es extremadamente probable que una piedra pisada por una rueda o incluso goma de los neumáticos puedan impactar contra el objetivo dañándolo, aquí sí sería conveniente usarlo, pero es, como digo, un ejemplo límite.

Los filtros polarizadores y de densidad neutra son muy útiles para diversas situaciones: para eliminar reflejos y potenciar cielos y nubes los primeros; para ajustar tiempos de exposición los segundos. Aunque muy útiles no son esenciales al principio, podremos hacer paisajes sin ellos sin mayor problema.

Lo que sí compraría, porque desgraciadamente no suelen venir con los objetivos básicos de los kit, es un parasol. Esta pieza que llevo normalmente puesta es más útil de lo que muchos piensan. En una caída puede absorber parte del golpe, evitará que entre luz molesta, que las gotas de una posible lluvia se paseen por el elemento frontal del objetivo…

Resumen: Puedes vivir, al menos al principio, sin filtros pero compra un parasol.

Mochilas


Eric Wüstenhagen

Parece fácil esto de elegir una mochila pero el que todos tengamos en casa tres o cuatro es buena prueba de que no lo es. Algunas ofertas en las que nos “regalan” una mochila con la cámara por unos cuántos euros más resultan demasiado tentadoras pero no es una opción que recomiende salvo que sea esa mochila la que queramos, cosa ciertamente improbable.

El problema de las mochilas es que hay demasiadas variables que encajar en la ecuación: nos tiene que gustar, que entrar por los ojos, además ha de ser compatible con nuestras circunstancias (alguien con problemas de espalda debería usar una mochila que reparta el peso por igual) y que no se quede corta para nuestro equipo actual y posible a medio plazo.

La mochila es el más fundamental de los complementos por razones obvias y quizá por ello, por lo inmediato de la necesidad, nos agarramos como a un clavo ardiendo a la primera que pillamos. Craso error. Atiende a tus necesidades y actúa en consecuencia.

Si vas a dedicarte a fotografiar naturaleza busca una mochila resistente, que proteja de la lluvia y condiciones duras. Si vas a dedicarte a fotografiar en ciudad quizá te interese pensar en una mochila-bandolera que puedas controlar mejor que una a la espalda, o que puedas llevar por delante.

¿De qué tamaño? Otro de los errores que cometemos es el de comprar una mochila para el equipo que tenemos. Si acabas de comprar una cámara con un objetivo no caigas en el error de comprar una mochila en la que solo entre la cámara. Lo ideal es que te sobren al menos dos huecos por si en unos meses te haces con un flash o con otro objetivo.

Trípodes


StijnSpijker

El trípode también lo incluyo dentro de los accesorios que deberíamos adquirir junto con la cámara. Aunque podamos asociar su uso sola y exclusivamente a la fotografía nocturna y a la de larga exposición esto no es realmente así. Deberíamos usar trípode en toda fotografía en la que queramos máxima nitidez, independientemente de si estamos haciendo un paisaje o un retrato.

Se puede hacer fotografía sin trípode, por supuesto, pero lo considero esencial porque sin él no sacamos todo el partido a nuestra cámara. Necesitamos un disparador remoto para el modo Bulb, sí, pero la inmensa mayoría de cámaras te permiten programar hasta en 30 segundas la exposición, tiempo de sobra para muchas escenas nocturnas y que no serían posibles sin la estabilidad de un trípode.

¿Cuál elegimos? Descartaría los modelos más básicos, estos que podéis encontrar por 15 euros, porque aunque nos pueden sacar de un apuro en un momento dado, acaban resultando realmente molestos a la hora de usar. Están construidos con plásticos de mala calidad, los anclajes y uniones, así como la estabilidad general, dejan mucho que desear, suelen llevar unas rótulas enormes y aparatosas… en definitiva, son equipos que no ofrecen garantía a la hora de pinchar en ellos un equipo de muchos cientos o miles de euros.

Tampoco os estoy diciendo que empecéis con trípodes de 100 euros pero sí que miraría modelos de entre 40 o 60 euros de marcas reputadas que, aunque básicos, dejan ver más calidad y dan más seguridad que los que os comentaba antes.

En resumidas cuentas, mi consejo es que, si no sabes qué comprar junto con tu cámara para arrancar en esto de la fotografía, te hagas con un parasol para el objetivo, una mochila que te dure y un trípode seguro sobre el que pinchar sin miedo tu equipo.

Fotos | Marc Lacoste | Paddy Patterson | Eric Wüstenhagen | Stijn Spijker

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios