Publicidad

Estos son los efectos que el coronavirus está provocando (y podría provocar) en la industria fotografica [Actualizado]
Actualidad

Estos son los efectos que el coronavirus está provocando (y podría provocar) en la industria fotografica [Actualizado]

Publicidad

Publicidad

Artículo actualizado a fecha del doce de marzo de 2020. Iremos actualizándolo a medida de que haya novedades relevantes sobre el asunto.

Está claro que más allá de la tragedia humana, la epidemia del coronavirus, o COVID-19, está teniendo una notable incidencia en la economía, especialmente en el sector turístico, pero también en otros como el mercado fotográfico. Un sector que, como parte de la industria electrónica, está dominado por empresas japonesas y cuyos productos se fabrican mayoritariamente en tierras asiáticas.

Por eso ya hace ya algunos días os contamos como Sony (el mayor fabricante de sensores de captación de imagen del mundo, con fábricas en China) preveía dificultades para satisfacer la alta demanda de sensores por culpa de la epidemia.

Un poco antes ya os habíamos anunciado la cancelación del CP+ 2020, la principal feria japonesa de fotografía por precaución ante la epidemia. Una medida similar han tomado también otras ferias relacionadas como la británica The Photography Show o la americana NabShow, que han sido canceladas o aplazadas.

Una crisis global

Todo esto sólo fueron un “aperitivo” de lo que estaba por venir porque, ahora mismo, con la enfermedad ya extendida por gran parte del mundo (incluida España) empezamos a conocer otras consecuencias que afectan directamente al mercado de la fotografía. No hablamos ya de la imparable caída de las bolsas, sino sobre todo de las dificultades para fabricar, teniendo en cuenta que China es considerada la “fábrica del mundo”, e incluso de cosas más concretas.

Por ejemplo, hace unos días DPReview contaba como las carencias en la fabricación de memoria flash de tipo DRAM y NAND habían obligado a Sony a priorizar. Así, algunos de estos componentes que inicialmente iban a ir destinados a una nueva cámara sin espejo de la casa, acabarían en la inminente PlayStation 5.

Otro ejemplo podría ser la Fujifilm X-T4 que nos presentaron la semana pasada. Un nuevo modelo que, más que nunca, se anunció con una fecha de puesta a la venta especialmente abierta, toda vez que las instalaciones de Fujifilm en China estuvieron cerradas un tiempo y, aunque se reabrieron a mediados de febrero, siguen sin operar a pleno rendimiento.

Fujifilm X T4 2

Esto podría provocar que la nueva cámara tardará un poco más en llegar a las tiendas, del mismo modo que (siempre según DPReview), la compañía habría tenido que interrumpir la producción de las X-T30 y X-T3. Y lo mismo parece ocurrir con los objetivos Nikkor F 120-30 0mm F2.8E FL ED SR VRZ y Nikkor Z 70-200 mm F2.8 VR S que, según Petapixel, también se verán retrasados (y de hecho se anunciaron para febrero).

Lo último en este sentido es la confirmación por parte de Nikon de que la Nikon D6 se retrasa hasta el mes de mayo por culpa de la pandemia, un hecho muy significativo teniendo en cuenta que se trata del buque insignia de la marca que debía debutar en las inminentes olimpiadas de Tokyo (que veremos si finalmente no se cancelan).

Por supuesto no todas las marcas de cámaras fotográficas manufacturan sus productos en China, pero incluso algunos de los modelos que se fabrican directamente en Japón (o en otros países) se ven afectados por la escasez de componentes que sí se hacen en China. Es el caso de varias plantas de fabricación de Canon en el país nipón que han tenido que cerrar temporalmente por culpa de la epidemia.

El problema de los suministros

Y es que el de los componentes es otro de los inconvenientes importantes con el que ya nos estamos enfrentando y que puede tener graves consecuencias. No todo se fabrica en China (se calcula que lo hace un 28% de la producción manufacturera mundial), pero sí que hay muchos negocios que dependen de componentes producidos allí dentro de la economía global interconectada en la que vivimos.

Coronavirus Industria Fotografia 03 Foto de Hello I'm Nik

Tal y como comentan nuestros compañeros de DPReview, “es imposible saber cuál será el efecto a largo plazo de la interrupción continua de la producción industrial china en la industria fotográfica. Se estima que si la capacidad de fabricación china se reduce significativamente durante otro mes, hasta el primer trimestre de 2020, las empresas japonesas (junto con las de Corea del Sur) se verán fuertemente afectadas”.

Pero además desde este medio norteamericano apuntan a otro factor que quizá es bastante desconocido para nosotros como consumidores europeos. Se trata de que, a la importancia que este brote pueda tener a largo plazo en la economía global, hay que sumar otro efecto a corto plazo: el de la retracción en el gasto del consumidor chino, una parte importante para el mercado japonés de exportaciones.

Así, la retracción del consumo en el mercado chino puede tener una importancia clave en la rentabilidad de los fabricantes de fotografía, ya que China es uno de los pocos lugares del mundo donde los fabricantes han visto un aumento significativo en las ventas (dentro de un escenario global a la baja), especialmente en cámaras y objetivos de gama alta.

¿Qué podemos esperar entonces? Evidentemente que esta crisis pase lo antes posible y con el menor número de víctimas humanas. Pero a nivel económico y fotográfico esperamos que la cosa no llegue a mayores, que las fábricas puedan volver pronto a la normalidad y la cosa se quede en un bajón que se olvide pronto.

Y, por supuesto, que esa cámara que estaba previsto saliera con determinadas características al final acabe llegando tal cual a las tiendas, aunque sea un poco más tarde.

Foto de portada | Macau Photo Agency

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios