Por qué es importante (o no) disparar en formato RAW también con nuestro móvil
Actualidad

Por qué es importante (o no) disparar en formato RAW también con nuestro móvil

HOY SE HABLA DE

El formato RAW está empezando a ser muy común dentro de las cámaras de los teléfonos móviles. Los más avanzados, excepto los iPhones más sencillos del mercado, lo tienen incorporado. Y en caso de no aparecer en la configuración, siempre podemos acudir a las aplicaciones que lo permiten. Pero ¿es tan importante disparar en RAW con nuestro móvil también?

El formato RAW es el rey de la información dentro del mundo de la fotografía digital. Es la información bruta que llega directamente al sensor sin la actuación del procesador, sin el 'revelado' que haga.

No descarta ningún dato. Es la luz que ha pasado a través del objetivo y se ha grabado en todos y cada uno de los píxeles del sensor. Es el archivo desnudo, sin la interpretación del color, el brillo, el contraste o la saturación.

Raw+jpeg iPhone 13
El RAW frente al jpeg.

Esto en teoría, porque muchos fabricantes están cogiendo la fea costumbre de revelar internamente el archivo bruto y presentarlo con un aspecto mucho más saludable que la competencia. Es lo que encontramos en los archivos ARW de Sony o en el mismo Apple ProRAW de iPhone.

Esto no es algo ni bueno ni malo, solo que si somos estrictos, un archivo RAW no debe tener ajuste alguno por parte del procesador de la cámara. Debería llamarse de otra forma. Si tienes dudas es tan fácil como abrir un archivo RAW en un programa como Darktable, por ejemplo, y ver la información pura.

Un vistazo a…
Comparativa FOTOGRÁFICA entre los MEJORES móviles de 2021: esta vez NO HAY DUDAS

Las ventajas (o no) de disparar en RAW

Hace tiempo que estoy escuchando que disparar en RAW con los teléfonos móviles no tiene mucho sentido gracias a la fotografía computacional, es decir, captar imágenes digitales sin la dependencia total de la óptica. Todo está cambiando y mucho.

Gracias a la fotografía móvil no dependemos tanto de las limitaciones que 'sufrimos' en las cámaras. Todo ha cambiado y a muchos nos cuesta entender cuánto. Ya no estamos hablando solo de fotografía, sino de informática en el pleno sentido de la palabra.

Es muy curioso hablar de este tema con gente entendida. Yo me entiendo mejor con los fotógrafos y me fío de mi experiencia, pero siempre busco encontrarme con gente que sabe más que yo. Y estoy en el proceso de cambiar mi visión sobre la fotografía móvil.

Jpeg directo IPhone 13
El jpeg directo del iPhone 13

Si nos quedamos con los conocimientos de un fotógrafo y nos olvidamos por ahora de las virtudes del formato ProRAW de Apple, que señalaremos más tarde, hoy por hoy sigue interesando disparar en formato RAW por encima del clásico JPEG. Pero ya hay 'peros'...

Los motivos no han cambiado. El formato RAW es información en bruto y el JPEG es una interpretación con pérdidas de esos datos:

  1. Contiene toda la información captada por el sensor.
  2. Un RAW trabaja con 12 bits (como mínimo), lo que supone una gama tonal de 4096 niveles, muy por encima de los 256 niveles de un JPEG.
  3. El demosaicing (la interpretación del color a partir de la matriz Bayer) se realiza en el programa de edición que elijamos. Así conseguimos el resultado que necesitamos y en el futuro podemos mejorar la interpretación.
  4. Si tenemos los conocimientos suficientes, la interpretación de color se puede afinar hasta límites insospechados.
  5. Decides cómo quieres tratar el ruido. Llama la atención la obsesión por quitarlo en los archivos jpeg directos e incluso en el ProRAW.
Raw IPhone 13 con Adobe Lightroom
RAW del iPhone 13 desde la app de Adobe Lightroom

Estos cinco motivos son suficientes para apostar siempre por el formato RAW a la hora de hacer nuestros disparos. Tenemos toda una superficie libre para trabajar, para sacar lo que necesitamos sin depender de terceros.

Y somos libres de elegir lo que queremos durante el revelado. En las fotografías de ejemplo no me gusta el azul cielo tan saturado que interpreta el JPEG. Estoy más cómodo con el que he sacado en el DNG. Solo por poner un ejemplo.

Ampliacion 100% jpeg IpHone 13
Ampliación al 100% del jpeg

Un formato JPEG, según como lo configuremos en cámara, pierde mucha información por el camino para aligerar el peso. Y la misma cámara decide la saturación, el brillo y el contraste que necesita la imagen según los parámetros que hayamos elegido. Y es lo que quedará para el futuro, con pocas opciones de cambio.

Ampliacion 100% dng iPhone 13
Ampliación al 100% del archivo DNG

Este es el problema principal del JPEG. Se vende como un formato ligero y sencillo de manejar. Pero si el resultado no te gusta, no podemos hacer nada para mejorarlo con garantías de calidad. El RAW siempre es más abierto a los cambios si el fotógrafo sabe cómo hacerlos. Pero existe la fotografía móvil...

El caso especial del Apple ProRAW

En un artículo sobre dicho formato que escribí dije que el Apple ProRAW tenía pinta de ser un RAW revelado con un estilo personalizado, como se hace en Capture One o Adobe Camera RAW.

Y mi interpretación no es del todo correcta. Tal como comenta Alessandro Michelazzi la realidad de este nuevo formato es otra. Estamos ante un archivo más rico, que además de las ventajas del RAW clásico, incorpora toda la información de la fotografía computacional.

Guillermo Luijk (muchas gracias por tus observaciones) aclara que estamos ante un archivo DNG (importante la colaboración con Adobe):

  • No son RAW: porque en ellos ya se ha hecho el demosaicing de la captura original. Es decir no reflejan la matriz de filtros de color del sensor sino que son mapas de bits con las tres componentes RGB definidas en cada píxel, así que no pueden beneficiarse de algoritmos de interpolación alternativos. Veremos además que llevan aplicada reducción de ruido por lo que estrictamente no son datos crudos.
  • Sí son RAW: en los demás sentidos. Conservan la linealidad del sensor y preservan toda (o casi toda, más sobre esto luego), la información capturada por este. Así que a efectos de los principales procesos del revelado RAW como el ajuste de exposición, el balance de blancos, la gestión de color o el mapeo de tonos (mal llamado "recuperación" de luces y sombras), tienen la elasticidad propia de un RAW auténtico.

Los fotógrafos queremos conseguir la mayor calidad posible y nos perdemos con los entresijos de las novedades. La aparición de este nuevo formato abre un abanico de posibilidades que nunca nos habíamos podido plantear.

Disparar en RAW o en jpeg

Las reglas están cambiando. Por supuesto cada uno puede hacer lo que quiera en función de su experiencia (creo que es importante valorar este punto) y, sobre todo, de la cámara o teléfono móvil que tenga. Hoy por hoy, disparar en RAW es una buena opción, también con un smartphone.

Pero, y es la primera vez que lo digo, si trabajamos con un teléfono, la fotografía computacional nos puede ayudar a trabajar más rápido. Todas las ventajas que trae se pierden en un RAW.

RAW+jpeg iPhone 13
Las 7 diferencias al 100%

En cierta manera los móviles simplifican todo el proceso que antes no quedaba más remedio que hacer manualmente con grandes conocimientos del software en cuestión. Te lo dan todo hecho, todo cocinado, a mesa puesta.

Al final depende de nosotros. Ya no es pensar solo en RAW, sino darse cuenta de lo que puedes hacer tú y si la máquina lo hará mejor. No puedo contar todavía con ese ProRAW, por lo que todavía miraré con más cariño al formato crudo que al JPEG incluso en los móviles.

El tiempo y la experiencia me hará cambiar de opinión, seguro. Por ahora, y al carecer de ProRAW dispararé en formato RAW+JPEG como el aprendiz que soy con el móvil. ¿Por cuál formato te inclinas tú?

Temas
Inicio