Compartir
Publicidad
Madrid Photo Fest 2018: Asistimos a la primera edición del nuevo evento fotográfico de la capital (I)
Eventos

Madrid Photo Fest 2018: Asistimos a la primera edición del nuevo evento fotográfico de la capital (I)

Publicidad
Publicidad

Como ya os avanzamos, un nueva cita relacionada con la fotografía se ha incorporado al calendario de eventos de la ciudad de Madrid. Se trata de Madrid Photo Fest, “otro” festival de fotografía pero con un carácter diferente a lo habitual, mucho más práctico que PhotoEspaña. Por este motivo, Xataka Foto no podía faltar a la cita y, por supuesto, os lo vamos a contar.

Madrid Photo Fest 18 16

Claro que, tal y como apuntamos en este otro artículo, el programa de Madrid Photo Fest estaba lleno de interesantes propuestas, muchas de las cuales se solapaban unas con otras motivo por el cual era imposible asistir a todo. Por eso, nuestra crónica se va a centrar en lo que nos pareció más interesante o bien tuvimos que priorizar por cuestiones de agenda. Para comenzar, os contaremos qué tal fue el workshop de Eugenio Recuenco y la charla del fotoperiodista Manu Brabo.

Pero antes hay que hablar un poco del lugar “físico” en el que se celebró el evento. Se trata de un local denominado “Espacio Harley” que se va a convertir en la nueva sede de la escuela de fotografía Workshop Experience, organizador del festival. Este lugar está enclavado muy cerca de la Plaza de Toros de Las Ventas, y es un local de dos plantas, con 2.000 metros cuadrados “dedicados en exclusiva a la fotografía” y con un estilo industrial muy actual, que además nos pareció perfecto para un evento como éste.

Madrid Photo Fest 18 15

En la planta baja del local se desarrollaron las talks de fotógrafos y también las sesiones de post-producción, y además también había un espacio para expositores (no muy amplio, bien es cierto), que contó con firmas del sector como Canon, Fotocasión, Sigma, Sony y Profoto. Por su parte, en la planta superior se enclavaba el plató que sirvió de espacio para los diferentes Workshops, así como la exposición colectiva 'Mare Nostrum. Guerra y éxodo en el Mediterráneo', de MeMo Reporters (formada por Fabio Bucciarelli, José Colón, Guillem Valle, Diego Ibarra y el propio Manu Brabo).

La fotografía pictórica de Eugenio Recuenco

Madrid Photo Fest 18 2 Eugenio Recuenco al comienzo de su taller

La primera jornada completa del Madrid Photo Fest 18 comenzó con el taller de Eugenio Recuenco, reputado fotógrafo de moda al que tuvimos ocasión de entrevistar hace sólo unos meses. Tras una breve introducción, destinada a presentarse, hablar de su forma de trabajar y de ‘365’ (su último proyecto de carácter personal), el fotógrafo comenzó una sesión de trabajo en vivo que tenía por objeto lograr dos fotografías con su estilo particular.

Un estilo que él mismo definió como “pictórico”, utilizando como inspiración el trabajo de Vermeer y los pintores flamencos, a los que por supuesto no trata de copiar. De hecho, Recuenco comentó cómo a él no le interesa que toda la fotografía esté perfectamente nítida y que muestre todo con detalle, “lo más importante es que lo que haya funcione”.

Madrid Photo Fest 18 4 En el centro de la imagen, la modelo protagonista y el fotógrafo en plena sesión.

Para la ocasión se había montado un sobrio decorado ex profeso que reproducía una suerte de habitación de hospital, con una ventana que dejaba pasar la luz del sol (reproducido artificialmente) y una especie de alacena y poco más. El otro elemento fundamental era una modelo con un estilismo muy barroco que se preparó en una sala contigua de la mano de profesionales de la misma escuela (que además de fotografía también ofrece cursos de maquillaje). Con estos elementos, Recuenco y todo su equipo (dejó muy clara la importancia del equipo que trabaja con él) se volcaron en lograr unas tomas que el fotógrafo había imaginado para la ocasión, y que los espectadores pudieron ver cómo se iban construyendo paso a paso.

Y lo hicieron gracias a un monitor aledaño que estaba conectado al portátil de Recuenco, que a su vez lo estaba a la Hasselblad H3D de 39 megapíxeles, la cámara que habitualmente utiliza para su trabajo. Ésta, por cierto, estaba configurada con una ISO 800 (cuando su valor “normal” es de 80) porque, según comentó el fotógrafo, “para ser pictóricos hay que ir contracorriente”, y con una velocidad de obturación baja, porque así “pasan cosas”.

Madrid Photo Fest 18 14 Recuenco observando los resultados de la toma en el portátil.

En este sentido, Recuenco comentó que una clave de su trabajo está en permanecer “muy atento a lo que va pasando, cuando se mueven elementos, luces…” Justo lo que fue ocurriendo durante unas cuatro horas, que resultaron muy interesantes, aunque (todo hay que decirlo) también se hicieron algo pesadas. Y no porque lo que contara el fotógrafo no fuera interesante, sino por la propia incomodidad de estar sentados tanto tiempo (por supuesto con descansos) en unas sillas que tampoco ayudaban mucho.

Manu Brabo, sin pelos en la lengua

Madrid Photo Fest 18 9

Así podemos calificar la intervención del fotógrafo Manu Brabo, una charla que llevó a cabo con un estilo muy directo y sin rodeos, donde fue contando la historia de un chaval que quería ser fotógrafo de guerra. La charla de quien fue Premio Pullitzer 2013 por su cobertura de la Guerra de Siria también resultó un poco larga (alrededor de dos horas), pero estuvo llena de titulares sin desperdicio: “Ninguna foto merece perder la vida, pero perderla por una foto subexpuesta es de gilipollas.

De esta manera habló de cómo muy pronto tuvo claro que antes de nada tenía que aprender a hacer fotos y de unos comienzos difíciles, con muchos años trabajando como fotógrafo en carreras de motos. Todo eso cambió en 2011, cuando logró ir a su primera guerra, la de Libia.

En aquella contienda el fotógrafo confiesa que estaba más obesionado por lograr buenas fotos que por captar lo que es una guerra, algo que fue cambiando con el tiempo. También confesó que, no siendo el mejor fotógrafo, ni pudiendo competir con los grandes de la profesión, en sus primeros años como rookie en la profesión, la clave de su éxito estuvo enecharle huevos”.

Madrid Photo Fest 18 10 Brabo explicando una foto en la que muestra a niños en las zonas de conflicto que tienen el horror de la guerra como algo cotidiano.

Mientras hablaba, Brabo nos iba mostrando una selección cronológica de sus fotografías, comentando algunas de ellas y mostrando sin cortapisas su malestar con ciertos temas. Como el poco apoyo que tienen los fotógrafos de guerra por parte de los medios de comunicación, “pagan lo mismo a uno que está en el frente de Libia que a otro por hacer fotos en el Bernabéu”, o nuestra pésima actuación (de todos, pero con especial acento en cierto sector político) en la actual crisis de Siria, “se nos tenía que caer la cara de vergüenza por lo de Siria. Hemos dejado morir a medio millón de personas”.

Brabo también comentó como “para ser fotoperiodista hay que dejar de lado ideologías, religiones y demás”, y por supuesto también habló de la evolución de su forma de ver la fotografía a lo largo del tiempo, con la inestimable experiencia adquirida en tantos conflictos (Libia, Siria, Egipto, Irak, Ucrania…) que le han hecho cambiar, entender que aquello que decía Robert Capa (“Si la foto no es buena es porque no estás lo suficientemente cerca”) tenía más que ver con una distancia emocional respecto a la gente con la que convives en los conflictos y que protagonizan las fotos.

Madrid Photo Fest 18 11 Brabo contestando a las preguntas del público asistente.

Igualmente, contó cómo le resultan especialmente interesantes temas como la psicología de los soldados (“son personas como todos”), y por supuesto los prisioneros, después de que él mismo lo fuera en Libia, al comienzo de su carrera como fotoperiodista, y coincidiendo con el gran James Foley. A éste, y a todos los compañeros de profesión con los que ha trabajado, atribuyó el fotógrafo su mejor fuente de aprendizaje. “Son los mejores profesores que he tenido; y yo soy un gran copión”, dijo Brabo.

Pero si el fotógrafo se ha ganado su prestigio en las zonas de guerra, las últimas imágenes de su charla fueron para hablar de otro tipo de conflicto. El que muestra ‘Corresponsales de Guerra en el Cáncer de Mama’, su último proyecto que recibió por encargo de un fabricante de electrónica. Un proyecto que afrontó como un reto por lo difícil que resulta “entrar en la vida de personas que están pasando un momento muy complicado, también las de alrededor”.

Madrid Photo Fest 18 8

Además de mostrarse encantado de poder hacer una historia muy íntima con más medios y tiempo que en su trabajo habitual, Brabo confesó que no cree en la objetividad (“es una de las grandes mentiras del periodismo, no digamos de la fotografía”), y que está muy contento con el resultado porque “a pesar de que se podía caer en el drama tiene un espíritu muy positivo”.

Página web | Madrid Photo Fest 2018

En Xataka Foto | Madrid Photo Fest 2018: Asistimos a la primera edición del nuevo evento fotográfico de la capital (y II)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio