Compartir
Publicidad
Cómo controlar el color en la fotografía digital (I)
Guías

Cómo controlar el color en la fotografía digital (I)

Publicidad
Publicidad

Empiezo hoy una serie de artículos con la que quiero conseguir que el color en la fotografía sea más sencillo. Es el momento de empezar a pensar en la armonía del color y olvidarse para siempre de enseñar fotografías en las que el tono, la saturación o la luminosidad no guardan ninguna relación. Esto es algo que siempre se ha hecho en la fotografía de moda, pero vamos a centrarnos en otros estilos, como el viaje o el reportaje.

Una de las discusiones estrella de los fotógrafos en las reuniones de asociaciones o en los talleres es decidir qué es más difícil: ¿blanco y negro o el color? Aquí en Xataka Foto ya hemos escrito sobre el tema en otras ocasiones. Sinceramente creo que es más complicado el color por el componente psicológico que tiene y por la complicación de combinarlos bien.

Son muy pocos los fotógrafos que realmente trabajan bien el color. Realmente se pueden contar con los dedos de las dos manos los maestros del color. En primer lugar pondría a los precursores: William Eggleston, Stephen Shore, Joel Meyerowitz... luego estarían Alex Webb, Ernst Haas y por supuesto, dos de los fotógrafos que mejor ven el color en la historia: José Manuel Navia y Cristóbal Hara.

Disparar en color no estaba bien visto a mediados del siglo XX. Solo servía para el mundo de la publicidad y las fotografías familiares. El blanco y negro representaba la seriedad y la única verdad. Otra historia es que era más económico, más rápido y sencillo, pero esto es otra historia que no viene ahora a cuento.

Colorfinali @ferfoto.es

El color es una disciplina exigente, que exige un mayor dominio de la técnica y un conocimiento profundo para llegar a tener una libertad puramente creativa. Luego exige una práctica constante, una buena memoria y percepción de los colores y un trabajo profundo delante del ordenador. En cierta manera la fotografía digital permite más libertad a la hora de jugar con las tres propiedades que tiene: Tono, Saturación y Luminosidad.

La fuerza del color

Ya hemos visto cómo utilizar las diferentes herramientas que nos ofrecen los programas de edición, sobre todo Adobe Photoshop. Pero siempre tendremos la duda de saber cuál es el color con el que tenemos que trabajar, con cuál combina mejor o qué armonía nos interesa más para lograr comunicar una sensación u otra.

El color se trabaja sobre todo en la fotografía de moda. En la fotografía de viajes o de naturaleza o urbana, intentamos que todo quede más o menos realista en lo que se refiere al color. Pero lo que se nos suele olvidar es que una imagen con el cielo azul y el campo verde es lo más aburrido que podemos hacer en lo que respecta a la fotografía. Es pura verdad pero siempre le faltará algo. Mi intención es encontrar las claves para aplicarlo a estas especialidades.

Colorfinal03 @ferfoto.es

Personalmente siempre he pensado que una buena imagen en color es aquella que parece blanco y negro. Es decir, que solo tiene un color con distintas gamas de intensidad. Pero es solo una forma de trabajar, muy simplista y eficaz, eso sí. El color es pura psicología. Y la relación entre ellos puede ser una explosión sin igual de sentimientos.

Solo hace falta ver los trabajos de Alex Webb para entender plenamente lo que estoy diciendo. El color comunica y mucho. Y en la mayoría de los casos cuesta encontrar el punto justo de uno o de otro para dar con el resultado perfecto. Para ser sinceros, me cuesta creer en la psicología y la tendencia de que todo es pura estadística. Depende tanto de dónde hayamos nacido o de la relación que tengamos con los colores que la siguiente división siempre he pensado que es un mero punto de partida y que nunca hay que tomarlo al pie de la letra:

  • Amarillo: La alegría y la calidez.
  • Rojo: El amor y las emociones fuertes.
  • Azul: La tranquilidad y la frialdad.
  • Verde: La naturalidad por encima de todo.
  • Morado: El color de la nobleza.
  • Rosa: El romanticismo y la juventud.
  • Blanco: La pureza, lo limpio.

No dejan de ser una aceptación social que enseguida se puede desmoronar. El amarillo daba mala suerte, el blanco es todo lo contrario en otras civilizaciones... Este es uno de los motivos por lo que no es tan fácil trabajar con el color.

El color en la fotografía digital

Por eso es difícil hacer un buen color. Y por eso es una buena noticia todas las posibilidades que tenemos hoy con la fotografía digital. El color es un elemento más de comunicación, otra manera de acercar al espectador a nuestras imágenes. Y las herramientas que tenemos con nuestras cámaras y nuestros programas son poco menos que infinitas en las manos adecuadas.

Ha llegado el momento de trabajar bien con la temperatura de color, con todas las capas de ajuste que hacen referencia a cualquiera de sus valores. Quiero que entendamos por fin el sentido del RGB o del CMYK. Y cómo puede cambiar todo.

Colorfinal01 @ferfoto.es

Pero antes de empezar veremos las ruedas de color, las aplicaciones de Adobe u otras compañías que nos pueden ayudar a conseguir que esa fotografía que soñamos tome de una vez por todas la forma definitiva. No será un viaje sencillo. Empezará en el siglo XIX y terminará donde nos lleve nuestra habilidad. Dominaremos el color.

https://www.xatakafoto.com/xataka-foto/siete-cosas-que-podemos-hacer-con-el-color-en-adobe-photoshop

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio