Compartir
Publicidad

Flujo de Trabajo: La toma (I)

Flujo de Trabajo: La toma (I)
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después del primer paso de nuestra guía Especial Flujo de trabajo, en el que hablábamos de la pre-producción y la producción, hoy nos adentramos en el quizá sea el momento vital de una “fotografía”, la toma de la/s misma/s. Ya sea para el fin que sea, aquí entra en escena el plasmar toda esa idea concebida. Dividiremos esta capitulo en dos partes, exactamente igual que el anterior, y en esta primera se enlazará con la segunda parte que publicaremos en breve.

Al igual que en el capitulo anterior, tocaremos algunos puntos que para algunos no será tremendamente necesario para su fotografía, pero nunca viene mal tenerlos en cuenta por si algún día se necesita.

La selección de equipo rápida y fluida

Visto que ya gastamos tiempo anteriormente en saber que equipo llevar con nosotros, debemos tener en cuenta, que la agilidad en tener a mano lo necesario es importante. Por ejemplo la duda en la elección de un objetivo u otro, o de determinado accesorio u otro, puede no sólo ser malo por atrasarnos el trabajo, sino por darnos una imagen un tanto “mala” ante los demás, sobre todo si estamos realizado cualquier trabajo profesional. La gente que trabaja con nosotros o lo esta haciendo por primera vez, necesita ver algo que le atraiga para que confie en nosotros. Es importantisimo SIEMPRE, dejar patente (incluso aunque tengamos lagunas) que sabemos lo que hacemos en todo momento.

flujo-trabajo-la-toma-i-foto-flickr.jpg

Fotografia de rapapu en nuestro grupo de flickr, en la que vemos el momento de selección del equipo durante la toma.

Puede parecer un punto muy básico, pero mucha gente no le da importancia. Un ejemplo muy claro, el abrir y/o cerrar un tripode de una manera estilosa y fluida, es un punto en el que muchas personas se fijan para saber si sabes fotografiar o sabes de fotografia. Una tonteria ¿verdad?, qué tendrá que ver eso con tu buena capacidad fotografica; pues si, hay gente que lo asimila así.

En definitiva, ya sea para sesiones con modelos, publicistas, etc… como para tu propia fotografia callejera en el momento de ir tomando tus fotos, la selección rapida del material sin dudas es importante. Unas veces por poder perder la foto que querías, y no usar el objetivo más apropiado, o incluso poder perder un cliente por no dejar patente tu fluidez en el trabajo.

Observa antes de disparar

Somos fotógrafos, y antes de usar una herramienta como es la cámara, debemos “crearnos” la fotografía en la cabeza justo antes del disparo. La luz, la composición, lo retratado etc… deben juntarse en nuestra retina y ser procesados para llegar a la idea que queremos concebir. De esta forma aceleraremos el proceso, y conseguiremos agilizar parte del punto anterior. Esto viene muy bien, si trabajamos con modelos, ayudantes etc… ya que les estaremos ahorrando gran parte de trabajo, y será mucho más fácil para todos. Recordad que la idea de todo esto, es conseguir agilizar el proceso pero consiguiendo unas grandes resultados.

flujo-trabajo-la-toma-i-foto-flickr3.jpg

Fotografia de Andres Breijo en nuestro grupo de flickr.

También debemos observar el lugar en el que estamos realizando la fotografía, para saber como aprovecharlo al 100%. Al igual que para no sufrir imprevistos como robos (si trabajamos en exteriores), siempre es bueno organizar bien todo el equipo y su posicionamiento.

Momento de disparo:

Configuración de la camara

Aqui comenzamos con una parte ya más técnica de nuestro flujo de trabajo. Como muchos de vosotros sabeis, el archivo RAW es una de los grandes adelantos en fotografía digital, y es por eso que no debemos dejar de disparar en esta modalidad de archivo nunca. Siempre, nuestra cámara debe estar configurada con este archivo, ya que gracias a el a la hora de la postproducción, podremos realizar ciertos cambios sin que nuestra imagen sufra en exceso el deterioro por modificación, entre otras ventajas que podeis seguir en nuestro articulo sobre las ventajas del RAW.

Os voy a recomendar configurar la cámara (siempre y cuando vuestra cámara tenga la opción), en disparar con RAW + JPEG. Muchos pensaréis en la soberana tontería, pero creedme, para muchos trabajos profesionales nos puede salvar de muchos imprevistos. El archivo JPEG puede ser leido en la totalidad de ordenadores y programas de edición fotográfica, mientras que el RAW no siempre, y necesitamos disponer del codec de nuestra cámara para visualizarlo y procesarlo; y es por esto que muchas veces el disponer de el JPEG puede hacer que algún contratiempo con la lectura del RAW nos salve con algun cliente. Hay cámaras que disponen de dos ranuras de lectura, si es asi es bueno guardar en una los RAW’s y en otra los JPEG, al igual que poder hacer una copia de los RAW+JPEG en la segunda ranura. Dependiendo del cliente y/o fotografía, consideraremos que hacer.

grafico-flujo-trabajo-la-toma.jpg

Hay que tener en cuenta que es importante siempre disparar con los mejores ajustes de luz posible al igual que intentar siempre poner una Temperatura de color aproximada a la escena a fotografiar (o la idea que nosotros queramos). Gracias a esto nuestros JPEG, quedaran lo más parecidos a el ajuste final, y por tanto su degradación será menor. Es por todo ella que también debemos poner la cámara en el espacio de color más amplio (la mayoria disponen de Adobe RGB), ya que aunque nuestros RAW’s no se verán afectados por ello, si nuestros JPEG’s.

La temperatura de color, a pesar de disparar en RAW nunca es conveniente dejarla en AUTO, e intentar configurar algun ajustre predeterminado que más se ajuste a las condiciones a fotografiar. Si podemos hacer un Balance de blancos personalizado, será mejor que mejor. El motivo de esto, se debe a la visualizacion del Histograma; y es que los histogramas que nosotros vemos se basan en JPEG o las minuaturas que nosotros vemos al disparar una foto. Como bien sabeis nuestra imagen en RAW nunca se visualiza en la camara como un RAW, sino como un JPEG.

lanzarote-abril-2010_170410_1972.jpg

Otro punto a tener en cuenta dentro de la configuración, es simplemente agilizarnos visualmente. Y esto lo conseguimos, si sabemos si nuestra foto será procesada en Blanco y Negro o en color. Al disparar en RAW, podemos configurar en nuestra cámara el Estilo de Imagen, en el podremos poner la imagen en Monocromo, para conseguir que la previsualización de la foto sea en Monocromo, haciéndonos una ligera idea de como quedaría si estuviera tomada asi. Recordad que disparando en RAW, no aplicamos nunca el espacio de color a una fotografía hasta que llega al ordendador, así que jamás seria una fotografía en Blanco y Negro directamente, solo una previsualización.

Hay muchos más ajustes como la sensibilidad, autofoco, el Live View para enfocar (como ya vimos en otro articulo) etc… que son de un calibre muy personal, y todo dependerá de la luz, de la toma a realizar o de nuestra propia exigencia personal.

Os recordamos que este punto tendrá una segunda parte en los próximos días, y en la que continuaremos con elTrato con modelos, asistentes, ayudantes, maquilladores, estilistas, etc… No os lo perdais.

En Xatakafoto | Especial Flujo de Trabajo

Fotografías (portada y ayuda) y método |Rodrigo Rivas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos