Compartir
Publicidad
Entendiendo las diferencias de los procesos de manejo de color en nuestras fotografías
Opinión

Entendiendo las diferencias de los procesos de manejo de color en nuestras fotografías

Publicidad
Publicidad

Durante nuestro flujo de postproducción, el color es uno de los elementos más importantes a trabajar. Este paso es el que terminará dándole un estilo y una sensación a la imagen para que quede grabada en la memoria de nuestra audiencia. Es un proceso que cuenta con tres pasos principales y es importante diferenciarlos para realizar el mejor trabajo sobre nuestras fotografías.

Corrección de Color

Este es el primer paso que deberíamos realizar con todas nuestras imágenes. Algunas veces trabajaremos con fuentes de luz que no están calibradas, tienen un bajo índice de reproducción de color. Otras simplemente tenemos descuadrado el balance de blancos en la cámara y recién en edición ajustaremos las tomas. En el proceso de corrección de color ajustaremos los parámetros básicos para tener una base neutra, con "color natural", para trabajar el color y el estilo de nuestra imagen.

Los parámetros en los que nos enfocaremos en este paso son: Corregir el balance de blanco y el tinte. Establecer un contraste base utilizando las herramientas de brillos, sombras, blancos, negros y contraste. En este proceso también podemos ir a ajustar las correcciones de correcciones por perfil de objetivo.

Color 001

Reitero que es lo primero que deberíamos hacer con todas nuestras imágenes. Muchas veces los fotógrafos más principiantes en el proceso de trabajo hacen una toma y comienzan a filtrar o editar el color inmediatamente, lo que usualmente genera problemas de dominantes, colores menos naturales, artefactos y demás que agregan más tiempo de trabajo y disminuyen la calidad del resultado.

La necesidad de esta base neutra parte tanto para quienes nos gusta trabajar dedicadamente el color, como para quienes solo aplican filtros, presets o LUT. Todos los procesos de color automáticos han sido creados a partir de imágenes neutras; la edición de color es más sencilla de alcanzar con un canvas que nos permita ver la información real que tenemos.

Filtrado

Este es un paso que se ha vuelto muy popular en esta época. Parte del proceso de aplicar filtros, presets o LUT a la imagen. Usualmente es una forma rápida de adquirir un ‘estilo de color’ bonito para nuestras tomas. Pero es un paso que recomiendo saltarse.

Color 002

El principio que se aplica en todos estos procesos automáticos es transformar tonos, contrastes y curvas de color en de manera estándar. Sin embargo, no todos los filtros funcionan con nuestras imágenes, no todos conseguirán los contrastes deseados y la mayoría son tan clichés, que no ayudan a que nuestra imagen destaque. Usualmente es lo que termina ocurriendo con las tendencias de redes, donde esos patrones en masa le quitan identidad a muchos creadores.

Sin embargo creo que el filtrado mediante LUT o presets puede servir en ocasiones, como un método de experimentar el color y como un método de aprender a cómo llegar a ciertos resultados. Antes os hemos explicado cómo el emular los estilos de un preset puede ayudarnos a manejar mejor las herramientas de revelado, edición y retoque. Usualmente, por su caracter destructivo, los presets y las LUT deben ser la última capa aplicada en una secuencia de trabajo, de esa manera se puede ajustar su invasión mediante opacidad en Photoshop o nivel de perfil en Camera Raw u otros reveladores.

Estilo de color

Para mi, este paso es el más importante de todos. En el pasado os hemos comentado cómo practicar la edición de color a diario nos ayuda a mejorar nuestros flujos de trabajo y pensar en nuestras imágenes con más detenimiento. La edición de color es lo que termina de darle identidad a nuestras imágenes, donde se acentúan los elementos y donde está aplicada la narrativa que el espectador va a ver en la pared.

Una misma captura va a transmitir distintos sentimientos dependiendo del tratamiento de color. El estilo aplicado sobre la imagen va a determinar su publicación; y la creación de un estilo propio será lo que atraiga a los clientes que gusten de él a trabajar con nosotros.

Color 003

Sea que trabajemos en color o en blanco y negro, el estilo de color es el paso en el que trabajamos los elementos de manera fina sobre la imagen. Va muy de la mano con nuestro proceso de revelado y edición. En la estilización trabajamos la calibración de los colores, curvas en la imagen y las distintas herramientas de ajuste de tono, luminancia y saturación de la imagen. Acentuamos colores, definimos tonos de piel, establecemos puntos de blanco y negro y damos una dominante de color a la toma.

En un revelador tendremos una gran cantidad de herramientas para trabajar. Luego los ajustes finos pueden ser realizados en una herramienta más especializada, como Photoshop. Trabajar de manera más general o más local depende del gusto y el estilo de trabajo de cada fotógrafo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio