Asúmelo: esa nueva cámara o móvil no te convertirá en un mejor fotógrafo
Trucos y consejos

Asúmelo: esa nueva cámara o móvil no te convertirá en un mejor fotógrafo

Reconozcamoslo, a todos nos gusta presumir de tener lo último y estrenar nuevo equipo. Y especialmente cuando empezamos a hacer fotos siempre es tentador pensar en que esa cámara o smartphone que acaban de anunciar como revolucionario nos ayudará a ser mejores fotógrafos. Pero ¿realmente es así? Puede ser pero, la verdad verdadera, es que difícilmente ese nuevo equipo te va a convertir en un mejor fotógrafo. Sin embargo hay cosas que sí podrían hacerlo.

Aprende los fundamentos

Saber qué es y como manejar el triángulo de exposición, cómo controlar la profundidad de campo, cómo elegir los mejores objetivos... Asimilar estas y muchas otras cosas más sí que pueden ayudarte a ser mejor fotógrafo. Y para ello no necesitas un equipo nuevo, basta con lo que tengas. Si eres nuevo en fotografía, obtener un manejo sólido de los fundamentos es lo que realmente marcará la diferencia en tus fotografías.

Y no hablamos sólo de técnica, sino también de otros aspectos más artísticos como uno que es fundamental en fotografía y en el que el equipo no tiene la menor importancia: la composición. Ser capaz de crear una buena composición te ayudará a convertir el mundo tridimensional en una imagen bidimensional efectiva.

Manejo de la luz

Y si la composición es importante qué decir de la luz. Fotografiar es escribir con luz así que estudiar los diferentes tipos de luz que pueden afectar a una escena, conocer la temperatura de la luz y cómo afecta al balance de blancos de una foto sí que son cosas cuyo conocimiento te harán mejorar.

Esa Nueva Camara No Te Hara Mejor Fotografo 02

Y para eso tampoco hace falta un equipo concreto; de hecho ni siquiera hacer falta una cámara: basta con observar cómo es la luz en los diferentes entornos en los que nos movamos y a diferentes horas del día, ver qué iluminan y qué sombras crean. En definitiva, para mejorar nuestras imágenes es importante aprender a observar la luz para ser capaz de sacar provecho de ella y aprender a controlar nuestra cámara para poder capturarla mejor.

Conoce bien tu equipo

Aunque creas que necesitas una cámara o smartphone nuevo, es muy posible que aún no hayas sido capaz de sacar todo el partido al que tienes. Por eso intenta descubrir cómo puedes aprovecharlo al máximo, empezando por leerte el libro de instrucciones (si no lo hiciste en su momento) o releerlo hasta comprender bien todas sus funciones. Quizá no lo sepas pero es bastante frecuente que muchos fotógrafos no sepan que sus cámaras pueden hacer ciertas cosas que no son muy conocidas por los principiantes.

Pide opinión sobre tu trabajo

Puede que creas que las fotos que haces no son lo suficientemente buenas, pero ¿se las has enseñado a alguien? Si eres capaz de encontar a alguien que puedan ver tu trabajo y darte su opinión con honestidad, y de paso consejos para mejorar, es fácil que te olvides de comprarte un nuevo equipo.

Esa Nueva Camara No Te Hara Mejor Fotografo 03

Puedes recurrir a los profesores de talleres o clases de fotografía, o a otros fotógrafos que encuentres en grupos de fotografía. También podrías someterte a la opinión del público general, pero siempre que estén dispuestos a darte una opinión sincera (la familia no suele valer).

Prueba cosas nuevas

Eso de "salir de nuestra zona de confort" es un buen consejo que puede ayudarnos a mejorar, porque nos fuerza a experimentar y a enfrentarnos a cosas distintas. Haz fotos de algo que nunca hayas capturado, experimenta en ubicaciones nuevas, utiliza filtros diferentes, hora del día distitnas o temas completamente nuevos.

El solo hecho de hacer algo nuevo a menudo puede estimular nuevas ideas y ayudarnos a salir de la rutina creativa. Y, en última instancia, puede ayudarnos a ser mejores fotógrafos, aprendiendo qué nos gusta más y cuáles son nuestras fortalezas.


Mira tus fotos con otros ojos

A veces, si examinamos nuestras fotos tiempo después de hacerlas nos daremos cuenta de que, aunque no nos parecieron muy buenas en su momento, han mejorado con el tiempo, como el buen vino. Por eso es aconsejable revisar nuestras fotos de vez en cuando, tratar de mirarlas con otros ojos y de buscar las mejores o cuáles son las que, con un poco de edición, pueden convertirse en una buena foto.

Al mismo tiempo es recomendable mirar más allá de la fotografía y del arte en general. Disfrutar de exposiciones de fotografía, investigar en busca de artistas que hayan desarrollado un estilo y que tengan algo interesante que decir con su arte. Buscar inspiración y conocimiento en el trabajo de otros también puede ayudarnos a mejorar.

En definitiva, antes de comprarnos un nuevo equipo deberíamos tener claro que hacerlo no es la clave para ser mejor fotógrafo. Lo que realmente puede marcar una gran diferencia es algo que tenemos con nosotros todo el tiempo, nuestra creatividad y nuestros conocimientos, y eso es independiente de la cámara que tengamos ahora mismo.

Temas
Inicio