Sigue a

cabecera1.jpg

Dominar el modo manual y sobre todo la exposición en manual es muy aconsejable cuando se toman fotos en condiciones controladas y pretendemos tener una serie de imágenes con un valor idéntico o similar de exposición, podéis consultar para ello los artículos sobre ello Curso de Fotografía: 16. Fotografía en Manual y Curso de fotografía: 17. Fotografía en Manual. Estas condiciones controladas pueden ser interiores normales o bien un estudio fotográfico, por poner algún ejemplo. También se suele utilizar con el modo bulb en la fotografía de larga exposición.

Normalmente, si no dispones de un fotómetro, te puede bastar realizar una foto de prueba y comprobar que es la exposición en el histograma del visor. Aunque diría un poco más, teniendo en cuenta el histograma, esa exposición “correcta”, debe ser la que nosotros queramos tener dependiendo del efecto buscado en nuestras fotografías. Esto nos sirve en estas condiciones de luz controladas aunque si éstas cambian debemos repetir el proceso.

De todas las opciones que se incluyen en el dial de tú cámara, si tienes uno que pone M, estás de enhorabuena: tu cámara tiene el fantástico modo manual. Este modo es el más sencillo y menos sofisticado por decirlo así aunque quizá sea el que más miedo da a la hora de utilizarlo o tal vez el que nos hace sentirnos más inseguros. En el resto de modos existe algo de automatización de algunos factores que nos hacen estar centrados únicamente en uno de ellos y, por ende, más fáciles de utilizar, a priori.

brunoat.jpg

Fotografía de Bruno Abarca en nuestro grupo flickr

Te preguntarás porqué he empezado por el modo manual si resulta ser el más “difícil” o el que nos hace sentirnos inseguros. Pues precisamente por eso, porque nos vamos a enfrentar a él y vamos a domarlo. Dejemos claro el primer concepto del modo manual. Con el modo Manual del dial controlamos dos factores: la apertura y la velocidad de obturación. Ya, pero el modo automático, ya elige muy bien, ¿verdad o mentira?. El modo automático puede estar bien en algunas decisiones, pero desde mi punto de vista si quieres ser fotógrafo debes tomar tu las decisiones y si quieres hacer fotos pues que las tome la cámara.

dial.jpg

En el visor óptico o en LCD tienes un indicador donde puedes visualizar la sincronización de la exposición medida por la cámara respecto a los valores de apertura del diafragma y la velocidad de obturación elegidos. Por recordar, diremos que aperturas más grandes (menor número f, como f/1.8, por ejemplo) dejan el diafragma más abierto y, por lo tanto, entra más luz y tendremos menos profundidad de campo; aperturas más pequeñas (mayor número f, como f/22, por ejemplo) dejan el diafragma más cerrado y tendremos más profundidad de campo. Velocidad de obturación pequeñas indican menor tiempo de exposicióny, por tanto, menor captura de luz, velocidades grandes lo contrario. Así, pulsando hasta la mitad el botón del obturador, verás si vas a tener una foto expuesta correctamente, el indicador se pone en el medio, o sobreexpuesta (hacia la derecha) o subexpuesta(hacia la izquierda). Igual que cuando interpretamos un histograma pero más sencillo y más simple. De todas formas, son reglas relativas. El otro día realizando fotografías de larga exposición, en modo manual, aún poniendo 30” de exposición en el visor me marcaba que tendría una foto subexpuesta. También hay que tener en cuenta que le había puesto un filtro degradado de densidad neutra. La foto salió correcta. Estos factores hay que tenerlos en cuenta. Según iban cambiando las condiciones de luz realizaba una foto de prueba como indicábamos al principio y listo.

visor.jpg

Así lo primero que observarás en el visor óptico, aunque, normalmente, puedes activarlo también en el LCD es la exposición que te sugiere o indica la cámara. Te sugiere o indica. Repito. La decisión es tuya. A partir de ahí, y, siempre, pensando en el tipo de fotografía que quieres hacer debes variar los parámetros. Siempre pensando en eso, recuerda. A veces querrás exponer o subexponer el fondo para tener bien expuesto al modelo, por ejemplo, dando menos importancia a ello. Esto ocurre con las fotografías con una fuerte iluminación fuerte tras el sujeto, sobreexponemos el fondo para tener bien expuesto al sujeto como decíamos, o en fotografías de clave baja donde podemos buscar subexponer el fondo.

sphinx.jpg

Fotografía de Sphinx! en nuestro grupo de flickr

Pongamos otro pequeño ejemplo, recordando que estamos en condiciones controladas de luz, diremos que el modo manual resulta muy útil a la hora de utilizarlo con iluminación de flash en una sesión de estudio. Por ejemplo podemos usar una configuraciones de f/8 y 1/125. Sí por ejemplo queremos aclarar el fondo, bastará con bajar la velocidad de obturación a 1/8, por ejemplo. Dado que contamos con el flash éste trabajará más o menos en función de nuestros parámetros.

Concluyendo diré que hay 2 cosas que creo que me han ayudado a mejorar mi técnica fotográfica: usar una focal fija como el 50mm y usar el modo manual con frecuencia. El modo manual asusta un poco en principio y te notas más torpe que con los otros modos. Pero utilizándolo, consigues aprender muchísimo y dominar la técnica que es lo verdaderamente importante.

Fotografía de portada | Javier del Pozo en nuestro grupo flickr

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

28 comentarios