Compartir
Publicidad
Fujifilm X-H1, análisis: el modelo más avanzado de la Serie X para convencer a fotógrafos y (sobre todo) a videógrafos
Análisis y pruebas

Fujifilm X-H1, análisis: el modelo más avanzado de la Serie X para convencer a fotógrafos y (sobre todo) a videógrafos

Publicidad
Publicidad

Nota de Xataka Foto

La llegada de la Fujifilm X-H1 venía a cubrir un hueco en el escalón más alto de la serie X. La X-T2 ha sido la referencia más avanzada hasta el momento, pero muchos echaban de menos un equipo aún más potente, especialmente en vídeo y con mejor agarre y consistencia. Ahora esta X-H1 llega para satisfacer las necesidades del profesional, tanto en fotografía como en vídeo, y lleva la serie X a un nivel aún más alto.

Tanto como que encontramos (ya desde nuestra primera toma de contacto) que esta cámara no va a tener mucho hueco entre aficionados entusiastas, para los que el resto de opciones de Fujifilm son muy veneradas, y sí va a seducir a profesionales que usan otros sistemas y ahora tienen una opción muy seria en el sector de las cámaras sin espejo con el sello del fabricante japonés.

En la toma de contacto ya intuíamos que esta cámara es una cosa muy seria y su nuevo estabilizador en el cuerpo, su nuevo tamaño y construcción y sus potentes prestaciones de vídeo la convertían en una cámara totalmente profesional (unido a que no ha llegado acompañada de nuevos objetivos específicos para vídeo).

Fujifilm X-H1: Características principales

Fujifilm X H1 0315

Sensor de imagen

X-Trans CMOS III de 23,5 mm x 15,6 mm (APS-C) con filtro de color primario.

Número de píxeles efectivos

24,3 millones de píxeles

Sensibilidad

ISO 200 hasta 12800. Sensibilidad de salida ampliada: ISO100 / 125 / 160 / 25600 / 51200

Estabilizador de imagen

Mecanismo del desplazamiento del sensor de imagen con una compensación de 5 ejes

Tomas continuas

Aprox. 14 fps [solo obturador electrónico] (JPEG: 40 fps, RAW con compresión sin pérdida: 27 fps, RAW sin comprimir: 23 fps)

Temporizador de intervalo para tomas

Sí (ajuste: intervalo, número de tomas, hora de inicio)

Visor

Visor OLED de color de 0,5 pulg., aprox. 3,69 millones de puntos (100% cobertura).

Monitor LCD

3 pulgadas, ratio de aspecto 3:2, aprox. 1,04 millones de puntos y táctil.

Grabación de vídeo

[4K (4096 x 2160)] 24p / 23,98 p 200 Mbps / 100 Mbps / 50 Mbps hasta aprox. 15 min. [4K (3840 x 2160)] 29,97 p / 25 p / 24 p / 23,98 p 200 Mbps / 100 Mbps / 50 Mbps hasta aprox. 15 min. [Full HD (2048 x 1080)] 59,94 p / 50 p / 29,97 p / 25 p / 24 p / 23,98 p 100 Mbps / 50 Mbps hasta aprox. 20 min. [Grabación a alta velocidad Full HD (1920 x 1080)] 59,94 p / 50 p / 29,97 p / 25 p / 24 p / 23,98 p 200 Mbps hasta aprox. 6 min.

Bluetooth

Versión de Bluetooth 4.0 (Bluetooth de baja energía)

Terminal

Terminal USB 3.0 de alta velocidad / micro USB. Salida HDMI Conector micro HDMI (Tipo D). ø3,5 mm, miniconector estéreo (micrófono) / ø2,5 mm, Conector de disparador remoto Zapata, Terminal sincronizado.

Alimentación

Batería Li-ion NP-W126S (Aprox. 310)

Dimensiones

139,8 mm (Anch.) x 97,3 mm (Alt.) x 85,5 mm (Prof.)

Peso

Aprox. 673 g (incluyendo la batería y la tarjeta de memoria)

Precio

1.899 euros (solo cuerpo)

Diseño y ergonomía

Fujifilm X H1 0283

Siendo una cámara sin espejo, por tamaño, ya casi no lo parece

Una de las primeras características que llama la atención es que, siendo una cámara sin espejo, ya casi no lo parece. Su cuerpo es mayor que el de una X-T2, más contundente y, en las manos, sin duda se aprecia aún más. Su agarre es muy bueno, con su prominente empuñadura. Trabajando intensamente con ella podemos confirmar que su manejo es cómodo y, especialmente, con objetivos grandes consigue un buen equilibrio.

Fujifilm X H1 0291

Su aumento de peso también es notable y aún más si le incorporamos la empuñadura vertical y sus correspondientes baterías. Este cuerpo junto con uno de los teleobjetivos zoom de la serie X se convierten en un equipo que abandona la ligereza para acercarse a un habitual equipo réflex. Esto es intencionado, muchos profesionales prefieren equipos sólidos, consistentes y con un gran agarre para sus trabajos de reportaje, acción, naturaleza y grabación de vídeo. Y Fujifilm así lo ha planteado con este modelo. Con todo, sigue siendo un equipo relativamente ligero y compacto.

La ganancia de peso viene producida por la incorporación de novedades en su construcción. Empezando por su potente estabilizador integrado en un cuerpo de aleación de magnesio, mejorado con respecto al de la X-T2. Ahora más denso que lo hace mejorar en resistencia a posibles golpes y a las inclemencias del tiempo más extremas.

Fujifilm X H1 0294

Otro detalle que llama la atención a simple vista es que la incorporación, en la parte superior, de una pantalla auxiliar, como la de la GFX 50S de formato medio. Se trata de un panel LCD monocromo muy útil y que puede modificarse el contraste según la necesidad. Los parámetros que encontramos también se pueden personalizar y, de un vistazo, podemos saber velocidad, diafragma, ISO y otros habituales.

El visor electrónico es de lo mejor del mercado actualmente

La pantalla trasera también es articulada, con capacidad táctil (especialmente para vídeo) y el nuevo visor electrónico posee una elevada resolución. Nada menos que 3,69 megapíxeles, con 0,75x de factor de ampliación y una velocidad de refresco de 100 fps. En la práctica, es un visor electrónico fantástico, de lo mejor que podemos encontrar en el mercado.

Fujifilm X H1 0287

El grip o empuñadura vertical es un accesorio adicional que será de gran utilidad para muchos profesionales. Con ellos se permite mayor comodidad de manejo y prolongar la autonomía de la cámara, que, es uno de sus puntos mejorables. Ya que sin este grip y con una única batería, se hace difícil completar una larga sesión de trabajo. Es una cámara que consume mucha energía y se aprecia claramente.

En el resto de botones no encontramos nada especialmente relevante, todo muy similar al resto de la serie X, especialmente a la X-T2. Un único detalle que nos ha llamado la atención (no muy positivamente, pero es algo muy personal) es la alta sensibilidad del disparador. Es realmente suave, silencioso (incluso cuando se dispara con obturador mecánico) cosa que a muchos les encantará, pero particularmente nos ha parecido excesivamente sensible. Tanto como para que se nos dispararán varias fotos sin querer, simplemente por llevar el índice en el disparador sin apenas ejercer movimiento para el disparo.

Fujifilm X H1 6411

Estabilizador y enfoque

Una de las grandes aportaciones de este nuevo modelo a la serie X es su nuevo estabilizador de 5 ejes integrado en el cuerpo. Es la primera cámara del fabricante en disponerlo y, presumimos, que en el futuro seguro veremos alguna más. Ofrece dos opciones: una estabilización continua y solo disparo, es decir, que se activa solo en el momento de la captura. En las pruebas, parece que el modo continuo resulta algo más efectivo, aunque siempre depende de la escena, la focal que se esté usando… como consecuencia, el consumo de energía se dispara. Así que solo deberíamos tenerlo activado cuando realmente lo necesitemos y poder optimizar la autonomía.

Fujifilm X H1 0362 Fujifilm X-H1 + XF 16-55 mm @ f/5,6; 1/200 s; 1.600 ISO

El estabilizador, en la práctica, es una enorme solución, porque nos permite trabajar a velocidades de obturación muy bajas (el fabricante promete hasta 5 pasos, en la realidad depende del objetivo, de nuestro pulso…). Y, en efecto, en el caso de esta X-H1 resulta muy efectivo. Se puede disparar a 1/8 s a pulso incluso con una focal larga. Para lograrlo, el obturador posee una suspensión que reduce las trepidaciones cuando se usa la obturación mecánica. Una solución que demuestra que no han incluido un sistema de estabilización al uso, sino que se han esmerado notablemente.

Un tema a considerar es que resulta perfectamente compatible su uso con el de los objetivos estabilizados de Fujifilm. En teoría, se complementan bien e incluso puede mejorar algo más la estabilización. En la práctica, no hemos notado mejoría usando un objetivo con estabilización activada. Y, por supuesto, para la grabación de vídeo es donde lo encontramos aún más esencial y serán los usuarios que más vídeo graben los que más lo apreciarán.

Fujifilm X H1 0311 Fujifilm X-H1 + XF 16-55 mm @ f/8; 1/1.000 s; 200 ISO

En cuanto al sistema de autoenfoque nos encontramos con el mismo que con la X-T2, pero mejorado. Especialmente en escenas con poca luz y con aperturas pequeñas. Lo interesante es que la cámara nos permite ajustar muy bien las diferentes opciones de AF, para cualquier situación y personalizarlo bastante.

El enfoque automático resulta realmente muy veloz también para escenas de acción y deportes

En la práctica, el enfoque automático resulta realmente muy veloz, tanto como para competir con otras cámaras también destinadas al sector profesional. El sistema de detección de fase funciona con gran efectividad cuando se le pone a prueba con exigencia, por ejemplo, con escenas de acción o deportes con el modo de seguimiento. Eso sí, siempre que intentemos mantener al sujeto principal en la zona central del encuadre, que es donde mejor rendimiento nos ofrece (algo que ya ocurría con la X-T2).

Fujifilm X H1 0019 Fujifilm X-H1 + XF 16-55 mm @ f/2,8; 1/1.000 s; 200 ISO

Y los resultados con el Fujinon XF 16-55 mm f/2.8 R LM WR ha sido excelente en todas las pruebas realizadas. Seguramente los resultados variarán dependiendo de cada objetivo, pero usando también el XF 23 mm f/1.4 tampoco hemos notado peor comportamiento. Así que muy bien resuelto este aspecto desde Fujifilm.

Fujifilm X H1 0087 Fujifilm X-H1 + XF 16-55 mm @ f/8; 1/500 s; 1.600 ISO

Nos ha sorprendido especialmente el sistema de enfoque en situaciones con poca luz (donde supuestamente se ha mejorado el sistema). Realmente consigue muy buenos resultados, en concreto cuando se trata de rostros, porque el detector automático hace muy bien su trabajo. Capaz de reconocer y hacer un seguimiento de los rostros aunque se muevan en una escena oscura.

También destacar que se ha incorporado un nuevo botón AF-ON muy práctico, así como el joystick que nos permite movernos ágilmente para elegir el punto de enfoque exacto. Siempre mejorable su respuesta, ya que cuesta algo de adaptación y destreza.

Fujifilm X-H1: Calidad de imagen y rendimiento

Fujifilm X H1 0176 Fujifilm X-H1 + XF 16-55 mm @ f/4; 1/200 s; 400 ISO

El sensor X-Trans de 24 megapíxeles ofrece imágenes en la línea de lo esperado y, muy similar, a la X-T2. Un buen rango dinámico, con detalles en sombras y luces y, sobre todo, con una reproducción de color sobresaliente. De hecho, este aspecto puede ser uno de los diferenciales que Fujifilm tiene en su lado de la balanza a la hora de competir con otros modelos profesionales, incluso con sensores full frame.

A la hora de trabajar en RAW sigue esta tónica y encontramos unos resultados notables, aunque siempre se pueden mejorar de forma más precisa dependiendo del software de revelado que usemos (ya sabemos que con Lightroom no se consigue todo el potencial de los archivos de Fujifilm).

Fujifilm X H1 0250 Fujifilm X-H1 + XF 16-55 mm @ f/11; 1/160 s; 200 ISO

Y en JPEG vuelve a demostrar que Fujifilm ha encontrado un gran equilibrio en sus resultados, especialmente en su reproducción del color. Sin saturar, pero con tonos vivos. Y, por supuesto, se pueden potenciar utilizando algunos de los ya clásicos modos de color que Fujifilm incorpora (Velvia/Provia, Classic Chrome,…).

La nitidez y la reducción de ruido aplicada a los archivos JPEG son muy buenas, donde vuelve a destacar su correcto equilibrio, sin abusar del suavizado (algo más perceptible en rostros) y con un detalle estupendo.

Fujifilm X H1 0066 Fujifilm X-H1 + XF 16-55 mm @ f/5; 1/125 s; 200 ISO

A altas sensibilidades encontramos un ruido bastante natural, no demasiado estridente

Recordemos que el potente procesador X Pro nos permite alcanzar un valor máximo de 12.800 ISO, que se puede ampliar hasta alcanzar 51.200 ISO. En la práctica, nuevamente Fujifilm realiza un estupendo trabajo con la contención del ruido incluso a sus valores máximos. Que resulta mejor cuanto mejores condiciones de luz tenemos en la escena. Cuando la oscuridad aparece, lógicamente el ruido es más notable. Con todo, es un ruido bastante natural, no demasiado estridente.

Fujifilm X H1 0168 Fujifilm X-H1 + XF 16-55 mm @ f/6,4; 1/17 s; 1.600 ISO

Del rendimiento no podemos obviar que esta cámara presume de potencia y nos permite alcanzar hasta 14 fps en una ráfaga de disparo. Siempre que tengamos activado el modo “boost” (que es el que nos otorga máximo rendimiento). Eso sí, es de obligado el uso de una tarjeta de alta velocidad si queremos extraer el máximo partido en este sentido. En la práctica, la capacidad del búfer es realmente buena y hace que esta cámara sea perfectamente apta para su uso en deportes, acción y naturaleza (junto con su buen resultado de autoenfoque como hemos mencionado).

La autonomía es uno de sus puntos más débiles (sin recurrir al grip)

Eso sí, la autonomía es uno de sus puntos más débiles. Sobre el papel una carga completa de su batería nos tiene que permitir alcanzar unos 300 disparos, pero haciendo un uso intensivo no hemos llegado a esa cifra. De hecho, esta cámara consume mucho más que la X-T2, algo lógico si nos atenemos al uso del estabilizador o el modo de alto rendimiento. Todo esto desaparece cuando usamos empuñadura vertical VPB-XH1, con capacidad para dos baterías adicionales. Eso sí, a costa de tener un conjunto más grande y algo más pesado (aunque esto para sus potenciales compradores no podría ser un problema, ya que muchos habituados a réflex, demandaban precisamente un cuerpo más contundente).

Galería a máxima resolución | Fujifilm X-H1 en Flickr

Vídeo

Fujifilm X H1 0289

No podíamos pasar por alto que este modelo viene con notables mejoras en el apartado de la grabación de imágenes en movimiento, como ya pudimos comprobar de la mano de especialistas. Ya la X-T2 poseía un buen comportamiento para estos menesteres, pero esta X-H1 abre un nuevo campo donde Fujifilm aún no destacaba frente a la competencia. Parece que han querido subsanarlo y esta X-H1 ha llegado para demostrarlo.

Fujifilm X-H1 - test vídeo

Recordemos que permite la grabación en resolución 4k y que el sistema de estabilización en el cuerpo es una grandísima ayuda para grabar a pulso (incluso si lo combinamos con otros sistemas de estabilización en la grabación de vídeo habituales).

La gran mejora es que incorpora dos métodos principales para controlar la cámara en la grabación de vídeo, ya sea que alternemos foto y vídeo o solo nos centremos en vídeo. Encontramos controles específicos para ello, pero destacable la opción de cambiar el control de abertura a los diales de control de cámara, para mayor facilidad.

Luego encontramos el Movie Silent Control, una opción de grabación silenciosa que anula los controles habituales de la cámara y pasa a manejarse únicamente mediante la pantalla táctil (o bien si queremos combinar el uso táctil con diales de control y joystick). En la práctica, resulta tan cómodo como seleccionar en el dial el modo Película y olvidarnos de los parámetros que tuviéramos para foto.

Con este control de grabación silenciosa encontramos en la pantalla los ajustes más específicos y habituales para la grabación de vídeo (velocidad, nivel de micrófono, blanco de blancos, ISO…). Por tanto, el manejo de esta cámara para estos menesteres es un gran paso adelante y seguro que los videógrafos la encontrarán como una seria opción.

Pero hay otros aspectos que no podemos obviar y son claves: como que aunque incorpora mismo sensor que la X-T2 ahora tenemos el doble de velocidad de bits (200 Mbps), esencial para lograr resultados más notables en movimiento y detalles más nítidos. Así como que incorpora un F-Log interno de 8 bits, una función de relación de aspecto 17:9 o un nuevo modo de grabación, denominado “Eterna” (también disponible para foto fija, por cierto), con colores poco saturados y contraste suave, que le da un aspecto realmente muy cinematográfico. Y sin olvidarnos que también posee intervalómetro programable, para los profesionales del time-lapse.

Fujifilm X H1 0489

Fujifilm X-H1, la opinión de Xataka Foto

La llegada de este modelo supone para Fujifilm cubrir un hueco en el peldaño más alto de su serie X. Ya encontramos a la X-T2 como máximo representante en calidad de imagen y rendimiento, pero esta nueva X-H1 llega para seguir aumentando sus posibilidades y contentar a más profesionales. Al menos a los más exigentes, que especialmente valoren un cuerpo más robusto, más contundente y con opciones de vídeo mucho más avanzadas. Aunque, sin duda, es el sistema de estabilización uno de los factores más destacables para inclinarse por este modelo.

Los resultados en calidad de imagen, rendimiento y manejo no nos han sorprendido en exceso. Viene cumpliendo la línea habitual de la serie X. Pero sí se aprecia un mejor trabajo en la construcción (este es el modelo más resistente y con mejor ergonomía, sin duda), en el enfoque automático y en el vídeo.

No lo tiene fácil a la hora de competir con otros modelos de la gama profesional, puesto que no se coloca por encima de casi ninguno

No lo tiene fácil a la hora de competir con otros modelos de la gama profesional, puesto que no se coloca por encima de casi ninguno, aunque ahora sí consigue pelear con más argumentos con cámaras avanzadas y sensores full frame, además de aportar el buen hacer y valoración que ha conseguido hasta ahora la serie X de Fujifilm. Como ejemplo, el hecho de que siendo un modelo tan reciente, se haya lanzado ya una actualización de firmware con mejoras (algo habitual en la serie X).

La calidad general de imagen (especialmente su reproducción de color), la variedad y calidad de las ópticas y su polivalencia (está perfectamente preparada para acción, deportes, reportaje social y grabación de vídeo), junto con las nuevas posibilidades con ópticas específicas de vídeo, son sus principales aspectos a favor.

En conclusión, con un precio muy competitivo, esta cámara no la vemos como posible sustituta de la X-T2. En calidad de imagen son muy parejas. Difícil apostar por la X-H1 si nuestro ámbito es únicamente la fotografía. Solo en caso de que necesitemos opciones más avanzadas en grabación de vídeo o valoremos la importancia de su estabilizador y su cuerpo más consistente y mejor sellado tendría sentido apostar por la X-H1, que además posee un precio (1.899 euros oficial, en Amazon la hemos encontrado a 1.649 euros) no muy alejado y tentador.

Fujifilm X H1 6400

La nota de la Fujifilm X-H1 en Xataka Foto

9.0

Características9
Diseño y ergonomía9
Controles e interfaz9
Rendimiento9
Calidad de imagen9

A favor

  • Calidad de imagen global
  • Autoenfoque avanzado
  • Estabilización de imagen muy efectiva
  • Completas opciones y buena personalización

En contra

  • Autonomía muy mejorable para una cámara de esta gama (sin usar empuñadura adicional)
  • Disparador excesivamente sensible
  • Tamaño y peso algo elevado para una cámara sin espejo

El equipo ha sido cedido para la prueba por parte de Fujifilm España. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos