Compartir
Publicidad

Robo de imágenes: Lo que opinan algunos de los expertos de la comunidad fotográfica de nuestro país

Robo de imágenes: Lo que opinan algunos de los expertos de la comunidad fotográfica de nuestro país
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La semana pasada hemos vivido en nuestra comunidad fotográfica un capítulo verdaderamente escandaloso que a más de uno le habrá dejado con la boca abierta pensando que eso no podría ocurrir como tal en nuestro país. Es cierto que la utilización indebida de fotografías - que son subidas a distintas redes sociales - por parte de particulares, organizaciones, asociaciones y/o empresas sin el permiso preceptivo de sus respectivos autores.

Dicen los que acaban hartos de este asunto que lo mejor es no subir absolutamente nada a internet. Que así se evitan los problemas y los disgustos. Pero tampoco es una solución para muchos fotógrafos (profesionales y aficionados) que quieren y/o necesitan por diversas razones mantener una presencia en internet. Pero el caso que comentábamos, iba más allá de la presencia en internet. Montar una exposición y poner a la venta fotografías que no son de la autoría de uno mismo roza el esperpento. Por dicha razón hemos querido contar con las opiniones de alguno fotógrafos y bloggers (Mauro Fuentes, Vicente Alfonso, Uge Fuertes, Juan César Jover, Carlos Cazalis, Nuria Puentes, José Luis Valdivia, Manuel Zamora o Alfons Rodríguez) que han tenido a bien contestar un par de preguntas sobre el tema. Las preguntas en cuestión que hemos planteado a nuestros expertos han sido las siguientes:

¿Qué opinas sobre el robo de imágenes de fotógrafos? ¿Qué se puede hacer además de denunciarlo?

Juan César Jover, uno de nuestros usuarios de Xataka Foto más activos y redactor del blog www.apratizando.com nos decía:

El robo, plagio, atribución y similares es algo que ha pasado con todo tipo de obras desde que el arte existe, no es algo nuevo, simplemente se trasladó al mundo online. La única diferencia es que al existir una mayor proyección de los eventos físicos en el mundo online, todas estas acciones se ven más a menudo. Posiblemente hace 10 años un caso como éste no hubiera trascendido y el ladrón habría salido de rositas (es más, que con el tiempo la imagen se hiciera ofiosamente suya y fuera el autor original el que tuviera problemas)[...] En cuanto a medidas preventivas: no compartir los RAWs de tus fotos a no ser que sea con propósitos educativos, usar marcas de agua poco intrusivas, incluso que pasen desapercibidas [...] y compartir las fotos con la calidad justa para un correcto visionado en un ordenador o terminal móvil. Tambien podemos hacer uso de los metadatos de la imagen[...] En cuanto a medidas correctivas: [...] lo que no deberíamos hacer es olvidar. Los trabajos de ese fotógrafo (o fotógrafa) deberían ser mirados con lupa y ser mucho más críticos con su trabajo. Todo esto con mesura: no es lo mismo usar la foto de otro en tu web y que la cosa quede un poco en el limbo de si ha nombrado al autor o no, que robar la autoría de una imagen y luego vender las fotos). Que la propia sociedad fotográfica sea la que rechace de una forma firme a los infractores. [...]

Carlos Cazalis, al que tuvimos hace tiempo aquí, se expresaba en estos términos con la visión que tienen desde México:

Si fotografo ha sido el mismo que ha colocado su foto online en su pagina web o en su red social me parece que hoy es completamente aceptable reconocer que la foto puede llegar a aparecer en algún otro sitio online. El propósito de haberla colocado es en su principio su difusión, por lo tanto reclamar que ha sido usada por otro es ridículo. Ahora, si la imagen esta siendo usada fuera de su propósito o contexto original el fotógrafo tiene todo el derecho a reclamar y denunciar, el inconveniente hoy es que no hay reglas internacionales sobre el uso o desuso de las imágenes en internet. La segunda posibilidad - se refiere a lo de la exposición - debe ser considerado robo porque no es la imagen lo que ha sido robado si no la idea por la cual la imagen fue creada. Ahora si la imagen ha sido impresa y difundida como en el caso que mencionan con la Xunta de Galicia, al autor del robo por supuesto que hay que demandarlo y debe ser penado con multas que compensen el uso de la imagen así como la posible difamación del autor original de la imagen. En México, si mal no recuerdo existe una agencia de gobierno para proteger los derechos de autor del artista. Si alguna obra es mal utilizada o robada, el artista, que debe estar registrado con la agencia, puede demandar al culpable a través de la agencia y, de ganarse el juicio, el culpable debe pagar unas multas altísimas a la agencia, no al artista. Son tan altas que lo que suele ocurrir es que el delincuente ve como compensar directamente al artista para proteger sus intereses. Esta medida beneficia al artista y desalienta a los delincuentes. Me parece una buena opción a ser aplicada internacionalmente.

Uge Fuertes Sanz, premiado en los Wildlife Photographer of the Year 2013 en dos categorías diferentes, nos da su opinión así:

[...]No puedo entender como la gente puede intentar engañar sobre el origen de una fotografía o sobre como ésta tomada para obtener un "exito fácil". La comunidad de fotografos termina "pillando" a algunos de estos defraudadores, pero para uno que se conozca y se haga público deben de haber miles de casos. [...] Suelo mostrar en la red mis mejores fotos a veces en lugares de "fácil descarga" porque pienso que una buena foto en un disco duro sin que la vea nadie, no sirve de nada. Exponerla en la red supone ese riesgo, te puede abrir algunos caminos pero también cualquiera la puede poner de fondo de escritorio. En cuanto a que es lo que se puede hacer, como preventivo esta claro que poner las fotos en los lugares de donde no se pueden descargar con facilidad y ponerlas a muy baja calidad. No se como se puede robar una foto en la red como para imprimirla en grande a calidad suficiente. Muchos utilizan manchas de agua que ocupan toda la foto; yo no soy partidario de ponerlas, quizás desde que vi como un "artista del photoshop" eliminaba una por completo sin tan apenas dejar rastro. En las medidas a posteriori, después de denunciar si es algo flagrante, creo que lo que más puede doler es hacerlo bien publico. Hay ejemplos de sobra. Fraudes fotográficos(no solo hablo de robos) que se han movido en la red llegan a ser una losa para quien los comete, moverlo en diferentes sitios a modo "cobrador de el frac" desanima a quien quiera coger ese camino. No se que mas se puede hacer ante esta indefensión en la que todos nos hemos visto en menor o mayor medida.

José Luis Valdivia, conocido fotógrafo isleño y seguidor de Xataka Foto, nos da su particular visión del asunto:

[...]El otro día veía un documental sobre falsificadores de cuadros famosos que poco o nada se distinguen de los originales. He sufrido en mis propias carnes el robo – no solo de imágenes – sino de ideas. Para toda esta panda mediocre creen que "las ideas" caminan solas por la calle y se las apropian. Con lo digital se abre una brecha con una línea muy peligrosa: lo que es público es susceptible de ser robado. Leía un comentario de un usuario en facebook que me dejó helado: "Sí no quieres que te lo quiten no lo subas para presumir. En la red es de todos y te aguantas." Sin palabras. Comprarse una cámara de fotos no te convierte en fotógrafo. Exponer cuatro fotos que te parecen chulas sin un criterio serio formado, no te convierte en un Sorolla de la fotografía. El digital, en su democratización, es un coladero. [...] [...] muchos llevamos clamando al cielo porque de una puñetera vez se persiga y se tenga más en cuanta la propiedad intelectual o el expolio de lo ajeno con total impunidad. Pero no sé de qué nos extrañamos: las instituciones públicas son las primeras que han "cogido" material que no es suyo. Son las que montan concursos con premios de risa para fomentar la comarca y que una legión de incautos dejen sus imágenes en él, para así, tener un catálogo por la patilla amparados en sus bases caciques e injustas. [...] Robar imágenes con el fin de exponer y ganar unos minutos de gloria, del "me gusta" fácil, de las palmaditas inmerecidas en la espalda, y el afán de notoriedad ocultando complejos y egos maltrechos, lo comparo con el deportista que ha necesitado recurrir a doparse para alcanzar el Olimpo. Son igualmente tramposos. Buscan atajos. Pero solo se engañan ellos. [...]Hoy relataba lo sucedido a mis cincuenta y cinco alumnos de 5º y 6º, entre diez y doce años, que un día a la semana les imparto "fotoperiodismo". Sus caras atónitas se rompieron con una niña que dijo: "Pero, ¿por qué lo ha hecho?". La pregunta es sencilla porque no se explica el proceder. He cerrado mi web personal hace dos meses. Tras ocho años abierta, sus condiciones y el uso que veía por ahí de mis imágenes me hicieron tomar la decisión. No solo era que descargaban en la calidad que fuese el contenido: es que muchos copiaban exactamente igual la toma con vistas a venderla a clientes con los que yo trabajo[...] Ahora mismo mis imágenes van acompañadas de artículos para mis patrocinadores, como Samyang, revistas impresas o digitales, donde el tamaño es reducido y aleja en cierta medida la tentación. [...] Dejarse asesorar por profesionales legales en términos de defensa de sus derechos. Sea uno profesional o no. De igual modo que si gastamos cientos de euros en un equipo, éste, merece ser protegido con un seguro en caso de sustos. Ahora mismo en España están funcionando muy bien varios gabinetes.[...]

Nuria Puentes, editora gráfica y fotógrafa, también nos aporta su visión sobre el asunto:

Creo que las mentiras tienen las patas muy cortas y que al final, cuando uno roba, aparte de perder la dignidad y el honor como profesional, acaba sabiéndose. Los medios de comunicación serios, acostumbran a pagar todo el material que publican porque son conscientes de la mala imagen que puede darles ese tipo de actos y las consecuencias económicas que les puede acarrear una denuncia. Internet es un arma de doble filo, pone a disposición millones de imágenes que cualquiera puede copiar con un solo click pero también existen y cada vez más, herramientas para poder encontrar esas copias. Es un grave problema de educación social en el que la gente tiene por costumbre pensar que todo lo que hay en internet es gratis y no piensan que detrás de cada fotografía hay un autor que, en la mayoría de veces, come de eso. Actualmente, la manera de prevenir más efectiva es no subir fotografías a más de 800px - aproximadamente - y poner marca de agua dentro de la imagen. Que al menos, cueste un poco más manipularla si la quieren utilizar. [...]

Manuel Zamora Bernal, al que entrevistamos, también, hace algún tiempo, nos declara lo siguiente desde su punto de vista como fotógrafo especializado en destacar los valores humanos, hecho que le valió este pasado año el premio PHotoEspaña Ojo de Pez a los valores humanos.

La inspiración viendo el trabajo de otros fotógrafos siempre ha existido. Todos tenemos referentes y muchas veces se nos reconocen en nuestra propia fotografía. De esto a coger, literalmente, una fotografía y utilizarla para un trabajo propio va un abismo, y esta conducta no denota mas que una enorme frustración, falta de talento y honestidad como fotógrafo. Hacer esto ya te "retrata" para siempre dentro del colectivo. Realmente parece muy dificil controlar donde acaban tus fotografías una vez han salido del ordenador. Pero también la mayor cultura visual existente hace que se detecten rapidamente a estos farsantes. Con los nuevos canales de comunicación rapidamente se arrepentirán del robo y servirá para prevenir nuevos casos de gente que se quiere beneficiar del trabajo de otro.

Alfons Rodríguez, que ha colaborado con nosotros alguna vez, sobre todo en aspectos relacionados con la ética y el fotoperiodismo nos ha dejado unas breves líneas pero también de mucho interés:

Creo que es inaceptable y que la respuesta legal debería ser contundente y dura. Y más si es de un profesional a otro, que debería ser un agravante. Sinceramente, creo que es difícil de prevenir, pues los mecanismos no están desarrollados, pero los responsabilidades se deberían depurar de forma clara y rápida. Retirar licencias o carnets de prensa podría ser alguno de las acciones a aplicar.

Vicente Alfonso, la mano que está detrás de Fotoaprendiz, nos deja su reflexión sobre este espinoso asunto en estos otro términos:

Es posible que en muchos casos la libertad que ofrece internet y sobre todo google en la búsqueda y descarga de imágenes, haya hecho que el robo de imágenes cueste considerarse como tal en muchas personas, sobre todo gente que lleva poco tiempo en la red. Aunque no por ello, es algo justificable. También entiendo que hay gente que quiera acelerar el futuro, e intentar recorrer toda una vida de profesión en poco días. Algo que con el tiempo verán que fue un completo error. [...] Después están la agencias, prensa, publicidad… etc que eso ya es caso aparte, lo hacen a conciencia y sin ponerse colorados. Aunque no tengo datos para saber si el porcentaje en estos casos es muy elevado o mayormente puntual. Una vez han realizado el robo el daño ya está hecho. Sobre como denunciarlo, creo que hay que diferenciar el caso, si es un agencia de publicidad a nivel local, nacional, mundial, tipo de uso. En casos personales de internet y sin mayor relevancia, con un email y con un disculpa por parte del infractor me parece suficiente. En otro casos se puede llevar a un acuerdo. Pero en casos que podamos considerar 'graves' y con un alto ánimo de lucro, habría que sopesar pasar a mayores.

Mauro Fuentes, de sobra conocido por todos a través de su blog Fotomaf, nos comenta lo que sigue:

Sinceramente me parece una vergüenza, sobre todo por la impunidad que suelen tener quieres robas las imágenes para hacerlas pasar suyas, nos enteramos de algunos caso pero estoy seguro que es más habitual de lo que parece. Pues es "complicado" una vez que tu imagen está en Internet es difícil controlar nada, revisar la búsqueda inversa de imágenes en google de cuando en cuando para saber si nuestra imagen se reproduce digitalmente y estar atento. Al final una de las mejores maneras de disuadir a los cadadura es que se den cuenta de que cada vez es más fácil pillarlos con pruebas y que el "escarnio público" que sigue a cada nuevo descubrimiento es cada vez visto por más gente. No creo que nadie medianamente sentato quiera jugarse la reputación, pero estamos hablando de gente que roba obras intelectuales, por lo que no se les puede suponer mucha ética.

En Xataka Foto | Acusaciones de plagio cuestionan la exposición de una fotógrafa en la Xunta de Galicia en Pontevedra

Fotografía de portada | Gracias a Medyr

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio