Compartir
Publicidad
Nueve cosas que un fotógrafo digital tiene que saber para iniciarse en la foto química
Trucos y consejos

Nueve cosas que un fotógrafo digital tiene que saber para iniciarse en la foto química

Publicidad
Publicidad

Son muchos los que opinan que con el advenimiento de lo digital el proceso de toma de imágenes ha perdido buena parte de la magia que tenía con la fotografía química y aún se resisten a abandonarla. Por eso también hay quien se inicia en un ámbito que en los últimos años está viviendo un resurgimiento y lo hacen sin tener conocimientos previos. Para todos ellos van estas claves para comenzar en la foto química.

Si tienes cierta edad y has sido aficionado a la fotografía desde hace muchos años, probablemente estos consejos te parecerán absurdos por ser cosas de sobra conocidas por ti. Sin embargo, es evidente que hay toda una nueva generación que ya nació en eso que llaman “Era Digital” y para los que la fotografía analógica (por comparación con la digital, aunque preferimos denominarla “química”) puede parecer un misterio. Entre otras cosas porque se trata de una técnica mucho más exigente que la actual y mucho menos inmediata.

1. Para hacer fotos necesitas un carrete

Practico Claves Iniciarse Fotografia Quimica 2 Foto de Garry Knight

Una obviedad que no es tan rara para, por ejemplo, un chaval de 10 años al que le extrañará enormemente que para hacer fotos haya que comprar algo que además sólo le permite hacer (como máximo) 36 fotos. ¡Con lo barata que es una tarjeta de memoria que permite guardar un montón de imágenes y además se puede reutilizar!

Ciertamente en eso parece que hemos ganado con la foto digital, aunque sin duda se ha perdido mucha de la magia de la fotografía y ha traído como consecuencia esa acumulación de imágenes que nos rodea y que ha minado nuestra capacidad de sorpresa.

Nos referimos por cierto al formato de película de 35 mm (también denominado formato de 135 con unas dimensiones de 24 x 36 mm), el más extendido en la era analógica, aunque tampoco estaría de más que supieras que había diferentes tipos de formatos. Por ejemplo la película de 120 o formato medio (equivalente al digital que recibe el mismo nombre), en el que la película tenía unas dimensiones de 6 x 6 centímetros.

2. ¿Negativo o diapositiva?

Practico Claves Iniciarse Fotografia Quimica 3 Foto de Unsplash

En fotografía química se puede elegir entre dos tipos de película dependiendo del tipo de imagen que se obtiene tras el revelado. La película negativa ofrece una imagen con los colores invertidos, mientras que la de diapositiva da los colores reales directamente. Así, los negativos necesitaban un paso más, el positivado, para obtener copias en papel, mientras que las diapositivas ya ofrecen una imagen final, de modo que se pueden utilizar directamente para hacer presentaciones con un proyector.

En el ámbito práctico, elegir una u otra tiene una relevancia importante ya que la película diapositiva es mucho más exigente con el fotógrafo por tener una latitud de exposición más ajustada. Por eso, para empezar quizá es más recomendable el negativo. Lo bueno es que, con cada carrete es, en cierta manera, como si estuviéramos cambiando el sensor de la cámara (y no sólo por esto, como vamos a ver a continuación).

3. La película es delicada

Practico Claves Iniciarse Fotografia Quimica 4 Foto de agirlnamednee

Elijas lo que elijas, los carretes o rollos de película son bastante delicados, necesitan conservarse en frío y tienen fecha de caducidad. Incluso se pueden congelar para que duren más (salvo la película instantánea a la que el frío no le va bien). Por eso los frigoríficos solían ser el lugar donde la mahonesa y los huevos compartían espacio con los carretes de fotos.

Además, los rayos X de los aparatos que se usan en los aeropuertos para revisar los equipajes podían afectarles y llegar a velar los carretes (por eso era normal que se sacaran de la bolsa para ser revisados directamente). Decíamos "podían" porque hace años que los modernos aparatos de rayos X anuncian que no son perjudiciales para la película fotográfica, aunque en esto está claro que la foto digital también tiene ventajas.

4. El balance de blancos no se puede cambiar

Acostumbrados como estamos a la facilidad de la foto digital de cambiar el modo de balance de blancos en cada toma, o incluso a olvidarnos y hacerlo a posteriori en el procesado si estamos disparando en RAW, a un novato le puede chocar que con la foto química esto es algo que no se puede tocar.

Cada carrete de fotos está equilibrado para un tipo de luz, normalmente para luz día (unos 5.600º Kelvin) o para luz de tungsteno (sobre 3.000º Kelvin), y hasta que no lo acabemos no se puede tocar. Por ello, hay que elegir un tipo de carrete según el tipo de fotos que vayas a realizar y, si quieres modificar la temperatura de color, recurrir a filtros de color para corregirlo.

5. La sensibilidad tampoco

Practico Claves Iniciarse Fotografia Quimica 6 Foto de zoghal

Lo mismo que el balance de blancos es fijo en cada película, la sensibilidad también viene fijada de serie (aunque es cierto que se puede forzar durante el revelado). Así, en fotografía química podemos comprar carretes de película de 64 ISO (ASA según la denominación más antigua), 100, 200, 400, 800 y, raramente, 1600 ISO.

Por supuesto el aumento de sensibilidad se corresponde con un aumento proporcional en el ruido de la imagen. Aunque en este caso es más correcto hablar de grano porque en foto química esto se logra a base de aumentar el tamaño de los haluros de plata encargados de recoger la luz y fijarla (serían los equivalentes de los pixeles de las cámaras digitales). Normalmente en las velocidades más bajas es raro que estos puntos sean visibles directamente para nuestro ojo, cosa que sí sucede en la película de 1600 ISO donde se puede llegar a apreciar el grano que forma la imagen.

6. Medir bien la luz es crucial

Practico Claves Iniciarse Fotografia Quimica 7 Foto de Julia P

Como decíamos, la fotografía química es más exigente que la digital, sobre todo porque exige que midamos la luz con precisión y expongamos adecuadamente (especialmente si usamos diapositiva) teniendo en cuenta las diferencias entre luces y sombras de la imagen. Así, aunque la película ofrece una cierta latitud en la exposición, desde luego poco tiene que ver con la recuperación de sombras que se puede realizar en el procesado de la fotografía digital.

Por eso, en este tipo de fotografía son mucho más recurrentes ciertos accesorios como los filtros graduados de densidad neutra, que permiten regular la diferencia de luz entre zonas, o los fotómetros, que posibilitan medir la luz de forma más eficaz (y son imprescindibles si vamos a usar una cámara vintage que no tenga fotómetro incorporado).

7. El carrete no avanza solo

Otra cosa que puede parecer un contrasentido, pero está claro que un novato tiene que saber cómo funciona un carrete y que, una vez montado en la cámara, hay que hacer avanzar la película para ir exponiendo cada una de las fotos. Si tu cámara analógica es moderna es posible que lleve un motor incorporado que se encarga de ello automáticamente tras cada toma, pero también es muy posible que tengas una que no lo lleva y te veas obligado a hacer avanzar la película manualmente con la manivela adecuada.

Y ojo que no es baladí. Si no lo haces avanzar producirás una doble exposición y, probablemente, esto provocará que estropees dos tomas. Por eso es importante asegurarse de que la película ha avanzado correctamente. Y si intentas hacerlo y no funciona, o bien es que ya lo habías hecho antes (y ojo con forzarlo) o bien es que se ha acabado el carrete.

8. Cuidado con velar la película

Practico Claves Iniciarse Fotografia Quimica 9 Foto de Alan Levine

Si has terminado el carrete, llega el momento de rebobinarlo (ya sea a mano o gracias al motor). Es decir, se trata de volver a enrollar toda la película dentro de la carcasa hermética a la luz para poder sacarlo y llevarlo a revelar. Claro que antes de hacerlo debes asegurarte de que el carrete se ha rebobinado correctamente, porque si abres la cámara y la película aún sigue ahí (osea que no ha vuelto a su carcasa) la arruinarás y, muy probablemente, perderás tu trabajo.

9. Y finalmente, al laboratorio

Practico Claves Iniciarse Fotografia Quimica 10 Foto de Jay Phagan

Aunque es posible que pretendas revelar en casa (aunque sea mucho más factible en blanco y negro que en color), lo más habitual es que una vez expuestas las fotografías lleves el carrete a revelar. Esto te supondrá un gasto extra y además que te pierdas una parte importante del proceso. Así que salvo que lo hagas en casa, y poder hacerlo tiene mucho de la magia de la fotografía, en esto también podemos decir que hemos ganado con lo digital.

En cualquier caso, tienes que tener en cuenta que los resultados no serán iguales dependiendo del laboratorio al que entregues las fotos. Por eso conviene probar con varios hasta obtener los resultados esperados.

Practico Claves Iniciarse Fotografia Quimica 11 Foto de Clem Onojeghuo

Y eso es todo, aunque si se os ocurren más ideas ya sabéis que nos encanta leer vuestros comentarios. Por lo demás añadir que si, como decíamos, tenías intención de iniciarte en la foto química sin conocimientos previos confíamos en que el artículo te resulte útil y te anime en tu idea. Si por el contrario, eres de los que tuvieron la oportunidad de aprender en “aquellos maravillosos años”, esperamos al menos que te haya servido para esbozar una sonrisa nostálgica.

En Xataka Foto | Trucos y consejos para fotografiar estelas de luz

Foto de portada | Baher Khairy

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos