Compartir
Publicidad

El mercado no deja lugar a dudas: es preferible innovar que vivir de las rentas

El mercado no deja lugar a dudas: es preferible innovar que vivir de las rentas
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

De cuando en cuando el mercado fotográfico nos depara alguna sorpresa agradable. Como recordaréis, los pronósticos de los principales actores de este sector durante los primeros meses de este año no eran muy halagüeños. La tremenda caída de las ventas de las cámaras compactas parecía ser un lastre demasiado grande como para ser compensado por la resistencia de las DSLR y las CSC, lo que provocó que prácticamente todos los fabricantes confesasen estar manejando unas previsiones económicas bastante pesimistas.

Sin embargo, tal y como os contamos hace unos días, las divisiones de imagen de algunas compañías han cerrado el último año fiscal con unos números que, sin ser espectacularmente positivos, parecen ser mejores de lo esperado. Aunque por el momento no se han hecho públicos los datos en detalle, sí sabemos que las empresas que parecen estar más satisfechas son Sony, Fujifilm y Olympus, precisamente tres de las que han apostado con más fuerza por la innovación, materializada en cámaras tan apetecibles como la RX10 o la familia A7 de Sony, la X-T1 de Fujifilm o la OM-D EM-10 de Olympus.

¿Más de lo mismo? Mejor no

Los usuarios en conjunto siempre sabemos lo que queremos. Y en una época de «vacas flacas» como la actual la mayor parte de nosotros no está dispuesta a invertir su dinero en más de lo mismo, a menos que no quede más remedio por imperativo profesional. Mi objetivo en este post no es reflejar una vez más la discusión que ya hemos abordado en otras ocasiones acerca del futuro de las DSLR y las CSC, o si estas últimas lograrán imponerse a las primeras en los segmentos semiprofesional y profesional. Es evidente que ambos tipos de cámaras tienen debilidades y fortalezas, y también que los dos tienen un futuro dilatado por delante.

a7r.jpg

Lo que me llama la atención es la relación existente entre la capacidad de innovación de una empresa y la percepción que tienen los usuarios de sus productos. Como he mencionado al principio del post, Sony, Fujifilm y Olympus son probablemente las empresas que han conseguido colocar en el mercado los productos más innovadores que han desembarcado durante los últimos meses. Yo, en particular, he tenido la ocasión de analizar con la debida calma las A7 y A7R de Sony, y la X-T1 de Fujifilm, y puedo aseguraros con total franqueza que conviviría encantado con cualquiera de estas tres cámaras durante los próximos años. Y lo haría porque, en mi opinión, combinan las prestaciones, la tecnología punta, la experiencia de uso y la flexibilidad que le pido a una cámara.

No obstante, aunque aún no he tenido ocasión de probarla a fondo, debo reconocer que, en mi opinión, la cámara más «rompedora» que ha llegado al mercado durante los últimos meses es la A7S de Sony. Y es que combina la flexibilidad operativa de sus «hermanas», las A7 y A7R, con una sensibilidad realmente asombrosa capaz de cambiar las reglas del juego tanto en el ámbito de la fotografía como en el de la grabación de vídeo. Un auténtico hito. Si no tuvisteis ocasión de verlo en su momento, no dejéis escapar esta espectacular prueba de la sensibilidad de esta cámara.

Photokina quizás nos depare alguna sorpresa

photokina.jpg

Me consta por vuestros comentarios que muchos de los lectores de Xataka Foto pensáis que Canon y Nikon han adoptado durante los últimos tiempos una postura excesivamente inmovilista y conservadora. Y en gran medida lo comparto. Es evidente que muchos esperamos esa cámara transgresora y puntera de estas compañías que no acaba de llegar. Pero lo que más me preocupa es que la razón que se esconde detrás de esta estrategia sea una relajación propiciada por «las mieles» de éxitos pasados.

Afortunadamente, falta poco más de un mes para que se celebre Photokina, que tendrá lugar en Colonia (Alemania) entre los próximos 16 y 21 de septiembre, y tengo la esperanza de que Canon y Nikon nos deparen alguna sorpresa agradable. Quizás la primera nos sorprenda con la esperada sucesora de la EOS 7D, aunque, de confirmarse, espero que no sea más de lo mismo. Vería con buenos ojos que esta cámara incorpore ese sensor con tecnología Dual Pixel de segunda generación del que llevamos tiempo hablando. Veremos qué pasa al final, pero es probable que esta edición de Photokina estampe un punto de inflexión en el mercado fotográfico y nos permita entrever la estrategia futura de las principales compañías. Saldremos de dudas en poco más de un mes.

En Xataka Foto | El mercado fotográfico podría estar recuperándose: las ventas de Olympus, Sony y Fujifilm mejoran

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio