Publicidad

Panasonic Lumix G100, análisis: una pequeña mirrorless pensada para vídeo pero que no deberíamos descartar sólo para hacer fotos
Análisis y pruebas

Panasonic Lumix G100, análisis: una pequeña mirrorless pensada para vídeo pero que no deberíamos descartar sólo para hacer fotos

Últimamente parece que los fabricantes se están decantando por tratar de enamorar a ciertos usuarios con modelos híbridos, en particular con algunos que buscan convencer a Vloggers y YouTubers para comprarse una cámara fotográfica con capacidades específicas de vídeo. Es el caso de la Panasonic Lumix G100, una pequeña sin espejo que se presentó con la promesa de ofrecer vídeo 4K, audio de calidad y una fácil conectividad, y que nosotros hemos probado.

Hay que decir que este modelo fue presentado el mismo día que Olympus hizo público que vende su división de cámaras. Y aunque está por determinarse las consecuencias de este hecho, lo miremos como lo miremos es algo que de algún modo pone en peligro el sistema Micro Cuatro Tercios. Por ello, además de ser la última representante de este sistema (de momento), también podría ser la última.

Panasonic Lumix G100 12

Si decimos todo esto (dudamos que así sea, pero nos veíamos en la obligación de mencionarlo) es porque precisamente esta cámara podría ser una estupenda representante de lo que el Micro 4/3 ha significado para la fotografía digital: la posibilidad de tener un modelo con altas prestaciones e innovaciones tecnológicas en un formato realmente pequeño.

Y es que, aunque tenga el aspecto de una réflex, la cámara es realmente pequeña. Ya lo son la mayoría de sus hermanas de la serie Lumix G, pero en esta ocasión se ha “rizado el rizo” ofreciendo un cuerpo aún más reducido que sus hermanas con visor central. Pero no adelantemos acontecimientos y vayamos, como siempre, a ver antes las especificaciones completas del modelo:

Panasonic Lumix G100 2

Características principales de la Panasonic Lumix G100

Sensor

Live MOS (17,3 x 13 mm, aspecto 4:3) con 20,3 Mpíxeles efectivos.

Sistema AF

Sistema de Contraste AF con tecnología DFD

Visor

LCD Live View Finder (equivalente a 3680k puntos)

Pantalla

LCD TFT con control táctil de 3' aprox. 1840k puntos y ángulo libre

Estabilización

I.S. híbrido de 5 ejes

Calidad máxima vídeo

4K/ 30p 100 Mbps

Conectividad

WiFi (IEEE 802.11b/g/n) y Bluetooth v4.2

Sensibilidad ISO

200-25600 ISO

Ráfaga de disparo

10 fps con obturador electrónico (30 fps en Foto 4K)

Dimensiones (ancho x alto x profundo)

115,6 x 82,5 x 54,2 mm

Peso

Aprox. 303 gramos (sin tarjeta ni batería)

Objetivo kit

Lumix G Vario 12-32 mm / F3.5-5.6 ASPH./ Mega OIS

Precio

799 euros

Diseño y ergonomía

Panasonic Lumix G100 8

Sólo el cuerpo, sin batería ni tarjeta, apenas llega a los 300 gramos y con el objetivo del kit se queda en menos de medio kilo

Como decíamos, lo primero a destacar de la cámara es un tamaño y peso muy reducidos. Sólo el cuerpo, sin batería ni tarjeta, apenas llega a los 300 gramos, y añadiendo el objetivo 12-32 mm del kit se queda en 419 gramos. Unas dimensiones muy livianas que sólo están por encima de las cámaras de esta gama que no incorporan visor electrónico.

Además, el peso no se aleja mucho de los 294 gramos de la Sony ZV-1, que sería su más directa competencia. Evidentemente aquella es una cámara compacta, pero ambas han llegado al mercado hace muy poco y fueron desarrolladas con una misma idea (la de convencer a Vloggers y YouTubers de que se olviden del móvil), en la que el tamaño es fundamental.

Panasonic Lumix G100 4

Evidentemente la Lumix es más grande y pesada, pero como decimos la diferencia no es exagerada y, a cambio, su cuerpo aporta la opción de cambiar el objetivo y añade un visor electrónico, algo que puede dar más juego si la queremos utilizar para otro tipo de usos (básicamente, para hacer fotos).

En cualquier caso, como podéis ver en las imágenes adjuntas, la Panasonic Lumix G100 es una cámara de reducidas dimensiones pero que mantiene el aspecto de pequeña réflex, con más o menos las mismas características físicas que modelos más grandes, incluyendo el visor situado en posición central y ligeramente elevado gracias a la típica mocheta.

Panasonic Lumix G100 6

Tampoco falta el grip, demostrando una vez más que una cámara pequeña no tiene porque carecer de este importante elemento. Éste no es muy prominente, pero su diseño tiene un buen equilibrio en lo que toca a la difícil tesitura de ofrecer un mejor agarre (aunque siempre quede el dedo pequeño por debajo) sin que el diseño sobresalga demasiado (en este caso nunca lo hace más que el objetivo).

No faltan tampoco las típicas ruedas, la habitual de modos y dos de control (una de ellas como sustituta de la típica cruceta). Y es que, de nuevo, hay que destacar que a pesar de su pequeño tamaño viene bien provista de botones y ruedas para poder manejar cómodamente los principales ajustes de la cámara (lo que la hace bastante recomendable como cámara para empezar).

Panasonic Lumix G100 5

Salvo el botón de grabación, y un acceso directo para enviar fotos al móvil, el cuerpo no ha variado mucho respecto a otras Lumix G

Cambiando de tercio, lo cierto es que aparte del tamaño, en general el cuerpo está bien acabado y su diseño no presenta grandes cambios respecto a otros modelos de la familia Lumix, ni elementos novedosos que hayan sido incluidas por su orientación hacia el vídeo (como sí ocurría con la Sony); eso sí, hay que apuntar que las cámaras de esta marca ya suelen estar bastante preparadas para este campo.

Así, lo más destacado es el botón de grabación de vídeo que, como era de esperar, ha aumentado de tamaño y cobrado protagonismo en la parte superior del modelo. En esa misma zona, pero a la izquierda, se sitúa también un botón de acceso directo que viene preconfigurado para activar una función pensada para enviar los resultados al móvil de forma rápida.

Panasonic Lumix G100 18

Por lo demás, ya decimos que no hay grandes diferencias y, como ocurre con muchas de sus hermanas de gama, la Lumix G100 apoya bastante su manejo en las posibilidades de la pantalla táctil lo que tiene sus ventajas, por ejemplo ofrecer unos cuantos “botones” de acceso directo extra, e inconvenientes (que comentamos en el siguiente apartado).

Pero antes, hay que hablar de lo que viene incluido en el kit de la Lumix G100, empezando claro está por el habitual objetivo, en este caso un Lumix G Vario 12-32mm F3.5-5.6 Mega OIS (equivalente a un 24 - 64 mm en 35 mm), un pequeño objetivo que ya hemos visto en varios modelos compactos de la casa como la Lumix GX80.

Panasonic Lumix G100 15

Pero además también se incluye el nuevo trípode/grip, o “trípode de mano”, denominado DMW-SHGR1, que tiene tres botones incluidos (obturador, grabación de vídeo y uno para poner la cámara en modo de suspensión) y la doble función que anuncia su nombre: puede usarse como pequeño trípode de mesa (abriendo sus patas) o como stick para sujetar la cámara a pulso mientras nos grabamos a nosotros mismos (o no).

Manejo y rendimiento

Panasonic Lumix G100 16

Este “trípode de mano” resulta cómodo, y aunque aumenta claramente el peso de la cámara, en la práctica el conjunto no es muy pesado (salvo que hagamos tomas extremadamente largas con el brazo estirado al máximo). Además, los botones incluidos lo hacen práctico para su uso, incluso aunque no nos estemos grabando a nosotros mismos.

De hecho, tal y como comprobamos, el conjunto resulta relativamente discreto, tal vez porque la gente ya se ha acostumbrado a los palos selfie y demás artefactos. Eso sí, si apuntamos con la cámara hacia fuera pero queremos que los botones miren hacia nosotros, el cable queda atravesado y estorba.

Panasonic Lumix G100 17

Un pequeño punto negativo para un accesorio que como trípode de mesa resulta también muy útil. La principal pega de todo el conjunto sería que el bloqueo de la rótula de bola no parece todo lo seguro que sería deseable; afortunadamente el peso de la Lumix G100 es bajo y no hay mayor problema, pero con una cámara más pesada como la Lumix S5 (que se ha anunciado como compatible) puede ser inseguro.

Panasonic Lumix G100 20

El objetivo elegido es pequeño y casa bien con el cuerpo pero su ángulo de visión resulta corto para autorretratarnos (sobre todo en vídeo)

En cuanto al objetivo, su diseño de tipo retráctil es también un pequeño inconveniente ya que, como comentamos en el análisis de la Lumix GX80, “no es agradable que cada vez que la encendemos nos avise de que hay que girar el objetivo para empezar a hacer fotos (lleva un sistema que se repliega para que abulte menos), pero es un pequeño precio a pagar para tener una lente que apenas ocupa espacio”.

Eso sí, aparte de que no es luminoso, su ángulo de visión en gran angular resulta corto, dificultando la autograbación de vídeo (donde además se produce un pequeño recorte de la imagen), ya que obliga a estirar mucho el brazo. Por tanto, en cuanto a diseño es una buena elección, pero en el uso no parece la óptica más adecuada (aunque sí es suficiente).

Panasonic Lumix G100 19

Por lo que toca al visor, en la línea de sus hermanas de la familia G, es pequeñito pero suficiente, con una calidad y refresco adecuados. Teniendo en cuenta además que, en principio, es un elemento “adicional”, dado que la cámara está muy orientada al uso a través de la pantalla. Ésta es muy sensible, y como en el caso de muchas otras Lumix tiene mucha importancia en el manejo.

Por cierto, contrariamente a lo que nos contaban en la presentación (telemática) de la cámara, la Lumix G100 no es especialmente fácil de manejar; es como todas las Lumix G, muy completa en funciones lo que también implica unos menús amplios y muchos iconos que manejar. Y esto se hace principalmente a través de una pantalla que, a veces, resulta un poco “ingobernable”.

Panasonic Lumix G100 7

Nos explicamos: aunque la LCD no es pequeña (3 pulgadas), tampoco es tan grande como la de un móvil, está “abarrotada de iconos” y es muy sensible. Por ello es fácil activar cosas sin querer o, cada vez que miramos por el visor, encontrarnos con que el punto de enfoque ha sido arrastrado por nuestra nariz. Para evitarlo, habría que desactivar la función táctil (no tiene, o al menos no hemos encontrado, opción para separar la pantalla en zonas) pero entonces perdemos la posibilidad de elegir el punto de enfoque con nuestro dedo.

Todo esto no dejan de ser cosas un poco inevitables, que ni son nuevas (porque ya las hemos visto en casi todas las Lumix G que hemos probado los últimos años, y también en modelos de otras marcas) ni son un gran inconveniente. Es cuestión de acostumbrarse y adquirir una rutina de uso que sea cómoda para nosotros, pero conviene comentarlo sobre todo para usuarios no iniciados en esta familia de cámaras.

A pesar de ser un modelo "modesto", su velocidad de disparo llega a las diez fotos por segundo

Cambiando de tercio, la ráfaga de diez fotos por segundo convierten a la Lumix G100 en una pequeña “metralleta inofensiva” (como siempre decimos), y en este sentido se nota el avance respecto a otros modelos. Y no sólo a la hora de hacer fotos, porque lo cierto es que el funcionamiento global es muy fluido y sin problemas, ni siquiera para escribir en la tarjeta los datos que requieren las ráfagas de imágenes.

Como decíamos, la cámara es muy completa en funciones (incluyendo cosas como el modo Photo 4K marca de la casa) pero sí hay que destacar algunas podemos apuntar que cuenta con posibilidades de retoque en la propia cámara que, sin llegar por supuesto a las posibilidades de Photoshop, sí que están implementadas de una forma más completa y, al tiempo, intuitiva que en otras cámaras que hemos visto (aunque mejoraría si se pudiera ampliar la foto).

Panasonic Lumix G100 Una instantánea extraída de la secuencia en Photo4K que podéis ver en el vídeo de muestra.
P1012487 Al Ampliación al 100% de la foto anterior.

También podemos destacar un modo selfie en foto bastante bien pensado, con iconos que permiten el acceso a funciones específicas e interesantes como desenfocar el fondo. Sin embargo, debido a la poca luminosidad del objetivo, el resultado no luce en exceso, con lo que se pierde efectividad.

Panasonic Lumix G100 9

Enfoque y más resultados

Pasamos ya a un apartado que empezamos con el que viene siendo uno de los puntos débiles de la marca respecto a la competencia: el autofocus. En el caso de la Lumix G100 nuestra experiencia ha sido similar a la que tuvimos con otros modelos: si dejamos el enfoque “a su libre albedrío” resulta algo nerviosa y en bastantes ocasiones dudosa a la hora de elegir sobre qué enfocar.

P1000787 Panasonic Lumix G100 con el Lumix G Vario 12-32mm F3.5-5.6 Mega OIS a 30 mm, 1/320 seg, ƒ10 e ISO 200

Sin embargo, cuando se decide, o mejor cuando le indicamos con el dedo en la pantalla el punto exacto donde debe centrarse (por cierto que un botón tipo joystick no vendría mal), resulta muy rápida y eficaz en casi todas las situaciones; lógicamente mejor cuanto más luz hay en la escena. Todo esto hablando de fotografía; si lo hacemos de vídeo os remitimos a unos párrafos más adelante.

Si hablamos del tan de moda AF de seguimiento de rostros y ojos, notamos que su funcionamiento no llega a la altura de la competencia; sobre todo porque necesita que los sujetos estén bastante cerca para detectarlos y no es tan persistente en seguirlos como otras cámaras.

P1001697 Panasonic Lumix G100 con el Lumix G Vario 12-32mm F3.5-5.6 Mega OIS a 21 mm, 1/200 seg, ƒ7.1 e ISO 200

El sistema de enfoque es mejorable, la conectividad no todo lo fácil que debería y la autonomía limitada

Por lo que toca a la conectividad, como viene siendo habitual cuenta con Bluetooth de bajo consumo e interfaz WiFi. También, como ya hemos comentado, de un botón de acceso directo que viene preconfigurado para enviar fotos rápidamente al móvil. Claro que para eso tienen que estar previamente emparejados, lo cual no es una tarea precisamente instantánea.

En nuestro caso, de hecho, fuimos incapaces de conectar la cámara a nuestro móvil por Bluetooth, aunque por WiFi sí lo conseguimos. Eso sí, lo probamos tres veces y la segunda fue imposible lograrlo. Cuando lo hicimos, todo hay que decirlo, las opciones están bien planteadas y resultan todo lo útiles que era de esperar.

P1000817 Panasonic Lumix G100 con el Lumix G Vario 12-32mm F3.5-5.6 Mega OIS a 30 mm, 1/320 seg, ƒ11 e ISO 200

La conclusión, una vez más, es que a pesar de que cada vez que aparece una cámara “nos venden” que es muy sencillo conectarla para poder compartir contenidos, aquí sigue habiendo trabajo por hacer, y una diferencia aún grande con las posibilidades que aportan los smartphones.

Otro punto del que hay que hablar es la estabilización, que como sabréis recae en un sistema de cinco ejes; y aunque como contamos en la presentación de la cámara no es exactamente el habitual IBIS de la casa, lo cierto es que parece funcionar bastante bien.

P1001609 Panasonic Lumix G100 con el Lumix G Vario 12-32mm F3.5-5.6 Mega OIS a 25 mm, 0,5 seg, ƒ5.2 e ISO 800

Hablamos de fotografía eso sí (para vídeo de nuevo os remitimos a más adelante), donde podemos enseñar un ejemplo que muestra claramente lo que se consigue; el de las fotos que tenéis abajo donde podéis ver dos tomas de una escena, en un entorno de baja iluminación realizadas a medio segundo de obturación con y sin el estabilizador. La diferencia es más que evidente, con una foto claramente trepidada y otra mucho más nítida.

Comparativa Estabilizador Comparativa de dos tomas realizadas con y sin estabilizador ampliadas al 100%. Panasonic Lumix G100 con el Lumix G Vario 12-32mm F3.5-5.6 Mega OIS a 25 mm, 0,5 seg, ƒ5.2 e ISO 800

Por último hay que hablar de autonomía, un apartado en el que claramente la Lumix G100 nos ha dejado insatisfechos. Como suele suceder, en pruebas reales es muy complicado comprobar si las 270 fotos y 80 minutos de vídeo (datos aproximados, claro) que declaran oficialmente son datos fiables, pero lo cierto es que en nuestras pruebas tuvimos que cargar la batería bastante a menudo.

Nuestra impresión, por tanto, es que una única unidad no aguanta un día de trabajo con toda seguridad y que, junto con la cámara, los Vloggers y YouTubers tendrán que comprar una batería de repuesto sí o sí, si no quieren quedarse sin energía en medio de sus “andanzas”.

P1011893 Panasonic Lumix G100 con el Lumix G Vario 12-32mm F3.5-5.6 Mega OIS a 32 mm, 1/1.600 seg, ƒ8 e ISO 200

Como otras cosas que hemos comentado este no es un defecto único de este modelo (ni de esta marca), ya que es algo bastante extendido entre las cámaras sin espejo; sin embargo, una vez más nos vemos obligados a comentarlo, como aviso a navegantes, y a recordar que algunas marcas sí parece están logrando superar este problema.

Pruebas de vídeo

Cómo no, uno de los aspectos que no podían faltar en nuestro análisis era ver el rendimiento en vídeo. Y, dada la orientación de esta cámara, nos propusimos convertirnos en una suerte de aprendices de YouTuber, grabando algunas pruebas y enseñándolas convenientemente editadas en un vídeo (con resolución 4K). Ya os adelantamos que, por ser novatos en este campo, es sólo una prueba que sobre todo esperamos sea válida para demostrar la calidad en imagen y sonido que puede dar la cámara.

Para probar las posibilidades de vídeo nos atrevimos a ponernos en el papel de aprendices de YouTuber

Como habéis podido ver, en las pruebas hicimos un poco de todo, empezando por comprobar qué tal resultado ofrece el nuevo sistema OZO audio de tres micros (diseñado por Nokia) incorporado en primicia por la Lumix G100. Pues bien, según nuestra experiencia, el resultado es que en general el sonido se recoge aceptablemente, pero los distintos modos incorporados que debían facilitarlo en distintas situaciones no ofrecen un resultado muy distinto.

También que, a tenor de nuestras pruebas, el sonido se recoge bastante mejor cuando le hablamos a la cámara por detrás que en modo selfie; incluso que, en ocasiones, como cuando hay viento fuerte de cara, en esta modalidad apenas se escucha a quien habla a la cámara (aunque es cierto que es, quizá, uno de los ambientes más complicados para captar la voz).

Para estas situaciones sigue siendo recomendable echar mano de un micro externo que se puede conectar gracias a la entrada minijack incluida. Lo que se echa en falta, por cierto, es una salida para auriculares, para que podamos escuchar lo grabado in situ y no tener que recurrir al pequeño altavoz incorporado para comprobar qué tal ha quedado el sonido.

La calidad de imagen está a la altura de lo esperado y, por lo que toca al enfoque, como también se puede comprobar en el vídeo, el sistema resulta un tanto dubitativo y nervioso (como ocurría en fotografía). Incluso en las tomas tipo selfie, donde la cara estaba en primer plano y era claramente la protagonista de la toma, hubo veces en que el enfoque se perdía. Lo mismo con el estabilizador, cuyo trabajo visto en pantalla no se nota demasiado, sobre todo si hablamos de grabarnos a nosotros mismos en movimiento.

P1001663 Panasonic Lumix G100 con el Lumix G Vario 12-32mm F3.5-5.6 Mega OIS a 13 mm, 1/400 seg, ƒ7.1 e ISO 200

Por cierto que volvemos a insistir en el tema de la cobertura en angular del objetivo, que al grabar vídeo recorta parte de esos 24 mm teóricos (entendemos que para que trabaje el estabilizador), lo que obliga a tener que separarse la cámara un poco más que para las fotos. Esto es un poco más fácil gracias al trípode/stick pero, aún así, en nuestro caso supuso estirar el brazo al máximo, lo que provoca un inevitable cansancio si la toma se alarga mucho. Por otro lado hay que decir que el zoom manual es incómodo para el vídeo, donde sería deseable contar con uno motorizado.

P1001518 Panasonic Lumix G100 con el Lumix G Vario 12-32mm F3.5-5.6 Mega OIS a 12 mm, 1/500 seg, ƒ11 e ISO 200

Calidad de imagen y nivel de detalle

Llegamos al punto clave de casi todo análisis que, en este caso, seguramente se vea eclipsado por la estrella del vídeo. En cualquier caso, hay que hablar de qué tal son las fotos que ofrece la Panasonic Lumix G100, su nivel de detalle, niveles de ruido, etc.

Panasonic Lumix G100 Panasonic Lumix G100 con el Lumix G Vario 12-32mm F3.5-5.6 Mega OIS a 32 mm, 1/200 seg, ƒ6.3 e ISO 200
P1001497 Al Imagen anterior ampliada al 100%. Panasonic Lumix G100 con el Lumix G Vario 12-32mm F3.5-5.6 Mega OIS a 32 mm, 1/200 seg, ƒ6.3 e ISO 200

La cámara usa el mismo sensor que cámaras de tipo profesional así que la calidad de imagen está garantizada

En este sentido no podemos esperar grandes sorpresas, ya que la cámara monta el mismo sensor Micro Cuatro Tercios de 20,3 Mpíxeles (por cierto sin sistema de limpieza de polvo) que hemos visto en casi todas sus hermanas mayores, las Lumix G9, G90 y GX9.

Esto significa que, básicamente, ofrece lo último en sensores para este sistema y una calidad de imagen a la altura de modelos prácticamente profesionales. Por supuesto no podemos esperar un nivel de ampliación de las fotos como el que ofrece un sensor de formato completo, pero los resultados a la vista están y podemos decir que aporta un buen nivel de detalle, ayudado por la ausencia del filtro de paso bajo, y a pesar de que el objetivo no es de lo mejor.

Panasonic Lumix G100 Panasonic Lumix G100 con el Lumix G Vario 12-32mm F3.5-5.6 Mega OIS a 12 mm, 1/250 seg, ƒ5.6 e ISO 200

Por tanto, hablamos de una calidad de imagen muy buena, un rango dinámico más que aceptable y también una reproducción del color muy realista y atractiva; todo lo cual nos lleva a pensar que las fotos obtenidas con la cámara directamente en JPEG ofrecen un resultado muy aceptable para el usuario tipo de esta cámara, no tanto si la quisiéramos para propósitos profesionales (porque la cámara no lo es).

Panasonic Lumix G100 Panasonic Lumix G100 con el Lumix G Vario 12-32mm F3.5-5.6 Mega OIS a 18 mm, 1/100 seg, ƒ4.2 e ISO 6.400

Por el contrario, nos encontramos con el inconveniente ya conocido: unos niveles de ruido algo más altos que las cámaras que utilizan captores más grandes, aunque es perfectamente utilizable hasta 3.200 ISO. Sólo a partir de 6.400 el ruido puede ser un problema, y además la cámara parece muy capaz de eliminarlo de forma eficaz en el procesado de las fotos en JPEG.

Comparativa Iso Comparativa de distintos niveles de ruido a ISO alto. Panasonic Lumix G100 con el Lumix G Vario 12-32mm F3.5-5.6 Mega OIS a 18 mm, 1/100 seg y ƒ4.2

Eso además de que entendemos que el target de esta cámara, al menos en principio, no va a estar nada preocupado por el tema del ruido ni mucho menos; de hecho si pensamos que puedan haber cambiado un móvil por esta cámara, entendemos que para ellos los resultados serán muy notables. Y si hablamos de un usuario aficionado a la fotografía que, por lo que sea, ha elegido esta cámara para empezar, seguro que tampoco se siente limitado en este sentido.

Panasonic Lumix G100 Panasonic Lumix G100 con el Lumix G Vario 12-32mm F3.5-5.6 Mega OIS a 13 mm, 1/400 seg, ƒ8 e ISO 200

Panasonic Lumix G100: la opinión de Xataka Foto

Panasonic Lumix G100 2

Concluyendo, entre las virtudes de esta cámara podemos hablar de un diseño compacto, que hace de la nueva Lumix un modelo muy pequeño, discreto y atractivo, que encima posibilita conseguir muy buenas fotos y vídeos. Entre sus contras tenemos que recordar algunos problemas de manejo (fácilmente solventables con la práctica) que hemos citado, la autonomía limitada y, de nuevo, un objetivo con un ángulo de visión demasiado corto para el propósito principal: autograbarse en vídeo.

Lógicamente entendemos que esto último no es achacable a la cámara y que se puede resolver con otro objetivo más angular, pero a la hora de escribir estas conclusiones creemos que hay que verla como un conjunto de cámara, objetivo y trípode de mano, ya que claramente Panasonic ha “armado” este paquete pensando en convencer a posibles usuarios que difícilmente van a plantearse (en principio) comprar otra óptica.

Panasonic Lumix G100 Panasonic Lumix G100 con el Lumix G Vario 12-32mm F3.5-5.6 Mega OIS a 18 mm, 1/8.000 seg, ƒ6.3 e ISO 200

También es inevitable comparar la cámara con la competencia ya citada (la Sony ZV-1), con la que es fácil ver las diferencias (tamaño, enfoque...) pero difícil decantarse por una u otra. Y es que sin duda debe ser el usuario, en base a sus preferencias y necesidades, quien elija el modelo más interesante.

Pequeña, atractiva y bien dotada, quizá se podría orientar también hacia un usuario novato que busca una cámara para iniciarse

Curiosamente además se da la circunstancia de que el precio de ambas es exactamente el mismo: 800 euros. Podemos pensar que es mucho o poco, pero ciertamente hay que tener en cuenta detalles como el sobrecoste del trípode de mano de la Lumix.

De cualquier modo, desde nuestro humilde punto de vista el precio es alto (por mucho que incluya el citado accesorio) para un dispositivo que “sólo” hace fotos o vídeo. Es decir, ciertamente un móvil de gama alta cuesta eso (o más), pero sirve para muchas más cosas que una cámara; por ello, nos parece lógico que los Vloggers y YouTubers puedan pensar que esta cifra es demasiado alta.

Panasonic Lumix G100 Panasonic Lumix G100 con el Lumix G Vario 12-32mm F3.5-5.6 Mega OIS a 30 mm, 1/250 seg, ƒ8 e ISO 200

Por eso nos atrevemos a concluir con una sugerencia: “olvidarnos” de los aspirantes a influencer y pensar en ofrecer un kit de la Lumix G100, sin el añadido del trípode de mano, como cámara de fotos de iniciación por un precio más atractivo (idealmente que no superara los 500 euros). ¿Quién dice que no podría funcionar?

Panasonic Lumix G100: la nota de XatakaFoto

8.1

Características 8.3
Diseño y ergonomía 7,5
Controles e interfaz 7
Rendimiento 8,5
Calidad de imagen 9

A favor

  • Cuerpo compacto y atractivo
  • Calidad de imagen y vídeo en general
  • Cuerpo bien dotado de botones y ruedas de control

En contra

  • Interfaz táctil demasiado sensible
  • Cobertura angular en vídeo
  • Autonomía de la batería

La cámara ha sido cedida para el análisis por parte de Panasonic España. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios